CONCEPTOS BÁSICOS






  • Avanzar

    Al avanzar la defensa reduce el tiempo y el espacio para que el ataque prospere exitosamente. Ello es más efectivo si la defensa cumple un modelo determinado, en el cual cada jugador tiene un rol. El objetivo de este modelo es reducir las opciones del equipo atacante. Cuando una opción haya sido elegida es posible que no sea la más favorable o que sea mal ejecutada, en ambos casos la defensa debe estar lista para reaccionar y la posesión de la balón puede ser recuperado. La reducción de opciones puede llegar por la disputa de las formaciones fijas, alterando la posesión del rival; por defender al interior del portador del balón lo que lo aísla de los apoyos y lo obliga a dirigirse al exterior; o incluso reduciendo sus opciones de patada u obligándolo a patear en condiciones difíciles, lo que permitirá recuperar la posesión.


  • Presión

    La presión se aplica mediante el placaje al portador del balón y la disputa de la posesión, pero hay que tener en cuenta que después de un placaje, la defensa puede tener que ajustar y redefinir el modelo defensivo ya que es posible que portadores de balón habilidosos hayan puesto el balón a disposición de sus compañeros de equipo. La clave es la paciencia. Intentar recuperar la posesión en forma inmediata puede resultar en una infracción o implicar a un excesivo número de jugadores. Lo primero terminará con un golpe en contra y lo segundo permitirá crear espacio para la penetración del ataque rival. El éxito de los placajes efectuados determinarán que el equipo rival obtenga o no ganancia territorial.


  • Apoyo

    El placador no siempre puede recuperar y mantener la posesión sin el apoyo de sus compañeros. Este apoyo puede ayudar a completar el placaje, levantar un balón suelto, arrancar el balón de un contrario que ha sido sujetado o interceptar un pase. Además, los jugadores de apoyo deben estar capacitados en la formación y disputa de rucks y mauls para recuperar la posesión.


  • Recuperacion de la Posición

    La recuperación de la posesión completa la fase defensiva del juego. Una vez recuperada la posesión, el equipo debe reaccionar y contraatacar. Cualquier demora en la toma de las nuevas responsabilidades permitirá al rival organizarse defensivamente y evitar el efecto sorpresa. El contraataque se inicia a partir de la recuperación del balón que se produce al: coger un balón suelto, interceptar un pase, robar el balón a un oponente, recuperar el balón después de un placaje, recibir una patada y tras una infracción del rival. Una vez recuperada la posesión, el equipo pasa a ser atacante y se deben aplicar los Principios del Ataque.



  • Obtener posesión

    Para obtener posesión del balón los jugadores deben ser competentes en sus habilidades individuales (recepción del balón, levantarlo del suelo, patear…), de subunidad (rucks, mauls) y unidad (melés, saques, laterales) necesarias.


  • Avanzar

    Con la posesión ganada, el equipo puede atacar, avanzando. Para ello se usarán las destrezas individuales de carrera evasiva, el pase y la patada y las específicas de subunidades y de unidades, proporcionadas por delanteros y tres cuartos. Las oportunidades para correr evasivamente ocurren, más frecuentemente, cuando la defensa está desorganizada y/o es superada en número. Esto genera incertidumbre en la defensa y por ello aparecen los huecos. También suelen aparecer porque los tres cuartos han llevado a cabo un movimiento atacante que ha originado dudas defensivas. La utilización de la patada para progresar puede tener como resultado la pérdida de la posesión. Esto ocurre cuando el balón es pateado para ganar territorio o simplemente tras una patada de aclarado para aliviar la presión. En esta situación la distancia ganada en el campo de juego suele compensar la pérdida de posesión. También pueden usarse los mauls para desplazar la pelota hacia adelante si el equipo oponente no disputa la posesión. La opción elegida dependerá, entre otros factores, de las fortalezas y debilidades del equipo, la posición en el campo de juego, las condiciones del juego, por ejemplo: condiciones climáticas y del terreno, el resultado y el tiempo restante de partido.


  • Apoyo

    El ataque puede continuar mediante la utilización de los compañeros de equipo que corren en apoyo del portador del balón en posición para recibir un pase. La simple presencia de jugadores de apoyo en colocaciones apropiadas para recibir el pase va a crear confusión en los defensores sobre si dirigirse a placar al portador o concentrarse en el posible receptor, abriéndose ambas alternativas para continuar el ataque. El juego de apoyo es la habilidad más frecuentemente practicada por los jugadores, porque está claro que sólo un jugador puede estar en posesión del balón. Por lo tanto, se establece una relación directa entre el éxito del equipo y la efectividad del juego de apoyo al portador del balón. Los jugadores de apoyo deben ser utilizados, no ignorados, por el portador del balón para hacerlos conscientes de la importancia de su presencia y para que a su vez cuando sean portadores respondan de la misma forma. Una vez que el balón ha sido pasado, el jugador que lo llevaba debe inmediatamente transformarse en un jugador de apoyo.
    Los jugadores de apoyo deben:
    • Comunicar su disponibilidad, clara y rápidamente.
    • Proporcionar opciones para el portador.
    • Utilizar el espacio.
    • Proporcionar continuidad.
    • Entrar hacia el balón y asegurarlo si el portador es placado.



  • Continuidad

    La continuidad es la capacidad de un equipo para mantener el ataque. Si la defensa impide que el ataque pueda continuar, puede ser necesario formar un ruck o un maul. El papel de los rucks y mauls es el de permitir al equipo atacante restablecer el espacio necesario para el ataque. Formando rucks o mauls (frecuentemente denominado juego de segunda fase), las reglas restablecen las líneas de fuera de juego. Entonces, se dispone de mayor espacio entre el ataque y la defensa proporcionando tiempo para que el ataque continúe. Además, se crea espacio a lo ancho del campo de juego. Esto ocurre porque los rucks y mauls son formaciones dinámicas de avance. Para detener el avance y disputar el balón, el equipo en defensa debe comprometer a cierto número de jugadores en un muy pequeño espacio, creando espacio a lo ancho del campo de juego. Si la defensa no disputa el ruck o maul, la formación puede avanzar hasta marcar un ensayo. Esto resulta difícil si se forma un ruck ya que el balón está en el suelo y no puede ser levantado hasta que salga del ruck. De modo que la principal ventaja del ruck es la velocidad con que el balón es liberado. Esta debe ser rápida, de modo que la defensa no tenga tiempo para reorganizarse. Cuando se forma un maul el balón está en manos de los jugadores y el agarre colectivo de los jugadores alrededor del portador puede hacerlos avanzar en el campo de juego. Si el maul no resulta disputado puede marcarse un ensayo, y si resulta disputado, el balón puede ser liberado desde el maul y pasado al espacio dejado libre por la defensa y avanzar.
    Una continuidad efectiva, por lo tanto, depende de:
    • Una toma de decisión eficaz.
    • Habilidades de manejo y retención que aseguren el control del balón.
    • Habilidades de apoyo mediante jugadores que llegan en corto y con amplitud, con profundidad y al ritmo adecuado.
    • Calidad en las habilidades de la toma de decisiones – ¿Dónde se puede usar mejor el balón a continuación?
    • Disponibilidad del balón.
    • Habilidades de ruck y maul efectivas.



  • Presión

    Se aplica presión al equipo en defensa por parte del equipo atacante mediante la obtención de la posesión, avanzando con ritmo y desplazándose hacia una posición en el campo de juego lo más cercana posible a la línea de ensayo del equipo en defensa. Entonces, la presión se basa en la Posesión, el Ritmo y la Posición (en el campo). Estos tres factores crean presión sobre el equipo en defensa ya que este deberá reaccionar ante las posibles opciones del equipo atacante.



  • Trabajo en equipo

    El trabajo en equipo es esencial para nuestro deporte, de hecho en el rugby se rinde culto al juego en equipo. Jugamos desinteresadamente y aprendemos a sacrificarnos a riesgo del propio físico. Estamos orgullosos de nuestro equipo, dependemos unos de otros y somos conscientes de que cada jugador tiene un papel que desempeñar para el bien del colectivo.


  • Respeto

    El respeto mutuo es la base de nuestro deporte. Tenemos en alta estima sus valores y tradiciones y ganar el respeto de los demás por la forma en la que nos comportamos. Respetamos a nuestros colegiados y aceptamos sus decisiones, respetamos a compañeros y rivales y es justamente ese respeto lo que marca la diferencia con otros deportes.
    El rugby fomenta las relaciones, amistades y uniones más fuertes. Por tanto es un medio para relacionarse y establecer vínculos con gentes, pueblos y sociedades.
    No te olvides, “sin rival no podemos jugar, no es un enemigo, por lo tanto, hay que respetarlo”.


  • Disfrute

    El disfrute es la razón por la que jugamos y apoyamos el rugby. “El rugby debe tomarse con cierta diversión, con cierta ligereza, sin ceño fruncido, sin solemnidad militar. Siempre hay lugar para la broma, para la diversión, porque fundamentalmente, dentro y fuera del campo el rugby es para divertirse”.
    Veco Villegas.



  • Disciplina

    La disciplina sustenta nuestro deporte. Genéricamente se la considera como la capacidad para controlar los impulsos, por lo que a su vez modela el carácter y el comportamiento incrementando la eficacia de los participantes Debemos aseguramos que los integrantes en nuestro deporte tienen la capacidad de auto controlarse, de ser justos y honestos. Apoyamos nuestro sistema disciplinario, que protege a nuestro deporte y defiende sus valores. Sin disciplina, sería imposible jugar rugby conforme a los parámetros requeridos por este deporte.



  • Deportividad

    Deportividad es la base sobre la que el rugby se construye. Tenemos que mantener la tradición del rugby de camaradería con los compañeros y la oposición. Es obligatorio el juego limpio tanto dentro como fuera del campo y ser generosos en la victoria y en la derrota digna. Jugamos para ganar, pero no a cualquier precio y debemos reconocer tanto el esfuerzo como el resultado. Hay que asegurar que el bienestar y el desarrollo individual de los jugadores sean fundamentales para todas las actividades de rugby.
    RFU.




Además de las líneas que delimitan el perímetro y compartimentan el campo, existen otras imaginarias, que juegan un papel vital dándole sentido al juego. Son las otras líneas: De ventaja, de fuera de juego y de placaje. En este artículo vamos a ver dos de ellas.

Definiciones:

- Línea de ventaja: Es la línea imaginaria paralela a la línea de marca y que pasa por el punto donde se inició el juego.

- Línea de placaje: Es la línea imaginaria que pasa por el punto de encuentro entre atacantes y defensores. La posición de la línea de placaje depende del alineamiento, velocidad y tiempo de reacción de los jugadores.

Como entrenador debes asegurarte que dispones de una comprensión adecuada de las posiciones de las líneas de ventaja y de placaje y de cómo afectará al éxito en el avance de tu equipo.


  • Variación de la línea de placaje en función de la profundidad, velocidad y tiempo de reacción.

    El objetivo final es ir más allá de la línea de ventaja para lo cual hay que sobrepasar la línea de placaje. A mayor profundidad, menos tiempo de reacción y menor velocidad de subida atacante, más dificultades para llegar a la línea de ventaja.


Cruzar la línea de ventaja es un factor clave para un eficaz juego de equipo.

Todo placaje realizado con éxito en la línea de placaje permitirá que los defensores corran hacia delante, más allá de la línea de ventaja, frente a los atacantes que habiendo ganado la posesión, pero que la emplearon sin eficacia, se verán obligados a correr hacia atrás, hacia la siguiente fase de juego.

Igualmente sucede en el caso contrario (ver diseño básico dispuesto a continuación), si los atacantes logran evadir el placaje, irán más allá de la línea de ventaja y, si el portador del balón es detenido, los defensores tendrán que retroceder mientras que los atacantes serán poseedores del "momentum".

Para pensar en la importancia de las líneas de placaje y ventaja.

En la situación que se presenta, melé en la zona de 22 del equipo sin posesión, si se diese el caso de que el equipo en defensa consiguiese un balón rápido de introducción contraria, ¿podrían cruzar la línea de ventaja antes que sus rivales? ¿Por qué entonces no atacan muchos más equipos cuando se da esta situación? Probablemente haya dos razones: La primera es que no hayan comprendido el concepto de líneas de placaje y de ventaja y, por lo tanto, tienden a jugar el partido en función de la posición que ocupan en el campo. En segundo lugar, probablemente se trate de que no tengan la suficente confianza en sus habilidades para correr y manejar el balón.

"La seguridad en primer lugar" se convierte en una aspecto clave y, en muchas ocasiones, constituye una bandera de la falta de inspiración.

En la siguiente situación el equipo azul parecería estar mejor posicionados para lanzar un movimiento de los tres cuartos corriendo y pasando el balón. Sin embargo, un examen más detenido permite ver que tendrán que romper la línea de placaje antes de poder cruzar la línea de ventaja. En estas circunstancias les sería muy aconsejable ensayar otra cosa en lugar de realizar un ataque ortodoxo (carrera y pase) de la línea de tres cuartos.

Los principios de ataque y defensa deberían ser comprendidos por todos los jugadores, al igual que el significado e importancia de las líneas de placaje y ventaja. Esto no quiere decir que tengan que seguirlas "a pies juntillas", pero les puede indicar lo que puede o no ser posible. No es nada útil intentar algo cuyas probabilidades de éxito son nulas. Por otro lado, hay jugadores con grandes capacidades de percepción y reacción, son jugadores con iniciativa e instinto natural y especialmente valiosos en la utilización de la posesión. El buen entrenador los alentará y les dará la oportunidad de expresarse dentro del marco del equipo.


Introducción:

  • A diferencia de algunos deportes, dónde no parece tan patente, en el rugby la diferenciación entre el ataque y la defensa se establece en función de la posesión del balón, independientemente de la zona del campo en la que te encuentres (territorialidad). Así, puedes disponer del balón en las proximidades de tu zona de ensayo y estarás desempeñando el papel de atacante, aunque tu mente esté comprometida en aliviar la presión a la que puedes estar sometido por tus rivales, o puedes estar cerca de la zona de ensayo rival, sin posesión y, eres defensor.

    De hecho, si flexibilizamos nuestra rigidez de planteamientos, podríamos utilizar esos “rigurosos” balones para llevar a cabo ataques eficaces, aprovechándonos de la “incredulidad” rival, nunca podrían sospechar tanta osadía. Sus capacidades estarían totalmente vinculadas a presionar, a provocar errores reduciendo el tiempo y el espacio disponible para el ataque, pero en menor término a ser presionados.


El por qué el ataque no es tan atrevido en esas “conflictivas situaciones” hay que buscarlo en el miedo a cometer errores, normalmente vinculado a un mal aprendizaje, que ha tenido como consecuencia la falta de confianza, principalmente en las habilidades y en la toma de decisiones.

Los objetivos atacantes se relacionan directamente con conseguir puntos, para lo que necesita llevar a cabo movimientos ofensivos con los que consigan avanzar y presionar al rival.Las formas de juego para conseguir dichos objetivos son: al pie y a la mano en sus dos variantes, desplegado y en penetración, de los que hablaremos en próximas entregas.


Introducción:

El juego desplegado es una forma de juego a la mano en la que se busca avanzar por medio del movimiento del balón sobre el eje lateral para crear y/o utilizar espacios libres.

Objetivos

- Explotar una superioridad numérica en el exterior del campo.

- Provocar una situación de 1 vs 1 con espacio suficiente para el atacante.

- Abrir el intervalo entre dos defensores para poder transformar el juego desplegado en penetración en ese espacio.

Desarrollo de objetivos




Ejemplos de cómo explotar una superioridad numérica en el exterior del campo:

.


Ejemplos de cómo provocar una situación de 1 vs 1 con espacio suficiente para el atacante:

Ejemplos de cómo abrir el intervalo entre dos defensores para poder transformar el juego desplegado en penetración en ese espacio:

Factores Clave:

- Rápida colocación de los jugadores, adecuada profundidad y amplitud, tanto en fases de conquista como en dinámicas. Recordar: En el juego abierto, los primeros en llegar van más lejos.

- Alineamiento para crear incertidumbre (posibilidad de utilizar varias alternativas).

- Toma de decisión adecuada, portador y apoyos (preacción).

- Forma de avanzar, capacidades físicas y técnicas para realizar los gestos necesarios para que el juego sea exitoso.

- Polivalencia de los jugadores.


Introducción:

Cuando un equipo tiene la posesión del balón estará atacando la línea de ensayo de sus rivales e intentando elaborar/ejecutar respuestas tácticas a los interrogantes que se les presentan, tales como:

- ¿Existen huecos en la defensa?
- ¿Puedo/podemos crear espacios libres en la defensa?
- ¿Puedo/podemos mantener a la defensa en una determinada zona del campo para que aparezca espacio disponible en otras?
- ¿Puedo/podemos llevar el balón a un compañero de equipo en el espacio creado/existente?

Para encontrar/ejecutar las respuestas correctas a estos interrogantes, el equipo debe contar con conciencia táctica y habilidad técnica. El número de situaciones básicas es relativamente pequeño y puede basarse en si la defensa está desplegada o comprimida. Usando "juegos didácticos para la comprensión" se puede promover la conciencia táctica necesaria.

Juego en penetración

El juego en penetración es una forma de juego a la mano, realizado por jugadores próximos entre sí, que se desarrolla en el eje profundo, vertical, del campo entre los intervalos de los defensores, normalmente cuando la defensa está desplegada o los defensores muy dispersos por el campo.

Objetivo

Obligar a los defensores a concentrarse para detener la penetración, provocando un desequilibrio defensivo en otras zonas del campo.

Desarrollo del objetivo




Factores Clave:

- Capacidad de lectura de la defensa por parte del portador del balón.

- Toma de decisión adecuada, portador y apoyos (preacción).

- Conservar el mayor tiempo posible la dinámica del movimiento que avanza.

- Apoyar y pasar en el eje.

- Polivalencia técnico-táctica de los jugadores para adaptarse a las situaciones que se crean en un entorno con gran concentración de adversarios.

Diferentes formas del juego en penetración:

- Pase (lateral o profundo)-contacto.

- Contacto-pase (lateral o profundo).

- Giro-contacto-pase (lateral o profundo).

- Contacto-arranque del balón.

- Maul penetrantes y con giros.

- Ruck.

- Penetraciones individuales.


El juego con el pie:

- El juego con el pie es una forma de juego que utiliza la patada como medio para crear un desequilibrio defensivo o aprovechar uno ya existente detrás de la defensa.
- Hay que considerar que el juego al pie, en principio, supone una pérdida de la posesión.


Objetivos:

- Imponer presión en el punto de caída del balón.
- Disminuir la presión impuesta por el adversario.
- Ganar territorio pateando a lateral.
- Conseguir puntos.

Básicamente: “Utilizar los espacios libres que la defensa puede dejar a nivel de segunda y tercera línea defensiva”.

Desarrollo de los objetivos


Factores Clave:

- Buena lectura del juego e información para tomar la decisión adecuada sobre dónde y cuándo patear, portador y apoyos (preacción).

- Correcta ejecución de la técnica. Precisión y distancia.

- Asumir la pérdida momentánea de la posesión y organizarse para recuperarla.

- Anticipación de los jugadores en el punto de caída, y si no se recupera la posesión organizarse defensivamente para impedir/abortar el contraataque.

- Capacidad de transformar el juego si se recupera la posesión.


Tipos de juego:

- Patear corto a través de la primera línea defensiva (patada grubber) o por encima de la misma (patada chip) cuando no hay una segunda línea defensiva.

.

- Patear largo si hay espacios sin cubrir por la tercera línea defensiva.

.

- Patear alto para crear una gran presión en un punto determinado.

.

- Patear a lateral para ganar territorio.

.

- Patear para marcar puntos.


Introducción:

En la actualidad, está muy en boga la frase “la defensa puede perder partidos, pero gana campeonatos”. Cada día más la efectividad de las defensas, gracias a la sofisticación de sus sistemas, ponen a prueba la capacidad del ataque.

Es necesario, por tanto, proporcionar al ataque de herramientas que les permitan resolver los problemas que les plantea la defensa rival. Para ello, el primer paso debería ser dotar a los jugadores con la información necesaria para conocer cómo atacar en función de la posición en la que se encuentran en relación con la defensa. En otras palabras, los jugadores deben conocer cómo atacar cuando están situados delante, dentro o detrás de la defensa.

Una vez fijados los patrones generales a seguir, es básico enfatizar la importancia que tiene una adecuada toma de decisiones, que estará en función de las variables de cada situación.

El Juego Delante de la Defensa.

Esta situación se produce en las fases de inicio y reinicio (saques, primeras fases –melé y lateral-, y puntapiés), en las que, básicamente, se presenta un equilibrio numérico y una sólida estructuración defensiva. También es frecuente observarla en segundas fases, cuando la liberación del balón es lenta.

Las formas de juego a emplear en situaciones delante de la defensa son a la mano y al pie.

Juego a la mano:

OBJETIVOS:

1 Crear incertidumbre defensiva provocando su desorganización.
2 Atacar un intervalo defensivo con un portador del balón a quién se le garantizará un apoyo eficaz en cantidad y calidad.

Los elementos fundamentales para conseguir estos objetivos son:

- Las posiciones de inicio no deben revelar las intenciones, lo contrario permitiría la anticipación defensiva.
- Cualquier tipo de organización que se emplee para provocar el error defensivo debería constar de varias variantes.
- Capacidad de anticiparse, actuar antes de permitir la organización defensiva (por ejemplo, en los puntapiés o segundas fases).

Desarrollo del juego delante de la defensa a la mano







Juego al pie

OBJETIVOS:

1 Anotar puntos.
2 Aunque puede implicar una pérdida de posesión, conseguir avanzar territorialmente y buscar competir/recuperar la posesión para iniciar un nuevo ataque.
3 Salir de la presión y conseguir un beneficio territorial.

Normalmente el juego al pie se utiliza en situaciones delante de la defensa cuando:

- En segundas fases la liberación del balón es lenta o se está retrocediendo.
- En cualquier situación de juego en la que la 1ª cortina defensiva está en superioridad numérica y se presentan espacios libres en la 2ª y 3ª cortina.
- Cuando en el punto de fijación hemos tenido que comprometer a un número excesivo de jugadores para asegurar/conseguir la posesión, lo que condicionaría la utilización de apoyos si se jugase a la mano.

La utilización del juego al pie delante de la defensa está condicionada por:

- Las condiciones climatológicas.
- Las fortalezas y debilidades del ataque.
- El tiempo transcurrido y el marcador.
- La zona del campo.
- La organización defensiva.

Desarrollo del juego delante de la defensa al pie





El juego dentro de la defensa.

Una vez utilizados adecuadamente los recursos y cumplido el principal objetivo del ataque delante de la defensa, crear y explotar un espacio defensivo, inmediatamente, en esa zona convergerán, en apoyo, tanto atacantes como defensores, intentando cerrar espacios y detener el avance.

Los jugadores atacantes deben procurar conservar la posesión del balón, mantener la dinámica del avance, y culminar la perforación del dispositivo defensivo evitando que los defensores les quiten o bloqueen dicha posesión.

Juego a la mano:

OBJETIVOS:

1 Mantener el avance.
2 Conservar la posesión.
3 Convergencia de los apoyos de conservación de la posesión, siempre los apoyos internos y axial y, normalmente, el externo.

PAUTAS REFERENCIALES:

Establecer puntos de referencia para que los jugadores identifiquen la situación, facilitará el proceso de toma de decisiones de los apoyos. Así, dentro de la defensa, es conveniente distinguir diversas situaciones en función de la disponibilidad del balón.

Las opciones que se presentan son:

- Balón no bloqueado.
- Balón bloqueado visible.
- Balón bloqueado no visible.

Balón no bloqueado:

Las habilidades del portador, evasión/contacto les han permitido mantener el balón fuera del alcance de los defensores. La opción más favorable para los apoyos es temporizar la carrera para recibir el balón con ritmo, y elegir la trayectoria adecuada para recibir un pase directo del portador,y así mantener la dinámica del movimiento.

Desarrollo del juego dentro de la defensa a la mano.







Balón bloqueado visible:

Al quedar eliminada la opción más “deseable”, pase directo al apoyo, la decisión a adoptar por el apoyo debería ser “rip”, arrancar el balón, con las opciones de seguir avanzando él mismo, o actuar como enlace para pasar a un compañero de equipo que llega con el ritmo adecuado. Otra alternativa, sería que el apoyo se uniese al portador/balón y empujase para mantener el “momentum”.

Desarrollo del juego dentro de la defensa a la mano.







Balón bloqueado no visible:

Las opciones más favorable en esta situación son unirse al portador del balón/defensores para organizar un maul, empujar para avanzar y mantener a los defensores retrocediendo, o que el portador vaya al suelo para constituir un ruck.

Desarrollo del juego dentro de la defensa a la mano







Juego al pie

Difícilmente en esta situación, ante tanta acumulación de jugadores, se abre la posibilidad de jugar al pie. En cualquier caso, es una opción a realizar cuando la relación entre el portador y los apoyos no garantizan la continuidad del movimiento. Los objetivos del juego al pie serían poner presión al rival e intentar recuperar la posesión para poder seguir avanzando.

Normalmente las patadas a utilizar en esta situación de juego son grubber y chip.

Desarrollo del juego dentro de la defensa al pie





El juego detrás de la defensa.

Una vez que el ataque ha conseguido infiltrase en el dispositivo defensivo y está detrás de la defensa, su objetivo es marcar, y para ello debe procurar que no haya bloqueos del balón que permitan a la defensa recuperar posiciones, priorizando el juego con pases y evitando los contactos.

La defensa procurará aislar al portador del balón, evitar que exista continuidad mediante pases, forzándolo al contacto, para intentar, al menos, bloquear el balón y disponer de tiempo para reorganizarse.

Juego a la mano:

OBJETIVOS:

1 Jugadores de apoyo que sigan trayectorias de carrera que fomenten las líneas abiertas de pases.

Desarrollo del juego detrás de la defensa a la mano.







Juego al pie

Es la opción a realizar cuando la relación entre el portador y los apoyos no garantizan la continuidad del movimiento. El tipo de patada a utilizar en estas situaciones son la “chip” y “grubber”.

Desarrollo del juego detrás de la defensa al pie.





Introducción

En el rugby moderno, con la sofisticación que han alcanzado los sistemas defensivos, se hace cada vez más difícil batir al rival a partir de situaciones estáticas. Por lo tanto, debemos ser conscientes que conforme el juego se va desarrollando sin interrupciones, van transcurriendo las fases, las probabilidades de desorganizar a la defensa se van incrementando y, como consecuencia, las perspectivas de superar al contrario. Estamos hablando de la importancia que tiene el tercer principio del juego, la continuidad, para conseguir los objetivos marcados.

Los cánones indican que para facilitar la continuidad lo mejor es evitar el contacto con el rival, sin olvidarse del primer principio, avanzar, o lo que es lo mismo desarrollar buenas técnicas de evasión.

Desafortunadamente, en numerosas ocasiones el contacto se hace inevitable, momentos en los que es prioritario imponer las condiciones del mismo, no permitiendo al defensor que dicte las normas en su ventaja. Si se hace adecuadamente, se abre la posibilidad de hacer offload bien en el aire o desde el suelo (upload) a un apoyo bien situado, lo que se garantiza la continuidad.

En otras ocasiones el jugador debe ir al suelo e intentar colocar el balón, y debe hacerlo en las condiciones más adecuadas para permitir un fácil y rápido acceso al mismo a un compañero de equipo e intentar evitar, por todos los medios y dentro de la legalidad, que un rival ("jackler"), pueda arrebatarnos la posesión.

Modalidades de presentación del balón

Jack knife

Esta modalidad recibe el nombre de "Jack knife o navaja" por la posición que adopta el cuerpo en el suelo tras el proceso de colocación del balón, que simula una navaja semi abierta.

El principio fundamental para colocar/presentar el balón con éxito, independientemente de la modalidad, es alejarlo rápidamente del rival cuando se va al suelo, más aún si tenemos en cuenta con la rapidez con la que llega el "pescador" hoy en día, ya sea el propio placador o el ayudante del placaje.

Si el balón no se aleja con rapidez y se deja pegado al estómago, facilitamos el trabajo del defensor, que en caso de conseguir una base estable puede acceder al mismo con cierta comodidad, agachándose, y robarlo.




Tenemos que alejar el balón para obligar al contrario a tener que dar un paso, con lo que conseguiremos dos cosas fundamentales, hacer que pierda algo de su posición estable y, sobretodo, ganar uno o dos segundos para dar tiempo a que nuestro apoyo esté en posición para asegurar la posesión o limpiar al defensor.

Si se quiere ganar ese tiempo extra, es básico que el jugador aleje el balón, alargando los brazos, en su trayectoria de caída al suelo y no una vez que ya esté en contacto con el mismo ¡No ir al suelo con el balón y luego presentarlo!


Squeeze ball

Tradicionalmente, esta técnica se viene ejecutando disponiéndose el jugador sobre sus rodillas y situando el balón entre las piernas una vez que se va al suelo tras el contacto. Últimamente esta habilidad está "evolucionando" con dos objetivos, incrementar las posibilidades de mantener la posesión y poner más énfasis en la seguridad del jugador.

En el "squeeze ball" usual muchos jugadores disponen la cabeza en una mala posición, lo que provoca la aparición de lesiones cervicales. En los dos dibujos siguientes se puede apreciar las posiciones incorrectas y correctas, quedando patente que si el jugador en posición incorrecta sufre un empuje desde atrás hacia delante, el cuello sufriría una flexión que podría causar un grave proceso traumático.



En cambio si el jugador sitúa su cabeza lateralmente evita el movimiento anormal de la misma reduciéndose la posibilidad de lesión, o lo que es lo mismo garantizando un poco más la seguridad del jugador.







En cuanto a aumentar las posibilidades de mantener la posesión se recomiendan dos alternativas al squeeze ball clásico, teniendo ambas en común que el cuerpo debe quedar plano en el suelo y no en posición cóncava respecto a él. La razón hay que buscarla en que, cuando el jugador está de rodillas, método clásico, con el balón entre las piernas, el defensor puede acceder al balón más fácilmente, a veces solo hace falta abrazar y levantar al portador para ser beneficiado de una infracción por retenido, pero al estar tumbado en el suelo, paralelo a la línea de lateral, el balón queda también detrás, a la altura de las rodillas, pero ahora a mayor distancia del defensor. También es importante indicar que no se producen diferencias en cuanto al tamaño de la puerta del placaje en ninguno de las alternativas que se presentan pero, como no, si existen importantes variaciones en cuanto a la distancia en la que se establece la línea de fuera de juego respecto al balón.

La primera alternativa consiste en que el jugador dispone el balón detrás, pero a un lado del cuerpo, y levanta la pierna más cercana al balón pasándola por encima para dificultar el acceso al mismo del defensor.




La segunda alternativa trata de mantener el cuerpo tumbado en el suelo, al igual que antes, paralelo a la línea de lateral, y colocar el balón justo detrás entre las rodillas con lo que la puerta del placaje es igual de reducida pero la línea de fuera de juego queda aún más alejada del balón.


En lápiz o larga (long placement)

En esta técnica el portador del balón, tras el contacto, va al suelo intentando girar su cuerpo 180º para situarlo paralelo a la línea de lateral, con la cabeza y brazos estirados con el balón orientados hacia su campo. Está técnica minimiza la puerta del placaje y aleja al máximo la línea de fuera de juego del balón, concediendo más tiempo al apoyo para tener acceso al mismo, mantener la posesión o adquirir una posición favorable para una "limpieza" con éxito.





Resumen

Existen diversos métodos para colocar/presentar el balón en el suelo tras el placaje. Definitivamente, no es posible elegir el procedimiento óptimo a emplear en todas las ocasiones, más bien se puede garantizar que la forma de liberar debe adaptarse al jugador y a las circunstancias y forma en la que el contacto/placaje se ha producido.

Pero en todos los casos, los jugadores deben tener presente que una vez que van al suelo tienen que ser muy dinámicos, hacer movimientos muy rápidos, no disponen de tiempo para hacerlo lentamente y mantener la posesión, para lo cual deben pensar en mantener el "momentum", impulso que llevan para hacer el contacto, y así poder hacer el movimiento adecuado para la presentación óptima del balón.