71. Segunda jornada Super Rugby Australia

REBELS (18) – REDS (18)

Estadísticas

En el AEST, Brookvale Oval de la ciudad de Manly en Nueva Gales de Sur se enfrentaron, como primer partido de la segunda jornada del Super Rugby Australia, los Rebels y los Reds. Las sensaciones una vez finalizado el encuentro estaban repartidas entre la felicidad y la tristeza, ya que el tiempo regular de juego acabó con empate 18 a 18, lo que provocaba la utilización del «Super Time» para dilucidar el ganador.

El conocido como «punto de oro», en esta ocasión quedo desierto ya que tras los 10 minutos adicionales de juego, el marcador permaneció inamovible.

Quizás podríamos resumir el partido en lo acontecido en los últimos minutos del mismo, ya que, bajo nuestro punto de vista, fue un partido duro en cuanto a los contactos, pero muy pobre en cuanto a las ideas y sobre todo al manejo del balón, errores de manejo que iban desde los propios pases hasta los lanzamientos de lateral de los dos equipos, deplorable. Haciendo un esfuerzo podríamos disculpar dichos errores por las condiciones climatológicas adversas, particularmente la lluvia que no paró de caer durante todo el encuentro.

Los Rebels dispusieron de una ventaja en el marcador de 18-8 hasta el minuto 75 cuando James O’Connor transformó un puntapié de castigo que redujo la brecha a siete puntos y, posteriormente, a un minuto de final el talonador de los Reds, Alex Mafi, logró un ensayo que fue transformado y llevó consigo la igualdad en el marcador.

Desde luego si hay que destacar a alguien tenemos que citar a O’Connor, que si bien fue el héroe de Queensland en la primera semana en esta fue capaz de lo mejor y de lo peor, llegando a jugar un papel fundamental en las etapas finales del partido. Lo peor por el fallo de una «fácil» transformación de un puntapié de castigo que hubiera supuesto la igualdad en el marcador en el minuto 67, pero aún peor el mal pase que realizó y fue interceptado por Billy Meakes que ensayo debajo de palos. Lo mejor la transformación final y la conversión del ensayo de Mafi que provocaron el pase al Super Time.

Se pueden sacar algunas conclusiones sobre esta nueva norma si se escuchan los comentarios de algunos notables participantes en el encuentro. El capitán de los rebeldes, Dane Haylett-Petty, llegó al extremo de respaldar una posible extensión del tiempo, dado el caso que ninguno de los contendientes había conseguido el punto de oro, para garantizar que se decidiera un ganador. Textualmente afirmó: «Probablemente la prolongación hasta que haya un ganador, les da a los aficionados lo que quieren y nadie realmente quiere un empate al final». «Probablemente hubiera sido bueno continuar hasta que hubiera un ganador, creo que definitivamente estamos decepcionados».

El capitán de los Reds, Liam Wright, dijo que había una clara sensación de que ninguna de los equipos quería regalar el partido en el periodo del Super Time. «Fue un período un poco extraño, obviamente nadie quería cometer un error en su propio campo ni renunciar a cualquier posibilidad de transformación, por lo que hubo muchas patadas, mucho juego por el territorio, yendo de un lado a otro como «pollos sin cabeza».

Evidentemente el juego desarrollado durante ese periodo era el lógico, como lógico debería ser el buscar soluciones a emplear en dicha prolongación del partido, sino carecerá de sentido.

Una consideración que para nosotros tiene vital importancia y que fue rechazada fue la que previamente, en las discusiones de las nuevas reglas por los legisladores, consideraron que se parase el reloj durante las fases de melé en el tiempo extra, y que el entrenador de los Rebels, Dave Wessels, consideró que se debería volver a analizar.

Los Rebels descansan la próxima semana, mientras que los Reds regresan a Brisbane para recibir a Western Force en la tercera jornada.

A continuación, exponemos algunos momentos destacables del partido:

1. Movimiento combinado Rebels

En esta ocasión hemos seleccionado como momento destacable un movimiento combinado (intervienen en el mismo activamente delanteros y tres cuartos, al margen de la primera fase) que implementan los Rebels en el minuto 53 de partido, cuando el marcador favorecía a los Reds 6-8.

El movimiento parte de un lateral reducido, 5 hombres, en la línea de 22 de los Reds. La primera nota a destacar es que incorporados en la línea de los tres cuartos de los Rebels se han dispuestos el nº 7, Hardwick y el nº 19, Hosea. El balón es ganado y transmitido al medio de melé desde el salto, «off the top», quién a su vez lo pasa al apertura, M. To´omua, con quién se cruza en falso el flanker Hardwick, para posteriormente y por su exterior correr como señuelos Hosea y el nº 13, Magnay. El apertura pasa «out the back», por la espalda de los señuelos, al ala nº 11, procedente del cerrado, M. Koroibete. Con el balón en las manos del ala pasa por su exterior y siguiendo un trayectoria de aproximación al portador, en corto, un nuevo señuelo el nº 12, Meakes. Llegando el balón a manos del nº 15, el capitán, Haylett-Petty, que se encuentra en una situación de 2 v 1 frente al zaguero de los Reds, Hegarty, al que fija pasando a su ala nº 21, Hodge, que corre sin oposición hasta conseguir un trabajoso y meritorio ensayo.

Solo considerar que se trata de un movimiento en el que intervienen bien como señuelos o como portadores, 8 jugadores, por lo que la temporización y las trayectorias de las carreras deben ser milimetradas para conseguir el éxito, y más mérito tiene aún el que el balón haya volado de mano en mano sin ningún error bajo una condiciones climatológicas tan adversas.

2. Movimiento delanteros Reds

No todos los movimientos acaban en ensayo, el que en esta ocasión hemos seleccionado de los Reds el único beneficio es una excelente ganancia territorial aunque podría haber abierto opciones para el juego en fases posteriores.

El movimiento se lleva a cabo casi a comienzos del partido, minuto 10, cuando dominaban los Rebels por una exigua ventaja de 3-0. Se inicia a partir de un lateral reducido, 6 hombres, en las proximidades de la línea de 22m de campo rival. Es interesante destacar que el primer hombre del alineamiento de los Reds, nº 3, Tupou, tras disponerse inicialmente junto a la línea de 5m, se desplaza hacia atrás para actuar de levantador del primer saltador, dejando un pasillo entre su nueva posición y la línea de 5m, posición original.

El movimiento es seguido «en espejo» por los rivales, si a esto le unimos que el responsable en los Rebels de cubrir el pasillo de los 5m es el medio de melé, Louwrens, queda claro que se ha abierto un espacio débilmente protegido e idóneo para poder atacarlo.

El talonador Paenga-Amosa realiza un lanzamiento sobre la línea de 5m hacia el nº 8 Wilson, que ha corrido desde el centro del lateral para recibir un balón al comienzo del mismo y enfrentarse al 9 rival, que a pesar de placarlo le permite hacer un offload hacia su talonador que avanza sin oposición hasta encontrarse con el ala nº 14, Kellaway, que logra detenerlo a 15m del inicio del movimiento.

Movimiento muy bien sincronizado, con una original maniobra de engaño de los jugadores en el alineamiento.

WARATAHS (23) – WESTERN FORCE (14)

Estadísticas

Segundo partido de la 2ª jornada de Super Rugby AU que tuvo lugar en el Sydney Cricket Stadium y que tenía como principal aliciente presenciar el regreso de Western Force a la competición del Super Rugby, después de ser controvertidamente «despedido» de ella en el 2017.

En el último encuentro en el que se enfrentaron, coincidente con el año de su salida del torneo, los Force se impusieron a los de Nueva Gales de Sur por un contundente 40-11, por lo que en cierto modo los aficionados querían comprobar el estado del equipo de Perth tras su ausencia y que llegaba de estar participando, hasta el momento del inicio de la pandemia, en campeonato Rapid Rugby Global de Asia y del Pacífico.

Por otro lado, sin lugar a dudas, las expectativas sobre la reacción sobre la actuación del equipo de casa también eran grandes, ya que venían de perder contra Reds de 6 puntos en la anterior jornada, pero sobre todo habría que dilucidar como iba a ser el comportamiento de un equipo plagado de jóvenes y, como no, por la salida del equipo de jugadores tan notables como Kurtley Beale, Bernard Foley y Adam Ashley-Cooper.

Los aficionados locales contemplaban atónitos la actuación de los Force cuando vieron que se adelantaban en el marcador por un contundente 14-0 gracias a una actuación «poco esperada» durante prácticamente los primeros 40 primeros minutos de partido.

Pero todo cambió en el segundo tiempo, el equipo liderado por Michael Hooper apretó el acelerador y lograron anotar 23 puntos (7 de ellos en el último minuto de la primera parte) sin ninguna respuesta por parte de sus rivales, de forma que el partido concluyó con un resultado de 23-14. Obviamente no era el comienzo que esperaban los Force después de 3 años alejado de la competición.

Rob Simmons, capitán de los Waratahs aparecía al final del partido muy satisfecho por la actuación de los jóvenes, de los que indicó que estaban entusiasmados con la experiencia de jugar en el top, mientras que en la cara de I. Prior, capitán de los Force, se observaba cierta decepción ya que a pesar de considerar que estuvieron a la altura en cuanto al ritmo de juego y físicamente preparados, la mala disciplina acabó echando por tierra todo lo anterior, errores que tendrán que resolver para la siguiente jornada.

Sin querer ofender a los contendientes, considero que el partido que nos han ofrecido tanto Western Force como Waratahs ha sido soporífero, muy poca creatividad, malas toma de decisiones, definitivamente, un partido a olvidar pero con la esperanza que en próximas jornadas el juego tenga otra «luz» diferente. Salvamos de nuestra negativa opinión a Michael Hooper, que como siempre ha dignificado nuestro bello deporte.

A continuación, exponemos algunos momentos destacables del partido:

1. Más tiempo real de juego no significa más calidad del mismo

En la parte final de nuestro comentario sobre el partido hemos significado que, bajo nuestra humilde impresión, el encuentro ha sido soporífero, independientemente de la fluidez del juego, interpretando esta como tiempo de juego real, es decir, sin interrupciones señaladas por el árbitro.

Hemos seleccionado un clip que corresponde con el comienzo de la segunda parte que tiene una duración, sin interrupciones, de 4 minutos 40sg. Algo prácticamente impensable en un partido normal, lo que nos demuestra solo una cosa, que los equipos estaban preparados físicamente, para resistir tan largo periodo de tiempo sin pausas.

Cuando los ataques son predecibles, las defensas se optimizan, cuando la necesidad de jugar en campo contrario por la falta de confianza para acometer acciones de ataque o contraataque, el número de patadas de incrementa, cuando la falta de creatividad es lo que predomina, el juego se vuelve monótono y aburrido y se puede comprobar escuchando el murmullo de los aficionados esperando que suceda algo diferente.

En dicho periodo, más parecido a veces a un partido de tenis por el número de patadas de ida y vuelta que se produjeron en determinados momentos, hemos contabilizado las siguientes acciones de juego que exponemos en la tabla que se presenta a continuación.

2. La regla 50/22

Aunque ya fue comentada en el primer capítulo de la serie Super Rugby Australia, como novedosa para esta competición, hasta el partido en el que se enfrentaron los Waratahs con los Western Force, no se pudo ver ninguna acción en la que tuviera que aplicarse. Es el motivo de incluirla en estos momentos destacados. Es curioso observar que en la segunda secuencia que exponemos a continuación, incluso los jueces de la contienda tienen que cambiar su decisión por no haberla tenido en cuenta o, por lo menos, por confundirse en el punto por el que el balón salió del campo.

La regla es clara, lo que no podemos estar seguros es si será aceptada por la World Rugby para todas sus competiciones. Si un equipo patea desde su propio campo y el balón, botando en el campo, sale fuera del mismo por detrás de la línea de 22 rival, el saque le corresponde al equipo ejecutor de la patada, anteriormente el lanzamiento correspondía al equipo no pateador.

Share