70. Segunda jornada Super Rugby Aotearoa

CHIEFS (12) – BLUES (24)

Estadísticas

Los Chiefs recibían a los Blues en la segunda jornada del Super Rugby Aotearoa. Si hubiésemos atendido únicamente a las estadísticas, podríamos haber establecido casi con toda seguridad un ganador claro de la contienda, ya que los Blues no ganaban en Hamilton desde el 2011.

Pero para eso están las estadísticas, para que no se cumplan, los Blues acudieron en un excelente momento de juego aunque la lluvia, que no dejó de caer durante todo el encuentro, unido a que los jugadores aún están luchando con las interpretaciones más estrictas de las reglas en el breakdown por parte de los árbitros, aseguraron que el juego nunca alcanzara el nivel de espectáculo deseado para la multitud de más de 24,000 espectadores que se dieron cita para ver la contienda, cifra que no se repetía desde el 2006, que resistieron estoicamente las malas condiciones durante 80 minutos.

Los Chiefs dominaron en las primeras etapas del encuentro, tanto en territorio como en posesión, pero con poca productividad en cuantos a puntos se refiere, ya que no conseguían sobrepasar la línea de ensayo de los azules, solo las patadas de Mckenzie aliviaban en cierto modo la precaria puntuación de los de casa.

Como dato relevante y quizás algo incomprensible, indicar que en el descanso los Blues habían sido sancionados en 11 ocasiones frente a solo 1 de los Chiefs, pero en cambio, los Blues había conseguido 11 turnovers frente a 3 de los Chiefs, el resultado de estos datos fue que los de Waikato acabaron la primera mitad con 6 puntos producto de dos transformaciones de Mckenzie, frente a los 10 puntos de los de Auckland, como consecuencia de un ensayo convertido y la transformación de un puntapié de castigo.

En el segundo tiempo las condiciones empeoraron, los errores de manejo se incrementaban, y dio la sensación que las consignas de ambos entrenadores en el descanso fue jugar en campo contrario, por lo que ambos equipos optaron por jugar al pie utilizando preferentemente el up and under.

Y no fue hasta el último cuarto cuando los Blues pisaron el acelerador, lo que conllevó que los Chiefs comenzarán a sufrir las consecuencias.

Desafortunadamente tenemos que concluir que ambos equipos estuvieron todo el tiempo luchando con la dificultad para manejar con eficacia, debido a las condiciones ambientales, mientras que el árbitro Ben O’Keeffe se vio obligado a señalar 21 penalizaciones, lo que llevó a los jugadores a sentirse cada vez más frustrados a medida que avanzaba el partido.

A continuación, exponemos algunos de los momentos destacables del partido:

1. Movimiento combinado Blues

Interesante y meritorio movimiento combinado de los Blues que implementaron a partir de un lateral en la línea de 10m de campo de los Chiefs. Interesante porque incorporaron varias estrategias para confundir a la fuerte defensa de los Chiefs, constituida además de por sus tres cuartos por dos terceras líneas, dichas estrategias atacantes comprendieron la utilización de un primer receptor diferente al habitual, el nº 12 Faiane, dos jugadores señuelos, el flanker nº7 Papalii y el nº 13 Ioane, y la incorporación a la primera línea de ataque del ala del cerrado, nº 11 Caleb Clark, y meritorio tanto por la temporización de los papeles desempeñados por los jugadores a nivel individual como por la capacidad de manejar con esas condiciones climatológicas (5 pases).

2. Variaciones de un modelo

Considero que la mayoría de los entrenadores estarían de acuerdo en que disponer de un excesivo arsenal de movimientos y modelos lo único que puede lograr es confundir a los jugadores más que crear incertidumbre a la defensa, ya que en la mayoría de los casos ninguno de ellos se ejecutaría a la perfección.

Otra idea es contar con pocos movimientos, pero que dispongan de variantes, alternativas, dentro del mismo patrón, esto si puede hacer creer a la defensa que el rival va a ejecutar un diseño realizado con anterioridad, y prepararse defensivamente ante ello, e implementar una variación que cause el efecto deseado del desconcierto defensivo, que lleve como consecuencia a la aparición de espacios que explotar.

A continuación vemos un modelo que los Blues repiten en 3 ocasiones, los 3 son coincidentes en que parten de un lateral aproximadamente en la misma zona del campo, entre la línea de 10 y 50m de campo rival, en que el balón tras ser ganado en diferentes puntos del alineamiento es abierto directamente al primer receptor de la línea de tres cuartos, puede ser el 10, Black, en dos ocasiones o el 15, Barrett, en una ocasión. En las tres ocasiones al exterior del primer receptor se sitúa el nº 8, Sotutu, que o recibirá un balón de un cruce del primer receptor o actuará de apoyo del flanker nº 6, Akira Ioane, con lo que el movimiento volverá hacia el origen o en la tercera ocasión la trayectoria será recta ya que Ioane recibe un pase en corto por el exterior.


Lo realmente importante es considerar lo que sucede a partir del punto de fijación organizado por Sotutu, y podemos apreciar cómo se opta por dirigir el juego en sentidos inversos, para confundir a la defensa que dan por hecho que el modelo puede ser contrarrestado por repetitivo, obviamente la incertidumbre está creada, incertidumbre que se completa con la tercera variante, cuando Ioane recibe en corto en lugar de por un cruce y es a partir de ese momento, donde después de un estudiado programa, los Blues consiguen vencer a la defensa contraria.

HURRICANES (25) – CRUSADERS (39)

Estadísticas

Tras el obligado descanso de la primera jornada, los 10 veces campeones del Super Rugby, los Crusaders, iniciaban su participación como visitantes contra Hurricanes en el Sky Stadium de Wellington. Pero se pudo apreciar, con claridad, que dicha falta de actividad respecto a sus rivales, que venían de perder frente a los Blues en Auckland por 30-20, no había hecho mella en su juego, ya que superaron a sus anfitriones por cinco ensayos a uno con lo que se aseguraron un merecido punto bonus.
En lo que se ha convertido en la norma entre los partidos que involucran a equipos de Nueva Zelanda, hubo bastante emoción en todo momento con ambos equipos mostrando una disposición a correr manejando el balón desde todas las áreas del campo. Esta emoción llegó a su culmen cuando el marcador llegó a reflejar un 25 a 25.
Los Crusaders en la primera mitad consiguieron tres ensayos, uno nada más comenzar el partido, mientras que los Hurricanes solo lograban puntuar gracias al acierto en los puntapiés a palos de Garden-Bachop, que a la postre consiguió 20 de los puntos que anotó su equipo, frente a los 19 de Mo´unga. Al descanso se llegó con un resultado de 19-15, lo que hacía conservar ciertas esperanzas a los de Wellington.
La tónica del segundo tiempo fue bastante parecida a la del primero, ensayos de los de Christchurch, frente a transformaciones de los Hurricanes. En el minuto 63, se respiraba la tensión tanto en el campo de juego como en el ambiente, el marcador reflejaba un 25-25, pero los Crusaders no entraron en pánico y recuperaron la iniciativa durante el último cuarto. Continuaron manejando el balón y su esfuerzo en ataque fue recompensado con ensayos de Mo’unga y Havili en las etapas finales del partido que sellaron su victoria.

A continuación, exponemos algunos de los momentos destacables del partido:

1. Doble modelo

Al margen que el resultado del partido no les fue propicio, los Hurricanes tuvieron momentos de brillantez, uno de los cuales, que culminó con un excelente ensayo, traemos a estos «highlights».

La secuencia de juego comienza a partir de una lateral reducido, 6 jugadores, a la izquierda del ataque, con lanzamiento para el equipo local, entre la línea de 10 y de 22m del campo rival. Como viene siendo habitual en la forma de jugar de los amarillos, el balón una vez abierto va a llegar a manos del centro interior, nº 12 Ngani Laumape, tras pasar por el primer receptor, el apertura, Garden-Bachop. El primer centro crea un punto de fijación a partir del que los Hurricanes desarrollan la primera parte del modelo, «around the corner» para seguir jugando en el sentido del juego, mediante dos nuevos rucks, que va a culminar con el balón en el lateral opuesto al origen.

Es a partir de ese punto cuando se produce una inversión del juego, y los de Wellington implementan el modelo «1-3-3-1» que lleva el balón de vuelta al lateral inicial, pero ya con la defensa mucho más desorganizada, aún así se producen ciertas incertidumbres atacantes fomentadas por una defensa que no se da por vencida, que tiene como culminación que el balón llegue de nuevo a manos de Laumape, que tiene la genialidad de realizar un offload entre dos defensores para poner el balón en manos del nº 16, Asafo Aumua que consigue un brillante ensayo junto al banderín de córner. Han transcurrido 54sg desde el inicio del movimiento y en el mismo han tenido lugar 6 rucks y 13 pases.

2. Visión de juego. Head up. Comunicación

Sin lugar a dudas, los Crusaders han sido el merecedores de la victoria frente a los Hurricanes, pero sería injusto, o faltaríamos en cierto modo a la verdad si considerásemos que la brillantez que ha desarrollado en su juego es la habitual.

De cualquier forma, hemos podido apreciar algunos momentos, de los que hemos seleccionado uno, en el que se combina una excelente visión del juego, jugar con la cabeza levantada para analizar las posiciones de los jugadores en defensa, y la comunicación necesaria para utilizar los huecos abiertos en la defensa y solicitar al portador que disponga el balón en el espacio creado en el momento que el apoyo lo requiera.

En la misma secuencia observaremos un pase lob, por encima de la defensa en una situación de superioridad numérica, pero con defensores intercalados en la línea de pase y, posteriormente, la entrada del nº 22 David Havili, para recibir un pase corto en el espacio que ha provocado una mala defensa del breakdown rival. Visto y no visto. Imposible la reacción defensiva.

Share