87. Séptima jornada Super Rugby Unlocked 2020

BULLS (21) – PUMAS (5)

Estadísticas

Y llegó la séptima y última jornada de la Super Rugby Unlocked, en la que una vez más hubo que suspenderse un partido, Sharks contra Stormers por motivos de la pandemia.

En esta jornada se enfrentaron en primer lugar los Bulls contra los Pumas en el Loftus Versfeld de Pretoria y en que los Bulls dejaron sin lugar a dudas quien era el merecedor del título del torneo obteniendo una cómoda victoria por 21-5.

Prácticamente todo el juego y los puntos tuvieron lugar durante los 40 primeros minutos de partido, en el que los locales consiguieron tres ensayos que no obtuvieron respuesta por parte de sus adversarios y hubo necesidad de llegar al segundo tiempo para ver a los Pumas intentar demostrar parte de su potencial y aunque obtuvieron puntos, resultó ser demasiado poco y demasiado tarde.

Los Bulls no tardaron mucho en comenzar a aplicar presión con una serie de laterales en la zona de 22m de los Pumas, producto de la cual pudieron conseguir sus primeros puntos, en el minuto 11, cuando el medio de melé, Ivan van Zyl, atacó por el lado cerrado y pasó el balón al ala nº 11, Kurt-Lee Arendse, que logró posarlo en la zona de ensayo rival. El encargado de la conversión fue el apertura Chris Smith.

Seis minutos más tarde, los locales volvieron a ensayar cuando optaron por «despreciar» la posibilidad de la transformación de un puntapié de castigo, producto de una infracción, por una patada a lateral por territorio. Aunque los Pumas trabajaron inicialmente bien la defensa del lateral provocando el «sack» en el alineamiento rival, los Bulls fueron capaces de reciclar el balón que llegó a manos de Smith, que logró ensayar, para después anotar la conversión subsiguiente.

El tercer ensayo de los Bulls llegó solo seis minutos más tarde, producto de un lateral atacante que tuvo lugar tras el puntapié de castigo con el que fueron sancionados los visitantes en una melé. Esta vez fue el medio de melé, Van Zyl, quien vio un hueco en la defensa de Pumas y entró sin oposición, hasta ensayar y, nuevamente, fue su compañero de la pareja de medios quién se encargo de la conversión, con lo que el resultado que apareció en el marcador fue de 21-0, con el que se llegó al descanso.

Los Pumas que apenas opusieron resistencia en el primer período, comenzaron los segundos 40 minutos con otra actitud, tenían que justificar el por qué de su presencia en este torneo, básicamente estaban decididos a luchar y a los ocho minutos del reinicio fueron recompensados ​​tras una buena presión atacante que finalizó en un lateral, producto del cual organizaron un excelente maul de empuje que finalizó con el talonador, Schoor, logrando cruzar la línea de ensayo rival.

Sin embargo, la conversión se falló, dejando al equipo local disfrutando de una considerable ventaja de 16 puntos.

Los visitantes definitivamente demostraron ser un oponente mucho más duro en la segunda mitad. Los Bulls durante esta segunda mitad tuvieron que comprometerse fuertemente en defensa y justificaron el porqué de su situación en la tabla clasificatoria también en esta faceta del juego.

El ritmo lento de la segunda mitad fue en parte causado por la poca continuidad en el juego de los equipos, como por los constantes reinicios en cada melé y numerosos puntapiés de castigo concedidos por ambos conjuntos.

Definitivamente, a pesar del valiente esfuerzo de un débil equipo de los Pumas, las esperanzas de una remontada se iban esfumando gradualmente mientras los Bulls se aferraban a la victoria para asegurar el título de la Super Rugby Unlocked.

A continuación, exponemos algunos de los momentos destacados del partido:

1. Arno Botha, flanker del cerrado

En numerosas ocasiones las apreciaciones de los designados en nombrar el jugador del partido, no coinciden con la de los espectadores o simples aficionados. Y esto, en parte, es debido a que el trabajo de algunos jugadores es tan «oscuro» que pasa desapercibido.

Esto suele ocurrir con los flankers del cerrado, esos jugadores que en principio pueden dar la impresión que corren sin parar durante los 80 minutos sin rumbo ni objetivos definidos, y que no se caracterizan precisamente por largas carreras portando el balón, haciendo ensayos o empleando técnicas de evasión que levantan el ánimo de la grada.

Pero existir, existen, y trabajar con fines concretos también. En este caso hemos puesto un ejemplo que consideramos muy representativo de una de las funciones que tienen asignadas, aunque no sean exclusivas de ellos ya que cualquier jugador puede llevarlas a cabo.

El jugador seleccionado para valorar el trabajo de los flankers, es el nº 6 de los Bulls, flanker del cerrado, Arno Botha, que en varias ocasiones es capaz de actuar de «jackler» para poder robar la posesión del rival o, por lo menos, obligarlo a cometer una infracción por no liberar.

Hay que valorar este tipo de trabajo en sus dos vertientes, la primera el impedir el avance del rival, robarle la posesión y abrir la posibilidad de iniciar un contraataque a partir del turnover, poder jugar al pie mediante una patada táctica o de aclarado para aliviar la presión o a partir de la infracción conseguida, intentar la transformación para conseguir puntos o ganar territorio.

Pero la segunda vertiente no tiene menos importancia, que es la mental, que no necesita más explicación que la que se expresa en forma de felicitación por parte de los compañeros, respecto al jugador que ha implementado la acción.

2. Movimiento tres cuartos Bulls

En general, los equipos sudafricanos no son muy amigos de hacer movimientos de primeras fases, tanto de melé como de lateral, prefieren implementar un juego más «rudo», buscando crear puntos de fijación basándose en su dominio y en su capacidad para imponer las condiciones del contacto y sobrepasar la línea de ventaja, para a partir de dicha situación, jugar «around the corner», estructurar un determinado modelo, o simplemente llevar a cabo un juego de fases que vaya debilitando las capacidades organizativas y físicas de sus rivales.

Desde luego la potencia física es una de sus reconocidas capacidades, sin menoscabar sus habilidades técnicas.

Es por este motivo por el que hemos seleccionado algo no muy frecuente en el juego de los sudafricanos, en este caso de los Bulls, un movimiento de primera fase que tiene su origen en un lateral reducido, 6 jugadores, que tiene lugar en la proximidades de la línea de 50m.

Se trata de un sencillo movimiento que incorpora al ala del cerrado, tras seguir una trayectoria en arco desde su posición original, entre el centro exterior, que actuará como jugador señuelo y el zaguero. Esto provoca una superioridad numérica en los Bulls que les hace ganar valiosos metros aunque son detenidos por una bien estructurada defensa scramble de los Pumas.

CHEETAHS (28) – GRIQUAS (9)

Estadísticas

La séptima y última jornada de la Super Rugby Unlocked enfrentó, en el que sería el partido de cierre de dicha competición a los Cheetahs y a los Griquas en el Toyota Stadium de Bloemfontein.

Independientemente del resultado final del encuentro, 28-9, los Cheetahs han terminado en cuarta posición, mientras que los Griquas, sin victorias, han ocupado la última posición.

Las condiciones meteorológicas impidieron ver un partido atractivo, aunque tenemos dudas si con mejores condiciones hubiera mejorado la calidad del mismo, visto lo acontecido en jornadas precedentes, de cualquier forma el equipo local finalmente aprovechó al máximo sus oportunidades para llevarse la victoria con punto bonus.

Sin embargo, los Griquas fueron competitivos, dentro de sus posibilidades, durante la mayor parte del partido, y el marcador final probablemente diga poco de la actuación de los Cheetahs.

Los locales tuvieron un comienzo ideal, lo que les aventuraba una victoria sin paliativos, cuando el flanker Andisa Ntsila, logró el primer ensayo antes de llegar al minuto 3. El mismo se fraguó, cuando los Cheetahs optaron la opción de patear a lateral una infracción con la que fue sancionado su rival, patada que los llevó a las proximidades de la línea de 10m propia. A partir del balón ganado en el mismo, formaron un bien estructurado maul desde el que el medio de melé, Tian Meyer, dio un patada grubber que persiguió el ala Rosko Specman, y donde pudo demostrar sus habilidades características del Seven, para aventajar en mucho a sus rivales en la carrera por el balón y su capacidad para volver a patearlo suavemente hasta el interior de la zona de ensayo rival, Ntsila solo tuvo que lanzarse sobre el mismo para conseguir el ensayo.

Sin embargo, la conversión se perdió y no pasó mucho tiempo antes de que los visitantes redujeran la diferencia en el marcador gracias a la transformación de un puntapié de castigo, concedido por el árbitro en el breakdown, por medio de su apertura Tinus de Beer.

Los anfitriones pronto volvieron al ataque, y fue una vez más Specman el promotor de una infracción de los visitantes, cuando tras una penetración provocó el puntapié de castigo rival, de tal forma que restablecieron su ventaja de cinco puntos, ya que Tian Schoeman, en esta ocasión, logró transformar.

A pesar de esta última acción, los Cheetahs no lograban marcar la diferencia en el marcador ya que ocho minutos más tarde, una penalización de melé permitió a De Beer sumar tres puntos más a la cuenta de Griquas.

Tres minutos antes del descanso, los Griquas tomaron la delantera por primera vez en el partido cuando Schoeman transformó su tercer puntapié de castigo sancionado por no alejarse tras el placaje un jugador local.

Los visitantes fueron los primeros en atacar a principios de la segunda mitad, pero los Cheetahs resistieron la embestida y fueron recompensados ​​con su segundo ensayo del partido en el minuto 50. El ensayo se originó a partir de un lateral en la línea de cinco metros de Griquas, a partir del que los locales formaron un maul que giraron y que estuvieron a punto de salirse del campo pero que segundo antes se abrió el balón y se movió a lo ancho hasta llegar a las manos del centro exterior Mnisi, que logró anotar. La conversión se perdió, pero los Cheetahs volvieron a tomar la delantera, 13-9.

A comienzos del tercer cuarto de partido, los Griquas fueron sancionados, en su zona de 22m, por no liberar en el placaje lo que permitió a Schoeman transformar el puntapié de castigo correspondiente y ampliar la ventaja de los Cheetahs a siete puntos.

Los Griquas tuvieron la oportunidad de devolver el favor en el otro extremo minutos después de que los Cheetahs fueran sancionados por una entrada lateral en el ruck, pero optaron por patear a lateral y después de jugar varias fases cometieron el error de dejar caer el balón en las proximidades de la línea de ensayo del oponente.

Los Cheetahs pudieron descansar a nueve minutos del final con un ensayo que tuvo su origen en una serie de errores, un tanto cómicos. El zaguero Clayton Blommetjies, dio una patada grubber para Specman, y aunque éste no pudo hacerse con el control del balón y lanzarse sobre el mismo, varios jugadores de Griquas tampoco lo lograron, lo que permitió que el sustituto, Ruben de Haas, llegase posteriormente y se encontrase con un ensayo regalado.

Hubo tiempo para un ensayo más para profundizar en las heridas de los Griquas, ya que a partir de un balón rápidamente reciclado de un lateral en ataque, permitió al nº 8, Jeandre Rudolph, portar el balón evitando a los rivales que se interponían para llegar a la zona de ensayo rival.

A continuación, exponemos algunos de los momentos destacados del partido:

1. El seven como ayuda al XV

Más temprano que tarde tendremos que acabar con la controversia que el seven y el XV son prácticamente dos deportes diferentes. Es cierto que existen diferencias entre ambas modalidades del rugby, unas tan elementales como el número de jugadores o las características especiales de los jugadores que los integran.

Pero es mucho más lo que los une que lo que los diferencia, y es la base técnica que se adquiere con la modalidad reducida, seven, que son primordiales para poder pasar a ser un buen jugador en la de XV. Existen numerosos ejemplos a lo largo de la historia en la que excelentes jugadores de seven, han pasado después de una etapa al quince y han podido expresar todo lo desarrollado en su primera fase, llegando incluso a marcar la diferencia.

Un ejemplo muy claro lo tenemos en el ala de los Cheetahs, Rosko Specman, un velocista increíble que además está dotado con una habilidades de evasión envidiables, otro ejemplo en este mismo partido lo tenemos en el zaguero Clayton Blommetjies.

Pero refiriéndonos al primero, participante habitual en el seven sudafricano con el que ha conseguido numerosas seven series e incluso campeonatos, podemos observarlo en el partido que estamos comentando como en una persecución de una patada grubber de su medio de melé, Tian Meyer, es capaz de sacarles varios metros de distancia a su marcador directo el nº 14 de los Pumas, Ederie Arendse, a pesar que este último tenía una ventaja inicial de varios metros, aunque, tenemos que considerar que tenía que girarse para perseguir el balón, pero de cualquier forma se trata de dos velocidades diferentes.

También es digno de constatar cómo es capaz de reaccionar a máxima velocidad para volver a patear el balón sin perder el equilibrio y mantener la velocidad de carrera. El seven no solo no está reñido con el XV es un afinado colaborador.

2. Recepción del balón aéreo

En el reportaje que hemos realizado previamente del partido, hemos comentado las adversas condiciones climatológicas, lluvia, que han tenido que soportar los jugadores para poder manejar con una mínima precisión el balón.

Uno de los grandes problemas que se presentan en este tipo de partido, es la recepción de los balones aéreos, sobre todo cuando nos referimos a los tres de atrás, «back three», ya que obviamente los jugadores ante las dificultades de manejar el balón con garantías van a poner a prueba a sus rivales mediante patadas altas, difíciles de recepcionar.

Pero es en estos momentos donde podemos diferenciar a los jugadores del top, como es el caso que traemos a colación, el zaguero de los Cheetahs, Clayton Blommetjies. En la secuencia que presentamos a continuación, podemos observar como captura el balón del aire despegando del suelo aprovechando el impulso que lleva en carrera para recepcionar el balón sin entrar en competencia con cualquier rival perseguidor, o permaneciendo estático, con una buena base de sustentación, si observa que la proximidad del rival no afectara a una buena captura.

3. Resumen del partido

Siendo rigurosos, el partido, quizás porque no había nada importante en juego excepto el honor de la victoria, ha sido de los que si se olvidan rápidamente se liberan neuronas para coger información en otras ocasiones más adecuadas.

Por esto hemos seleccionado una secuencia de juego un tanto cómica por los numerosos errores que cometen los jugadores de ambos equipos antes de que el avispado medio de melé de los Cheetahs consiguiera el ensayo.

Solo destacar nuevamente, por sacar algo útil de la secuencia, ver la velocidad que imprime a su carrera el ala de los Cheetahs, Rosko Specman, que viene a corroborar el primer apartado de estos momentos destacables.
Resumen del partido

CLASIFICACIÓN FINAL SUPER RUGBY UNLOCKED

Share