89. Octava jornada Super Rugby Australia 2020

WESTERN FORCE (5) – REDS (57)

Estadísticas

En el primer partido de la octava jornada del Super Rugby AU se enfrentaban los Western Force a los Queenslands Reds en el CBUS Super Stadium de Robina, Queenslands, y el resultado fue lo suficientemente concluyente como para mostrar la diferencia actual entre ambos equipos, 57-5. Este resultado récord en lo que llevamos de campeonato conlleva, además de los 8 ensayos conseguidos por los de Queenslands, la ganancia de punto bonus para los Reds que los aúpa a la primera posición de la tabla clasificatoria, a la vez que «ancla» a sus rivales en la última posición ya que todos sus partidos se cuentan por derrotas.

Esta victoria de los Reds consiguió superar la mayor diferencia de puntos establecida en un partido anterior entre ambos contendientes, el llevado a cabo en el 2010 en el que el marcador final reflejó un 50-10.

Creo que todos los aficionados de los Reds están un poco sorprendidos respecto a cómo un equipo que había perdido contra los Waratahs hacia dos jornadas por un abultado resultado, 45-12, había sido capaz de reponerse para desarrollar un juego que les ha permitido dos victorias consecutivas, contra Rebels, 19-3, y el reciente contra los Western Force. Ahora los Reds son una verdadera amenaza al título final.

El primer tiempo fue bastante más disputado que el segundo ya que los Reds solo pudieron conseguir dos ensayos, una conversión y una transformación de un puntapié de castigo, ambas patadas ejecutadas por su apertura James O´Connor, el resultado al final de estos 40 minutos fue, por tanto 15-0, pero quizás, independientemente del resultado, lo más significativo de esta primera parte fueron las lesiones, que les impidieron continuar en el partido, de los dos centros de los Reds, Josh Flook (hombro) y Hamish Stewart (cadera).

Si debemos destacar a alguien en la materialización de los tres primeros ensayos del partido tenemos que citar al apertura de los Reds, que mediante tres offloads, puso el balón en las manos de los finalizadores. En el primero, el receptor de un pase interior del apertura, en el minuto 16, fue el ala Filipo Daugunu. Duagunu repitió en el minuto 29 tras recibir un pase de O´Connor, cuando estaba siendo placado.

Los Force, ya en el segundo tiempo emergieron con otro «interés» por el partido, interés que se tradujo en un ensayo en el minuto 43, materializado por el talonador Andrew Ready, a partir de un maul de empuje.

Pero el entusiasmo que había empezado a aparecer en los Force se difuminó cuando mandaron al sin bin a su pilar, Kieran Longblttom. Una vez más O´Connor, propició la materialización del tercer ensayo de los Reds, gracias al flanker, Fraser McReight, que recibió un brillante offload a una mano de su número 10.

Garrafales errores defensivos motivados por una falta de concentración y entusiasmo, propiciaron el cuarto y el quinto ensayo logrados por el excelente medio de melé de los rojos Tate McDermott, el segundo de los cuales lo materializó tras ejecutar un puntapié rápido a la mano y correr 40 metros para posar el balón en la zona de ensayo rival.

La «puntilla» se la dieron a los Force los dos ensayos conseguidos, casi al final del encuentro, por los sustitutos Bryce Hegarty y TuainaTualima, convertidos ambos por O´Connor, estos últimos puntos fijaron el marcador final en el 5-57 ya comentado.

Los Reds descansarán en la novena jornada para enfrentarse en la décima y última a los Brumbies, partido en el que probablemente se defina el triunfador de este especial Super XV.

A continuación, exponemos algunos momentos destacables del partido:

1. James O´connor

El polifacético y actualmente apertura de los Queenslands Reds, de 30 años de edad, 1,81m y 93kg de peso, entra a formar parte de la galería de los jugadores notables del partido que enfrentó a los Western Force con los Queenslands Reds en la octava jornada de la Super Rugby AU.

Al comentar que se trata de un jugador polifacético queremos hacer referencia a su carácter de “utility player” dentro de los tres cuartos, habiendo ocupado a lo largo de su carrera todas las posiciones, ala, centro, zaguero y ala. O´Connor ha sido un jugador precoz en su trayectoria rugbística, ya que solo con 18 años debutó con los Wallabies. Ha jugado en equipos de ambos hemisferios, desde que comenzó con los Western Force a los Rebels, London Irish, Quenslands Reds, Toulon y en la actualidad nuevamente con los rojos.

De su actuación en este partido, como apertura, hemos seleccionado cuatro secuencias notables, tres de las cuales han propiciado ensayos de sus compañeros y, en la última, el mismo fue el encargado de posar el balón en la zona de ensayo rival.

Es interesante destacar que los tres ensayos que ha propiciado han sido producto de sus habilidades de manejo en situaciones de contacto, offloads, lo que si cabe aún hace más meritoria su actuación.

De su ensayo destacar su visión de juego que le permite posicionarse en el espacio no cubierto por la defensa, después de un excelente contraataque de los Reds.

2. Tate Mcdermott

Otro de los jugadores que han tenido una contribución muy significativa en la actuación de los Reds ha sido su medio de melé, un jugador muy joven, solo 21 años, de 1,79m de altura y 82kg de peso y del que si tenemos que destacar algo además de las habilidades típicas requeridas para los jugadores que juegan en su posición como buen manejo y visión de juego, es su excelente toma de decisiones y su significativa capacidad de aceleración, comparable a la de cualquier ala, hasta tal punto que la última parte del partido que los enfrentaba a los Force lo jugó en dicha posición.

Hemos seleccionado dos secuencias de su juego en las que se pueden apreciar las habilidades anteriormente citadas y que concluyeron en excelentes ensayos, aunque si queremos ser rigurosos deberíamos indicar que la defensa contraria con su falta de compromiso y concentración contribuyeron bastante a su éxito.

2. Movimiento combinado Force

No logran los Force conseguir doblegar a ninguno de sus adversarios y conforme pasan las jornadas consideramos que las pocas posibilidades que les van quedando se van difuminando a pasos agigantados. Obviamente están a otro nivel.

De cualquier forma, no podemos decir que no lo intentan, tanto en ataque como en defensa, pero son muy predecibles cuando están en posesión y fáciles de batir cuando defienden.

Hemos seleccionado un movimiento combinado, han realizado varios a lo largo del partido, que en principio podría pensarse que podría tener cierto éxito. Se trata de un movimiento que inician en campo propio, entre la 22 y la línea de 10m, a partir de un lateral reducido.

En el movimiento todos los componentes de los tres cuartos posicionalmente están disponibles para actuar como receptores de balón, señuelos…, además del nº 8 incorporado a la línea. En estos momentos de partido tenían un jugador menos, el pilar, Kieran Longbottom.

El movimiento lo ejecutan bien, en cuanto a temporización, pero muy lentamente, de tal forma que aunque son capaces de batir a la defensa rival, gracias a un pase largo del zaguero al ala que se encuentra sin contrario directo, su velocidad es tal que los rivales son capaces de girarse y volver a capturarlos, defensa scramble.

BRUMBIES (38) – WARATAHS (11)

Estadísticas

Un día fue todo lo que le duró a los Reds la alegría por ocupar la primera posición en la clasificación, ya que el sábado, los Brumbies se enfrentaron a los Waratahs en el GIO Stadium de Canberra a los cuales derrotaron, 38-11, y como consecuencia desplazaron a los Reds en la tabla clasificatoria.

Quizás lo que más pudo sorprender a los aficionados en general y en particular a los seguidores de los Brumbies fueron los cambios que introdujo de inicio su head coach, Dan McKellar, en la alineación teóricamente titular, pero que venían de perder la jornada anterior contra los Rebels, estamos hablando de jugadores tan significativos como el centro Tevita Kuridrani, el talonador, Folau Fainga’a y el medio de melé, Joe Powell, tres Wallabies.

Pero parece que no quedó satisfecho con estas tres sorprendentes ausencias de inicio sino que además y en total antes del descanso fueron 8 los jugadores que estaban en el campo que no habían participado en la derrota de la jornada anterior, y en honor a la verdad, los Brumbies no se resintieron en absoluto con todas estas sustituciones.

El comienzo del partido no hacia pronosticar la victoria tan abultada de los de casa, ya que en los primeros minutos un error, del nº 8 de los Waratahs, Jack Dempsey, impidió que el primer ensayo subiera al marcador, se le cayó el balón sobre la misma línea de ensayo.

Por si fuera poco, en el minuto 15, el medio de melé local, Ryan Lonergan, consiguió un ensayo no falto de polémica, ya que incluso después de ser revisado por el TMO subió al marcador y bajo nuestro criterio se trató de un ensayo ilegal por un flagrante fuera de juego.

El segundo ensayo de los Brumbies fue conseguido en el minuto 24 por el ala Andy Muirhead, tras recoger la patada implementada por su apertura, Bayley Kuenzle.

A partir de ese momento se atisbó una cierta reacción de los Waratahs que consiguieron un ensayo gracias al nº 8, Jack Dempsey, y en el que colaboró muy efectivamente su talonador, Tom Horton, que no fue convertido y a dos transformaciones de puntapiés de castigo logradas por el apertura, Will Harrison. Con el resultado 12-11 finalizó la primera parte y con ella el esfuerzo de los visitantes.

La segunda parte fue otro partido, ya que los locales consiguieron cuatro ensayos, lo que hacía un total de 6 frente a 1 de los visitantes, dos logrados por el tercera centro Pete Samu y los otros dos por el ala nº 11, Tom Wright.

Tras el partido, el capitán de los visitantes, Rob Simmons, se lamentaba de la falta de disciplina que habían tenido a lo largo del partido y que les habían permitido muchas posesiones a sus rivales, pero lo cierto es que los Waratahs fueron incapaces de contener el ímpetu y la agresividad de los locales.

Los Brumbies se enfrentan en la próxima jornada a Western Force mientras que los Waratahs lo harán a los Rebels, en un partido que podría decidir un puesto en la final.

A continuación, exponemos algunos momentos destacables del partido:

1. Movimiento combinado Brumbies

Después de observar las estadísticas referentes a posesión y territorio del partido en cuestión, Brumbies frente a Waratahs, en las que ha existido un ligero dominio en los Waratahs, es difícil de explicar cómo es posible que hayan perdido por un resultado tan abultado.

El motivo ha sido básicamente la gran cantidad de errores de todo tipo, tanto en ataque como en defensa, con los que nos han deleitado los de azul, hasta tal punto que no hemos podido seleccionar ninguna secuencia que nos haya parecido ser distinguida en este apartado. Solo, pero ya constituye un hábito, recalcar al infatigable Michael Hooper, que nos consta da todo lo que tiene en todos los partidos en los que participa.

De Brumbies, hemos seleccionado, como novedosa por el momento de su ejecución, un “kick pass”, que viene precedido de un movimiento combinado, cuando normalmente son ejecutadas por el apertura bien a partir de una primera fase o fases posteriores tras recibir el pase del medio de melé.

En este caso, los Brumbies ejecutan un lateral completo en las proximidades de la línea de 5m de la línea de ensayo de los Waratahs. El balón es capturado por los Brumbies y como es “preceptivo” organizan un maul de empuje que intenta introducirse en la zona de ensayo rival pero que es muy bien defensivo por sus rivales, por lo que optan por abrir el balón una vez que el árbitro realiza el aviso pertinente. El balón lo pasa el medio de melé, Ryan Lonergan, al centro interior, nº 12, Irae Simone, saltándose al apertura, Bayley Kuenzle, que a su vez redobla al receptor del balón. Durante el movimiento de loop del apertura, entra a la corta, como jugador señuelo, el centro exterior, nº 13, Solomone Kata, que atrae la subida defensiva evitando, a su vez, que pueda derivar. El receptor del balón del centro es el apertura que en su movimiento de redoble está situado detrás de él, y que sin presión ejecuta el “kick pass», que llega a las manos del ala nº 14, Andy Muirhead, que sin presión posa el balón en la zona de ensayo rival. Perfecto movimiento finalizado con una ejecución perfecta de la patada del apertura.

Share