86. Séptima jornada Super Rugby Australia 2020

Séptima jornada Super Rugby Australia 2020

Estadísticas

Parece ser que los Waratahs no han dicho su última palabra en la competición del Super Rugby AU, manteniendo sus aspiraciones a poder conseguir el título final después de ganar el viernes 14 a los Western Force por 28-8 en el Robina Stadium de Gold Coast.

Esta victoria les incrementa la confianza después de haber ganado en la jornada anterior contra los Queensland Reds, dos victorias consecutivas que para recordarlas habría que remontarse a marzo del año pasado.

Esta victoria de los Waratahs los sitúa en segunda posición de la tabla clasificatoria adelantando a los Rebels de Melbourne, aunque estos tienen el partido pendiente a celebrar al día siguiente, sábado, frente a los Reds en Brisbane, motivo por el que la clasificación puede volver a su estado original. La primera posición la sigue ocupando los Brumbies que descansan esta semana.

El lado negativo lo tenemos en el rendimiento de los Western Force que, aunque hacen un rugby competitivo, no han logrado aún ninguna victoria ocupando, por tanto, la última posición de la tabla clasificatoria.

Nueve minutos fueron suficientes para que los visitantes se adelantasen en el marcador gracias a la transformación de un puntapié de castigo por el apertura, Will Harrison, pero se trató de una alegría momentánea ya que solo 6 minutos más tarde los locales lograron un ensayo gracias al nº 8, Brynard Stander, tras una excelente persecución de una patada implementada por el centro interior Richard Kahui.

A partir de este ensayo, los puntos empezaron a subir al marcador gracias a transformaciones de puntapiés de castigo, dos por parte del apertura de los Waratahs y uno por el medio de melé de los Force, Ian Prior.

El siguiente ensayo corrió a cargo del ala de los azules, Alex Newsome, un bello ensayo que estuvo a punto de conseguir el medio de melé, Jack Gordon, pero que fue detenido prácticamente llegando a la zona de marca, pero una excelente liberación del balón hizo, que su zaguero, Jack Maddocks, dispusiera del mismo para dar un pase largo a su ala al observar que la defensa rival estaba aun retrocediendo y sin ocupar la amplitud del campo.

Los Waratahs tuvieron alguna que otra oportunidad para ampliar la diferencia en el marcador antes de la finalización del primer tiempo, llegando a desarrollar una secuencia de juego de 23 fases en las proximidades de la zona de ensayo de los Force sin poder materializar la presión, por lo que el resultado al final de la primera mitad fue de 16-8.

Hubo que esperar hasta el minuto 5 del segundo tiempo para ver un nuevo ensayo, esta vez conseguido por Jack Maddocks que logró interceptar un pase del medio de apertura de los Force, Jono Lance, y que tras correr 50 metros sin oposición posó el balón en la zona de ensayo rival.

Dos faltas de disciplina por parte de los visitantes evitaron que el resultado final no fuera mucho más abultado, en el primer caso se anuló un ensayo al zaguero azul, Maddocks, por una obstrucción previa y en el segundo, conseguido por el medio de melé, Jake Gordon, por un fuera de juego, por salir antes del pateador, el centro interior, Karmichael Hunt.

Ya al final del encuentro los Waratahs consiguieron su último ensayo gracias al pilar sustituto Harry Johnson-Holmes. Esto puso el resultado final en el ya comentado 28-8.

A continuación, exponemos algunos momentos destacables del partido:

1. Movimiento combinado Waratahs

Movimiento combinado, participan tres cuartos y delanteros, que tiene su origen en un lateral reducido, 6 hombres, entre la línea de 10 y la de 50m en el campo de los Waratahs. La alineación de los tres cuartos es la normal, con la excepción de la incorporación del flanker y capitán nº 7, Michael Hooper.

Tres son las acciones que pretenden confundir a la defensa rival, en primer término, el salto del primer receptor, el apertura, Will Harrison, hacia el centro exterior, nº13, Lalakai Foketi, el segundo es la trayectoria que adopta Michael Hooper situado detrás de Foketi, que lo aproxima hacia él, simulando una recepción a la corta, pero actuando como jugador señuelo y la tercera, es la incorporación del ala nº14, James Ramm, que será el receptor del pase del 13. Ahora solo se trata de seguir pasando el balón hacia el exterior a los dos jugadores restantes, el zaguero, Maddocks, y el ala, Newsome.

Un excelente movimiento con variaciones originales pero bien detectado por la defensa que evita que puedan conseguir su objetivo, batir la primera línea defensiva.

2. Movimiento tres cuartos Waratahs

Cuando en un movimiento de tres cuartos, mejor a partir de una melé, se involucran todo sus integrantes, las variaciones que se pueden establecer son prácticamente infinitas. Es necesario que la defensa esté muy «avispada» para no caer en las posibles trampas que el ataque les va a proponer.

En este movimiento que diseñan los Waratahs, podemos observar como los elementos que pueden crear confusión al rival, es decir dudas e indefinición sobre cuáles son las responsabilidades individuales de cada uno de los defensores, son: en primer término el salto del apertura, Harrison, a su centro exterior Foketi y el posterior loop para recibir el balón de vuelta, en segundo término la trayectoria señuelo del zaguero Maddocks, que entrando a la corta y pidiendo el balón puede atraer a defensores y parar la deriva defensiva, en tercer término la incorporación del jugador saltado, el centro interior, nº12, Hunt, que recibe el balón del 10, en cuarto la incorporación del ala del cerrado nº14, Ramm, que recibirá del 12 y por último el pase para seguir ampliando el campo, para el ala nº11, Newsome. Otra original jugada, que fue acompañada por una sólida defensa que impidió al ataque alcanzar su objetivo inmediato.

REDS (19) – REBELS (3)

Estadísticas

Segundo partido de la 7ª jornada del Super Rugby AU, en el que se enfrentaban los Reds de Queensland y los Rebels de Melbourne, en el Suncorp Stadium de Brisbane. Había mucho en juego en este encuentro, a pesar de quedar tres jornadas para la finalización del campeonato, ya que los Waratahs habían vencido el día anterior a los Force adelantando a los Rebels, además de haber salido victorioso la jornada anterior contra los Reds, por lo que el resultado de este partido podría «aclarar» en cierto modo las aspiraciones de estos tres equipos, una vez descartado a los Force y, cómo no, esperando siempre la última palabra de los Brumbies en las jornadas restantes, ya que en ésta les tocó descansar.

Y ganaron los de casa, ganaron los Reds por 19-3, resultado que los aupó a la segunda posición de la tabla, mientras que los Rebels pasan a la cuarta por detrás de los Waratahs.

El marcador fue inaugurado por los visitantes gracias a la transformación de un puntapié de castigo a cargo de Matt Toomua, centro interior (sustituido en el segundo tiempo por un golpe en la cabeza), con lo que consiguió los únicos 3 puntos que indicaría su marcador al final del partido. Tres puntos que se antojan insuficientes si tenemos en cuenta la alta presión a la que se vieron sometidos los Reds durante casi 30 minutos de la primera parte.

Pero los puntos fueron cayendo del lado del equipo de casa, el primer ensayo conseguido por el ala Jordan Petaia en el minuto 14, le daba la vuelta al marcador, que no cambiaría de signo hasta el final del partido.
En los primeros 40 minutos aún hubo tiempo para el segundo ensayo de los Reds conseguido por el talonador Brandon Paenga-Amosa, que posteriormente fue expulsado a falta de 10 minutos para finalizar el encuentro por faltas reiteradas, aunque su ausencia no provocó ningún cambio en el marcador.

El último ensayo de los locales lo consiguió el centro interior, Hamish Stewart, a falta de 5 minutos del final, ensayo que le valió un punto bonus que les permite mantenerse en la clasificación por encima de los Waratahs.

Los Rebels han perdido una oportunidad de oro, ya que de haber ganado el encuentro se hubieran situados como líderes de la clasificación, pero el buen hacer sobretodo defensivo de los Reds evitaron que se diera tal circunstancia. De una forma especial hay que citar el gran trabajo defensivo realizado por los terceras rojos, Liam Wright y Fraser McReight, y del medio de melé Tate McDermott que realizó dos placajes en los que se cantaban los ensayos para los Rebels.

Por el otro lado alabar a los Reds por haber sido capaces de sobreponerse al abrumador resultado en contra cosechado la jornada anterior ante los Waratahs.

Los Rebels descansarán la siguiente jornada mientras que los Reds se enfrentarán a los Western Force en Gold Coast.

A continuación, exponemos algunos momentos destacables del partido:

1. Movimiento tres cuartos Rebels

No importa las veces que se vea el partido que enfrentó a Reds y Rebels, que cada vez parece más incomprensible la victoria de los locales, no es lógico y para muestra basta un botón, ver los porcentajes de posesión y de territorialidad de los que han dispuestos ambos equipos, ¿cómo un equipo sin tener el balón y estando siempre defendiendo en su campo gana un parido? Eso hace del rugby un deporte diferente, además de divertido, hace pensar.

Los Rebels han realizado algunos movimientos brillantes a partir de primera fase, uno es el que mostramos a continuación, que tiene su origen en una melé sobre la línea de 5m de lateral y la de 10m del centro del campo, en terreno propio.

Se trata de un movimiento en que participan todos los tres cuartos atacantes desempeñando papeles preestablecidos, entre los que cabe significar el del primer centro, nº12, que actúa como primer receptor del balón procedente del medio de melé y que pasará a su vez al apertura que lo ha redoblado. Temporizando su carrera el centro exterior pasa como jugador señuelo por el hombro exterior del 12, excelente forma de fijar la atención de la defensa y parar la deriva si el objetivo es seguir jugando ampliamente.

El apertura pasa al ala del cerrado que llega describiendo una trayectoria en arco y éste sigue abriendo, ampliando el campo, haciendo que el balón transcurra por las manos del zaguero y del ala del abierto. Una excelente defensa, como la llevada a cabo durante todo el partido, de los Reds, impidieron a los Rebels sacar todo el fruto pretendido al movimiento.

2. Contraataque Reds

Las patadas no deberían ser golpes dados con el pie al balón de una forma incontrolada, como solemos ver en los partidos de las escalas inferiores cuando los jugadores quieren quitarse la presión del contrario, pero ahora estamos en el top. Hay que patear con objetivo, sabiendo que se pretende y dando por sentado que la persecución de la misma debe ser lo mejor estructurada posible para evitar espacios que pueda utilizar el rival para realizar un contraataque eficaz.

Los «dog legs», subida escalonada de los defensores o dejar el fondo del campo desprotegido ante la posibilidad de una patada de vuelta…, son algunos de los factores que deben evitarse cuando se implementa una patada.

En el clip que presentamos a continuación podemos ver que los Rebels, ejecutores de la patada, no tienen cubiertos las posibles amenazas que puede suponer un contraataque rival y el resultado es el que presentamos a continuación.

3. Indisciplina. Desconfianza. Desconocimiento

Anteriormente hemos planteado la pregunta respecto a cómo es posible que un equipo que no dispone prácticamente de posesión y territorio puede ganar un partido, una de las respuestas, quizás la más simple, se basa en los errores defensivos del contrario.

En el segundo momento destacable, «contraataque», hemos visto uno de esos errores producto del cual subieron puntos al marcador de los Reds, en esta ocasión vamos a analizar otro error garrafal.

Lo que no podemos concretar, aún no disponemos de «bola de cristal», es el motivo de tal error. Se trata de una melé a favor de los Reds que optan por jugar por el cerrado, en igualdad numérica ya que los Rebels optan por realizar una defensa «one man out», en la que el medio de melé se hace responsable del primer receptor del balón.

Puede tratarse de indisciplina, de tal forma que los jugadores no se hacen cargo del atacante que le corresponde en el sistema, puede ser un asunto de falta de confianza, que hace que dos defensores (que es lo que ocurre en el partido) se dirijan al mismo atacante, con lo que el ataque consigue superioridad o puede ser desconocimiento del sistema a implementar unido a la falta de comunicación.

No tenemos la respuesta concreta respecto al error específico, o quizás pueda ser una combinación de todos, pero si podemos observar el resultado, nuevos puntos que suben al marcador de los Reds. Puedes atacar mucho, puedes disponer de gran cantidad de posesión, pero si no defiendes coherentemente y siguiendo un sistema, no ganarás nunca el partido.

Share