120. Quinta jornada Super Rugby Aotearoa 2021

HIGHLANDERS (19) – HURRICANES (30)

Estadísticas

En el primer partido de la quinta jornada del Super Rugby Aotearoa 2021 se enfrentaban en el Forsyth Barr Stadium de Dunedin, los Highlanders y los Hurricanes. El resultado final sonrió a los visitantes a pesar del empuje final de los locales, pero si en algo se distinguió este partido fue por la actuación del zaguero de los Hurricanes, Jordie Barrett, que anotó todos los puntos de su equipo.

Los Hurricanes impusieron su ritmo de juego desde los comienzos de la primera parte, a lo que contribuyó en cierta medida la falta de disciplina de los Highlanders que los llevó a cometer varias infracciones sancionadas con puntapiés de castigo, y que gracias a uno de cuales los Hurricanes inauguraron el marcador cuando Barrett consiguió una excelente transformación, transcurría el minuto 6 y el marcador reflejó la primera ventaja para los visitantes, 0-3.

Solo habían transcurrido 3 minutos de la acción anterior cuando los Hurricanes dispusieron de un lateral en las cercanías de la línea de 5m de sus rivales. La particularidad del alineamiento consistió en que la posición normalmente ocupaba por el medio de melé, Luke Campbell, estaba ocupada por el flanker nº 7, Du´Plessis Kirifi, mientras que Campbell se situaba de primer receptor en la línea de tres cuartos. Posicionamiento «poco frecuente» y que dio lugar a que una vez ganado el balón en el lateral fuera abierto por Kirifi, a Campbell, a partir del que el balón se manejó con habilidad y con variaciones que veremos en el diseño gráfico, hasta llegar a las manos de zaguero, Jordie Barrett, que se incorporaba a la línea y que logró penetrar en la zona de ensayo rival. En ensayo fue convertido por el propio Barrett lo que ponía el marcador en un 0-10. Este movimiento se verá detallado en los momentos destacables.

Hemos enfatizado el término «poco frecuente» porque a esa distancia de la línea de ensayo contraria lo habitual es organizar un maul de lateral, ya que la línea de tres cuartos en defensa goza de cierta primacía respecto a la línea de ventaja.

Los Highlanders casi anotan en el otro extremo del campo, pero el flanker, Shannon Frizell, cometió un adelantado cuando intentaba ensayar, una vez dentro de la zona de ensayo rival. Hay que hacer notar que para llegar a esta desafortunada acción los Highlanders habían desarrollado una secuencia de juego en campo rival de doce fases que finalizaron con un puntapié de castigo a su favor, que sacó a la mano rápidamente el medio de melé, Aaron Smith, y que se desarrolló durante 5 fases más hasta el desafortunado error del tercera local, transcurría el minuto 16 de partido. Aunque aún no todo estaba perdido pues el árbitro estaba concediendo la ventaja para los Highlanders pero finalmente cuando volvió al punto, debajo de palos, al no materializarse la ventaja, los locales pidieron melé y en la salida de su nº 8, Marino Mikaele-Tu´u, cometieron una infracción que proporcionó un gran alivio a los visitantes.

Estos continuos ataques de los Highlanders no fueron totalmente en vano, ya que producto de su presión lograron que el pilar derecho de los Hurricanes, Tyrel Lomax, recibiera una tarjeta amarilla por una entrada lateral. Pero incluso después de siete minutos jugando a centímetros de la línea de ensayo rival, los anfitriones nuevamente dejaron escapar la oportunidad, con el talonador de Hurricanes, Danes Coles, robando el balón en el breakdown para dar un nuevo respiro a los Hurricanes.

Los Highlanders finalmente obtuvieron su recompensa a los 34 minutos, cuando tras un lateral a unos 10m de la zona rival constituyeron un maul del que se desprendió el segunda línea, Lock Bryn Evans, que consiguió posar el balón. Ensayo que se encargó de convertir el zaguero local, Josh Ioane, para poner el marcador en un 7-10. Este movimiento será analizado en detalle en los momentos destacables.

Los Hurricanes volvieron a la carga casi coincidiendo con la vuelta de su jugador del sin bin, momento en la encadenaron 13 fases en una secuencia de juego en el interior de la 22m rival y que acabó con una ruptura del ala, Salesi Rayasi, que hizo un offload tras el placaje a Jordie Barrett, que logró ensayar bajo palos y, posteriormente, convertir. Final del primer tiempo y marcador reflejando un 7-17.

Desafortunadamente para los locales, su juego no mejoró mucho en la segunda mitad, ya que transcurría el minuto 43, cuando un error en la recepción de un balón aéreo del apertura local, Mitch Hunt, le dio a los Hurricanes una melé entre la línea de 22 y la de 10m rival, que propició una penetración del centro interior, Ngani Laumape, y que después de 5 fases acabó con el tercer ensayo de Jordie Barrett. Esta secuencia de juego se podrá ver con detalle en los momentos destacables, en el apartado dedicado a este extraordinario zaguero.

Un nuevo puntapié de castigo desde más de 50m transformado por Barrett, hizo aún más favorable para sus intereses el resultado del partido, 7-27 y 26 minutos por jugar.

Pero los Highlanders querían vender cara su derrota y gracias a una presión atacante sostenida durante 14 fases finalizó con una infracción de los visitantes, que Aaron Smith sacó rápido sobre su ala nº 11, Connor Garden-Bachop, que logró ensayar en la esquina.

La defensa se estaba empleando a fondo a partir de este último ensayo y no fue hasta el minuto 77 cuando los locales lograron doblegar a la defensa rival de los Hurricanes, la acción partió de una melé centrada en el interior de la 22 rival y en la misma participaron dos jugadores sustitutos, el medio de melé, Jonathan Taumateine, y el apertura, Thomas Umaga-Jensen, quien logró el ensayo de consolación para su equipo.

Posteriormente, Barrett, una vez sobrepasado los 80 minutos de partido puso el sello a su actuación en el encuentro, transformando un puntapié de castigo que fijó el resultado final.

A continuación, pasamos a describir algunos de los momentos destacables del partido:

1. Movimiento combinado Hurricanes

Ya comentado brevemente en el resumen del partido, se trata de un movimiento combinado que se origina a partir de un lateral reducido, 6 hombres, en las proximidades de la línea de 5m de campo rival. Un movimiento de simple ejecución pero muy interesante en su diseño básico.

La notas diferenciales respecto a un alineamiento normal son: la situación del flanker nº7, Du´Plessis Kirifi, en la posición de medio de melé, lo que en principios puede hacer pensar a los defensores que actuarán con la lógica de crear un maul de empuje; la posición del medio de melé, Luke Campbell, de primer receptor de la línea de tres cuartos, teniendo a su interior como posible primer receptor o apoyo interno para un posible pase del 9, al ala Salesi Rayasi; tras el medio de melé se sitúa el centro interior, Ngani Laumape, que actuará como primer señuelo; a continuación se posiciona el apertura, Orbyn Leger, que será el receptor del salto del medio de melé y al que acudirá siguiendo por su exterior una trayectoria de aproximación el centro exterior, Billy Proctor, que actuará como segundo señuelo y como salido de la nada, aparecerá el zaguero, Jordi Barrett, que se incorporará a la línea y será el receptor del balón de su apertura y que penetrará, gracias a su velocidad, por el intervalo dejado por el ala y el zaguero de los Highlanders.

2. Innovar

Todo movimiento que pueda crear incertidumbre en el contrario normalmente tendrá un resultado positivo, siempre que no se cometan errores en su ejecución.

Este movimiento innovador de los Highlanders no los lleva a conseguir un ensayo pero crea muchos problemas a sus rivales. Tiene su origen en un lateral de 6 hombres, actuando como medio de melé el flanker nº 7, Billy Harmon, que será el receptor del balón pasado desde el top por el saltador nº 5, Pari Pari Parkinson. El flanker pasará a su compañero de la tercera línea nº 6, Shannon Frizell, que corre siguiendo una trayectoria en arco desde los inicios del alineamiento y que intenta penetrar por el canal del 10 donde será placado.

A partir del breakdown que se origina viene la innovación, en el cerrado han permanecido los números 1, Ethan De Groot, 2, Ash Dixon, 3, Siate Tokolahi, 8, Marino Mikaele-Tu´u, y 5, Pari Pari Parkinson. El medio de melé, Aaron Smith, abre al cerrado desde la base del breakdown producto del placaje a su flanker, siendo el primer receptor, el pilar izquierdo, sobre el que se organiza un maul, «tan perfecto como en un entrenamiento», que avanza hasta que sus rivales provocan el derrumbamiento que el árbitro sanciona oportunamente.

3. Movimiento de delanteros. Variación de lateral

Si nos atreviésemos a calificar este partido de alguna forma, creemos que el término apropiado podría ser el de «entretenido». Ambos equipos han estado innovando constantemente, diseñando estrategias algunas más novedosas que otras pero sobre todo, para nosotros, lo más importante y de ahí el calificativo que le hemos dado, es que han hecho algo más que formar pods de 3 jugadores, entrar al contacto, crear fases una de tras de otras para buscar desorganizaciones defensivas…, y no es que esa forma de jugar sea mala o no sea productiva, se trata de que de vez en cuando si observas algo diferente la mente se activa y la atención se incrementa.

Este movimiento que exponemos a continuación no es novedoso, se trata de un lateral en las proximidades de la zona de ensayo contraria con el fin de crear el típico maul de empuje, pero al que incorporan la novedad de variar el punto de inicio del empuje, que normalmente sería el cuerpo del saltador en su regreso al suelo, por otro punto al que llega el balón desde las manos del saltador cuando éste está aún en el aire.

Este cambio provoca que el «nuevo maul» adquiera un «momentum» de avance difícil de detener, aunque en el caso que presentamos, los Hurricanes lo consiguen en las proximidades de su línea de ensayo, por lo que el árbitro indica que se juegue el balón, momento que aprovecha el portador del balón en el maul, el segunda línea, Bryn Evans, para tirarse sobre la zona de marca y lograr el ensayo.

4. Jordie Barrett

No vamos a realizar ningún comentario sobre la actuación de este excelente zaguero en el partido que los ha enfrentado a los Highlanders, consideramos que es suficiente indicar que los 30 puntos que ha conseguido su equipo han sido obra suya, tres ensayos, 3 conversiones y tres puntapiés de castigo.
Y más vale una imagen que mil palabras, a continuación exponemos un clip de vídeo donde se enfatizan los «highlights» en los que ha participado este excelente jugador.

CHIEFS (15) – BLUES (12)

Estadísticas

En el segundo partido de la quinta jornada del Super Rugby Aotearoa se enfrentaban los Chiefs y los Blues en el FMG Stadium de Waikato. Encuentro que acabó con la victoria en última instancia por los locales, 15-12, aunque si hiciésemos una breve síntesis del partido sería injusto no afirmar que los Blues habían hecho lo suficiente para asegurarse la victoria pero, como no, Mackenzie no había dicho su última palabra.

No podemos dejar de destacar que esta es la segunda victoria de los Chiefs después de 11 derrotas consecutivas, incluyendo el torneo de la anterior edición, por lo que con este éxito se disponen en una posición antes impensable para ellos, a mitad de la tabla, mientras que los Blues a pesar de sus dos derrotas sucesivas se mantienen en segundo lugar de la clasificación.

En los primeros compases del partido pudimos ver una gran igualdad entre ambos equipos, en los que las defensas dominaban sobre las estrategias atacantes. Esta inmovilidad en el marcador se quebró cuando los Blues dispusieron de una infracción que optaron por patear a lateral, que ganaron y al que sucedieron otro par de penalizaciones de los locales, que en ambos casos podían haberse traducido en puntos si hubiesen optado por la transformación, ya que se produjeron en la línea de 5m y en las proximidades de los palos rivales, pero que los Blues decidieron por convertirlas en melé. Un error de manejo de los Blues después de la segunda melé, llevó el balón a lateral para los Chiefs, ¡la presión visitante parecía haber terminado!

Nada más lejos de la realidad, ya que cuando los locales hicieron un mal lanzamiento, en el que el balón sobrepasó la línea de 15m, fue capturado por el medio de melé de los Blues, Finlay Christie, que estuvo a punto de ensayar siendo detenido en las proximidades de la línea de ensayo de los Chiefs, tras el breakdown resultante, el flanker, Akira Ioane, logró posar el balón. El apertura de los Blues, Otere Black, logró la conversión inaugurando el marcador con un 7-0.

La primera oportunidad de los Chiefs para poner puntos en su casillero llegó en una situación de lateral cercana a la zona de ensayo azul para, posteriormente, organizar un maul de empuje, pero con tan poco acierto que el lanzamiento fue parcial, concediendo de nuevo el balón a los Blues.

El lector probablemente nos tache de pesados por lo reiterativos que somos respecto a las excelentes actuaciones de su zaguero McKenzie. En este caso su acción defensiva evitó en el minuto 30 que el ala de los Blues, Mark Telea, tras una excelente carrera pegado a la línea de lateral fuera «expulsado» del campo cuando estaba a punto de ensayar por el placaje del zaguero local.

Los intentos de los Chiefs por batir a sus rivales no lograban sus objetivos gracias a la buena defensa de los Blues. En una ocasión tuvieron una oportunidad a partir de una ruptura de la defensa contraria a cargo del centro interior, Quin Tupaea, quién pasó a su apertura, Kaleb Trask, que recibió un placaje cuando iba a pasar a su ala, Sean Wainui, cometiendo un adelantado.

Pero los Blues no se quedaban atrás en sus intenciones de batir a sus rivales, cuando faltaban cinco minutos para el descanso optaron por patear a lateral en lugar de intentar la transformación de una infracción de los Chiefs. La situación era muy propicia para organizar un maul de empuje, pero en esta ocasión, el buen trabajo del segunda línea de los Chiefs, Naitoa Ah Kuoi, anuló la acción atacante logrando robar el balón en el maul ya constituido.

Unos minutos después se repitió la acción anterior, opción de lateral y turnover conseguido por los Chiefs.

A punto de cumplirse el minuto 39, los Chiefs estuvieron a punto de inaugurar su marcador gracias a la acción de su medio de melé, Brad Weber, que a partir de un breakdown levantó el balón y penetró por un intervalo defensivo del margen de la fase y fue placado después de correr desde la línea de 10m a la de 5m en campo rival, Mackenzie fue el primer receptor del balón del breakdown y optó por dar un «kick pass» que no obtuvo el éxito deseado.

A 6 minutos de la reanudación, los Chiefs dispusieron de una penalización a favor y, esta vez, al contrario de los Blues, optaron por la transformación logrando reducir la diferencia en el marcador, 7-3.

Los Chiefs estuvieron a punto de conseguir su primer ensayo en el minuto 52 cuando después de estar atacando en las cercanías de la zona de ensayo de los Blues durante bastante tiempo, su apertura, Trask, dio una patada grubber que persiguió el centro exterior, Anton Lienert-Brown, y que todos dimos por ensayo, pero revisada la acción por el TMO, se pudo comprobar que había perdido el control del balón en el último instante.

Los Chiefs se pusieron por primera vez por delante en el partido cuando se aprovecharon de una infracción por fuera de juego de sus rivales y esta vez optaron por patear a lateral. Tras el lanzamiento organizaron un maul que supieron conducir a la perfección para que su talonador, Samisoni Taukei’aho, logrará posar el balón. McKenzie no logró la conversión.

Sin embargo, su ventaja no duró mucho ya que los Blues pasaron a la ofensiva y a partir de medio campo movieron el balón que llegó finalmente al sustituto, Tom Robinson, que tras una excelente carrera y evasión impropia de un segunda línea logró posar el balón a pesar del intento de placaje del medio de melé de los Chiefs, Weber. En esta ocasión los Blues no lograron la conversión por lo que el marcador señalaba un 8-12.

Cuando faltaba 12 minutos para el final, los Blues dispusieron de un lateral a partir del que llegaron a posar el balón, lo que teóricamente podría haber dado por concluido el partido, pero el ensayo fue anulado, después de la pertinente consulta con el TMO, por obstrucción de Tom Robinson. Sin comentarios.

Cuando solo faltaba un minuto para el final, los Chiefs iniciaron un contraataque sensacional en el medio campo, llevando el balón hasta la línea donde McKenzie pudo, estando prácticamente placado, girarse y posar el balón. El zaguero de los Chiefs logró la conversión que daba por finalizado el encuentro.

A continuación, pasamos a describir algunos de los momentos destacables del partido:

1. El ataque no debe tener límites

Los límites atacantes en rugby deberían estar establecidos en función de ciertos parámetros, todos derivados de la confianza, confianza de los jugadores en las acciones a implementar, o dicho de otro modo toma de decisiones adecuadas en función del análisis de las debilidades del rival y de las fortalezas propias en una situación concreta, confianza en sus compañeros de equipo para prestar el apoyo necesario en el momento preciso y como no confianza en sus habilidades técnicas.

Es posible que muchos piensen que una limitación a la hora de atacar debería ser la situación del campo en el que se esté desarrollando el juego, en las llamadas «zonas rojas», es preferible aclarar para aliviar de la presión del rival, pero si pensamos detenidamente, en esas zonas se dan las mismas situaciones que en otras zonas del campo, e incluso mejores para realizar un ataque efectivo, ya que el contrario está pensando en que la única opción que tiene el portador del balón en las proximidades de su zona de marca es patear el balón, lo que motiva, por ejemplo, el retraso de sus alas proporcionando una posible superioridad numérica.

El ataque es un concepto que no debe tener límites, no se le pueden poner puertas al campo, no se deben limitar las posibilidades de ataque a los jugadores cuando disponen de la confianza necesaria.

2. Movimiento tres cuartos Blues

Una de las pruebas de lo comentado en el resumen del partido respecto a que se ha tratado de un encuentro en el que las defensas han dominado sobre los ataques, además del corto resultado y del tiempo transcurrido desde el inicio de la contienda para que se consiguiesen los primeros puntos, son los movimientos que hemos seleccionado de primera fase, apartados 2 y 3. No solo en estos, en ninguno de los intentados se ha llegado a culminar con el ensayo, como mucho se ha logrado cierto avance territorial.

En este primer movimiento llevado a cabo por los tres cuartos de los Blues se puede observar como intervienen hasta 3 jugadores señuelos, los números 14, Mark Telea, 12, Harry Plummer y 13, Rieko Ioane, de tal forma que el medio de melé, Finlay Christie, abre al apertura, Otere Black, quién pasa directamente a su zaguero, Stephen Perofeta, que avanza con el balón encontrándose en una situación 2 v 2 que le hace tomar la decisión de patear el balón, que llega a las proximidades de la línea de 5m del campo de los Chiefs hasta donde se ha desplazado el ala nº 11 de los locales, Sean Wainui, que coge el balón y frustra el ataque de los Blues.

3. Movimiento delanteros Chiefs

Cada vez se da con más frecuencia movimientos a partir de lateral que utilizan el pasillo de 5m para avanzar. A priori parece sorprendente que sea posible obtener algún tipo de éxito en este tipo de movimientos, debido al espacio tan reducido del que se dispone, a la proximidad de la línea de lateral que actúa como defensor extra y además por estar defendido por el talonador o cualquier otro jugador que ocupa dicha zona por consideraciones reglamentarias.

Este movimiento que diseñan los Chiefs es realmente original, parte de un alineamiento reducido 4 hombres y se puede subdividir en dos fases, una primera antes del lanzamiento en las que los jugadores del alineamiento mueven sus posiciones para establecer una torreta inicial de salto separada lo suficiente de la línea de 5m para que el jugador del fondo del alineamiento, puede penetrar por ese espacio inicial.

La segunda fase comenzaría con el lanzamiento y aprovechándose que los rivales defienden en espejo, el saltador realiza su salto ayudado por sus «lifters» para confundir al contrario indicándole a donde va a ir destinado el balón, esa es la señal para que el jugador del fondo, en este caso el flanker nº 6, Mitchell Brown, corra para recibir el lanzamiento.

En este caso el defensor del pasillo de los Blues es el nº 8, Hoskins Sotutu, que se dirige a placar al receptor del balón, momento en que el flanker devuelve el balón a su talonador que avanza por el pasillo sin ningún defensor inmediato que impida su avance.

Este movimiento le proporciona una recompensa territorial apreciable, hasta el punto de asegurar que si se hubiese realizado en las proximidades de la zona de marca rival, probablemente hubiera concluido en ensayo. En este caso el talonador finalmente es placado por el medio de melé de los Blues, Finlay Christie. Interesante y original movimiento.

Share