119. Cuarta jornada Super Rugby Australia 2021

FORCE (7) – REBELS (10)

Estadísticas

Primer partido de la cuarta jornada del Super Rugby AU en el que se enfrentaron los Force y los Rebels en el HBF Park de Perth.

Los visitantes se hicieron con la victoria aunque exigua, 7-10, y muy sufrida ya que a falta de 10 minutos para su conclusión fue expulsado con tarjeta roja su segunda línea, Ross Haylett-Petty, por un placaje al cuello de un adversario y como nota curiosa indicar que el partido estuvo detenido durante varios minutos por fallo en una torreta de iluminación, también en estos últimos minutos, lo que provocó que la incertidumbre y la tensión sobre cuál iba a ser el resultado final aún se amplió. Definitivamente los Rebels supieron aguantar la presión a la que se vieron sometidos por los Force con una aguerrida defensa para llevarse la victoria.

Hizo falta que transcurriesen 27 minutos para ver como desaparecía el 0-0 del marcador, a pesar de que los Rebels disfrutaron durante este periodo inicial de la mayor parte del territorio y la posesión, incluso estuvieron a punto de conseguir el primer ensayo a los 10 minutos de juego a partir de un maul de avance que penetró en la zona de ensayo de los Force pero que el TMO consideró que el portador del balón, el flanker, Joshua Kemeny, se quedó corto.

También tuvieron una oportunidad los locales de inaugurar el marcador tras el intento de transformación de un puntapié de castigo, que el apertura local, Jake McIntyre, mandó el balón bastante alejado de su pretendido destino.

Después de algún error de manejo que llevó al traste el ataque de los Rebels, estos volvieron a la carga y en esta ocasión el movimiento del balón fue el adecuado como para conseguir el primer ensayo. El origen de la jugada fue una melé en las proximidades de la zona de ensayo de los locales que los Rebels se encargaron de abrir por el cerrado, aunque en esta primera opción la defensa de los Force lograron evitar el mismo, a partir de ese momento se sucedieron siete fases de juego, todas en el interior de la línea de 5m local, en las cuales el balón se desplazó al lado abierto para finalmente volver al origen donde el ala, Lachie Anderson, logró posar el balón. Matt Toomua erró la conversión, 0-5.

La mejor oportunidad de los Force para inaugurar el marcador se fraguó gracias a una patada chip de Byron Ralston, que puso a los Rebels bajo mucha presión en las cercanías de su propia zona de ensayo, pero el árbitro Graham Cooper observó una acción incorrecta por los que los penalizó a la vez que hizo que los visitantes sintieran cierto alivio.

A los Force en los últimos minutos de la primera parte se les vio sufrir cierta transformación en cuanto al ímpetu que mostraban en querer batir a sus adversarios, hasta el punto que tuvieron a la mano aproximarse en el marcador optando por el fácil intento de transformación de un puntapié de castigo producto de una infracción visitante, pero que su elección fue jugar, juego que les proporcionó nuevas recompensas por infracciones rivales pero que finalmente todo quedó en nada cuando cometieron un adelantado en un maul que organizaron a partir de un lateral.

La segunda mitad comenzó de la misma manera que la primera, con ambos equipos intercambiando ataques poco productivos, los errores atacantes unido al acierto de las defensas mantenían el marcador invariable.

La primera oportunidad para ver una variación en el marcador la tuvo el apertura de los Rebels, Toomua, en su pie, cuando en la transformación de un puntapié de castigo el balón chocó con un poste y volvió al campo.
Los Rebels en esta fase del partido tenían a un jugador que marcaba la diferencia, en cuanto a que cada vez que estaba en posesión sus poderosas carreras y técnicas de evasión causaba estragos, aunque sus intentos no llegaban a culminar. Nos estamos refiriendo al ala, Marika Koroibete.

Por esto no fue una sorpresa cuando Koroibete logró que sus esfuerzos alcanzaran el objetivo deseado y éste se consiguió a través de un movimiento planificado de lateral a partir del que el ala, estando en el cerrado, logró penetrar por el espacio al final del alineamiento después de recibir un pase interior de su talonador, James Hanson, que se había desplazado, desde su posición de lanzador, hacia el final del alineamiento para recibir un pase del actuante de medio de melé, el flanker Richard Hardwick, y que después de romper varios placajes rivales pudo hacer un offload a su medio de melé, Joe Powell, para ensayar. Toomua no pudo convertir y los Rebels tomaron una ventaja de 10-0.

Este ensayo en lugar de mermar el ímpetu atacante de los locales lo incrementó, hasta que lograron culminar una secuencia de juego en la que los delanteros estuvieron desesperadamente cerca de conseguir el ensayo tras desarrollar una serie de picks and goes a centímetros de la línea de ensayo rival de los que salieron indemnes los Rebels. Fueron posteriormente los tres cuartos quienes mostrando unas buenas habilidades de manejo llevaron el balón al ala sustituto, Jack McGregor, para que ensayase en la esquina. McIntyre logró la conversión poniendo el resultado en un prometedor 7-10.

Una vez concedido el ensayo, el árbitro del encuentro solicitó la revisión de una jugada de juego sucio que precedió al mismo y que tuvo como resultado la ya comentada expulsión con tarjeta roja por placaje al cuello del segunda línea de los Rebels, Ross Haylett-Petty.

Quedaban 10 minutos, los Rebels con 14 jugadores, las esperanzas de los Force en todo lo alto a pesar de la interrupción temporal por la falta de luz, que por cierto nunca regresó.

Tras la reanudación del juego los locales dispusieron de posibilidades, pero la defensa de los visitantes no desmereció y llegó un momento decisivo, un puntapié en una posición óptima para la transformación pero que los Force optaron por intentar explotar su ventaja numérica pidiendo melé. El árbitro sancionó a los Force por derrumbamiento y los Rebels se volvieron a librar y esto ya fue definitivo para la victoria de los visitantes.

A continuación, pasamos a describir algunos de los momentos destacables del partido:

1. Movimiento tres cuartos Rebels

Durante gran parte del encuentro los Rebels llevaron la iniciativa atacante y solo en parte de la segunda mitad y en los últimos minutos del partido, cuando los visitantes se encontraron con 14 jugadores sobre el terreno, cuando los Force pusieron todos sus esfuerzos para batir a su rival.

Los Rebels realizaron varios movimientos a partir de primera fase entre los que hemos seleccionado dos, en este caso describimos un movimiento de tres cuartos de planteamiento muy simple, ya que se trata de un atípico doble salto. El origen del mismo es una melé entre las líneas de 10 y 22m de campo rival.

El nº 9 de los Rebels, Joe Powell, levanta el balón de la melé y dirige su carrera hacia la izquierda para atraer la atención del flanker rival. A continuación se realiza el primer salto, ya que Powell pasa a su centro interior nº 12, Reece Hodge, por delante de su apertura, Matt Toomua. El segundo salto lo realiza Hodge, pasando el balón a su ala Marika Koroibete, por delante del centro exterior, Stacey LLi. Koroibete después de mostrar sus técnicas de evasión al ala de los Force, Byron Ralston, es detenido por el zaguero, Rob Kearny, en las proximidades de la línea de 5m rival por lo que había conseguido unos valiosos metros para su equipo.

2. Movimiento combinado Rebels

El segundo movimiento de los Rebels que hemos traído a esta sección de momentos destacables se trata de un simple movimiento combinado que, quizás por su sencillez y fácil defensa, creó tal incertidumbre en los defensores que les permitió lograr un ensayo que probablemente dejó pensando a los Force respecto a cómo pudo suceder.

El movimiento tiene su origen en un lateral entre las líneas de 50 y 10m del campo de los Force. El alineamiento es reducido, 6 hombres, ya que los Rebels optan por situar en la posición de medio de melé a su flanker nº 7, Richard Hardwick, mientras que el nº 9, Joe Powell, está situado en el pasillo de 5m a los 10m preceptivos.

Una vez ganado el balón por el segunda línea nº 5, Trevor Hosea, y tras su descenso al suelo, el balón le es arrancado por Hardwick, que a su vez lo pasa a su talonador, James Hanson, que se dirige describiendo una trayectoria en arco desde el punto de lanzamiento hacia el fondo del alineamiento. Sorprendentemente puede pasar el balón a su interior, antes de impedírselo ningún rival, a su ala nº11, Marika Koroibete, que penetra como «un cuchillo en la mantequilla» por el pasillo del 10, llegando hasta las proximidades de la línea de 22 rival donde fija al último defensor, el ala Byron Ralston, para pasar al medio de melé, Joe Powell, que sin oposición logra ensayar junto al banderín de córner.

BRUMBIES (38) – REDS (40)

Estadísticas

El segundo partido de la cuarta jornada del Super Rugby Australia 2021, podría haberse catalogado como el encuentro de la venganza, en el que se enfrentaban los Brumbies y los Reds en el GIO Stadium de Camberra. Esta peculiar denominación hace referencia a la derrota que los Reds sufrieron frente a los Brumbies en la final del edición del 2020. Esta vez la afrenta ha sido vengada con la victoria de los Reds por un ajustado 38-40.

Solo bastaron 2 minutos desde el inicio del partido para que se inaugurase el marcador gracias a la transformación de un puntapié de castigo, tras la infracción cometida por el segunda línea de los Reds, Angus Blyth, por el apertura de los Brumbies, Noah Lolesio, 3-0.

Estos primeros minutos fueron de un claro dominio de los locales que imponían sus condiciones de juego y pronto llegó su primer ensayo, cuyo origen se estableció en una melé centrada en la línea de 10m del campo de los Reds y que después de 5 fases el balón llegó al ala nº 14, Andy Muirhead, que tras penetrar por un intervalo defensivo, realizó un excelente pase tras el placaje, offload, a su nº 8, Pete Samu, que situado junto a la línea de lateral logró adentrarse en la zona de ensayo rival posando el balón en la misma esquina. Lolesio consiguió la conversión. Habían trascurridos 7 minutos de juego y los locales ya dominaban el marcador por 10-0.

Siete minutos más tarde, los Brumbies se aprovecharon de una nueva infracción de los Reds para que su zaguero, Tom Banks, pateara a lateral saliendo el balón a la altura de la línea de 5m de los visitantes. Tras efectuar el lanzamiento, los Brumbies organizaron un perfecto maul que avanzó con el balón en las manos de su talonador, Folau Fainga´a, que se desprendió del mismo para lograr el ensayo. Lolesio volvió a convertir y puso el marcador en un preocupante, para los visitantes, 17-0.

Los Reds empezaron a despertar en el minuto 18, gracias a la transformación del primero de una serie de infracciones que cometieron los Brumbies en un escaso periodo de tiempo, de tal forma que el apertura de los Reds logró convertir también el cuarto de los mismos a solo 5 minutos del primero. La frecuencia de infracciones locales obligó al árbitro del encuentro a advertir a Tom Cusack por las faltas reiteradas de su equipo. Marcador 17-6.

Tuvieron que pasar los primeros 30 minutos de partido para que los Reds consiguieran su primer ensayo. Todo partió desde la recepción de una patada que dio el zaguero de los Brumbies, Tom Banks, que recepcionó su par de los Reds, Jock Campbell, que inicio un contraataque que lo llevó a avanzar, evadiendo rivales, hasta sobrepasar la línea de 50m donde fue placado, a partir de este momento las fases se sucedieron hasta que se organizó un breakdown desde el que el medio de melé rojo, Tate McDermott, abrió por el cerrado a su apertura, O´Connor, que avanzó por un intervalo para pasar a su nº 8, Harry Willson, quién hizo lo propio en una situación 2 v 1 con el ala, Suliasi Vunivalu, para que hiciese su primer ensayo en la competición. De la conversión se encargo James O´Connor.

A cinco minutos del descanso, el equipo local logró su tercer ensayo y, nuevamente fue el nº 8, Pete Samu, el encargado de posar el balón, gracias a un «lob pass», pase en globo, por el cerrado de su medio de melé, White. La conversión fue lograda por Lolesio.

Pero aún quedaba tiempo para que el apertura de los Reds acortase la diferencia en el marcador, transcurría el minuto 40 cuando logró la transformación de un puntapié de castigo, dejando el marcador al final de la primera parte en un 24-16.

Los Brumbies comenzaron la segunda mitad quizás un poco preocupados por el descenso en la diferencia, pero pronto, en el minuto 47, como si se tratase de una repetición del primer ensayo, pero en el otro lado del campo, el talonador Fainga´a volvió a ensayar cuando el maul de lateral penetró tras el empuje en la zona de ensayo rival.

Poco después de la hora de juego, el pilar derecho de los Reds, Taniela Tupou, aprovechó su potencia para levantar el balón de la base de un breakdown que se había quedado corto respecto a la línea de marca, para conseguir un nuevo ensayo para los Reds. Ensayo que se encargó de convertir O´Connor y que aportó nuevas esperanzas para su equipo.

En el minuto 67, los Reds dispusieron de un puntapié de castigo a favor en la línea de 5m rival de fácil transformación que los visitantes rechazaron solicitando melé. Habían adquirido buenas sensaciones en melés precedentes sobre su superioridad y en esta ocasión no tenía porque ser menos, de ahí su cambio de opción. Y el resultado fue el esperado un empuje que hizo retroceder a la melé de los Brumbies para que su nº 8, Harry Wilson, lograra el ensayo y, posteriormente, O´Connor la conversión.

Quedaban solo 10 minutos para el final del partido y la emoción estaba por todo lo alto cuando los Brumbies se colocaron ocho puntos por delante de sus oponentes gracias al ensayo del ala sustituto, Issak Fines-Leleiwasa, que recibió un pase de Pete Samu, venció a dos defensas y ensayó en la esquina. Ryan Lonergan convirtió.

Pero el encuentro todavía no había terminado y de hecho se produjo un giro ostensible en el marcador cuando O’Connor hizo el 38-33 en el minuto 75 y con solo dos minutos para el final, el centro exterior, Jordan Petaia, logró posar debajo de palos de los Brumbies un balón procedente de una patada grubber que había dado el centro interior, Hunter Paisami. O’Connor hizo el 38-40 y concluyó el partido.

A continuación, pasamos a describir algunos de los momentos destacables del partido:

1. Después de la quinta fase

En esta ocasión hemos optado por seleccionar una secuencia de «open play» para poder enfatizar la idea que nos confirma que el aumento del número de fases de juego está en relación directa con el incremento del desorden defensivo, permitiendo de esa forma que se abran espacios que pueden ser aprovechados por un ataque diligente.

Como solemos decir siempre, es más fácil decirlo que hacerlo, ya que el transcurrir de las fases también conlleva problemas en el ataque, entre ellos el incremento de las posibilidades de cometer errores que faciliten un turnover por fallo en el manejo o falta de apoyo del portador tras el placaje…, pero además cada vez que aumenta el número de fases provoca más exigencias en los jugadores atacantes ya que deben reconocer que trayectorias de carrera adoptar, cual debe su papel en el apoyo, en unas palabras deben saber cómo ser jugadores útiles.

Hemos elegido la última fase de una secuencia de 5, en la que se puede observar como el ataque ha logrado la desorganización defensiva mientras que los atacantes mantienen su «compostura», alcanzando una situación con dos mismatches, el que proporciona la superioridad numérica, el último, que viene precedido por otro en el que se enfrenta un tres cuarto rápido y ágil contra el talonador rival, con otras características, muy válidas, pero en otras circunstancias.

2. Dominio del maul de lateral

Como hemos comentado en anteriores ocasiones si tuviésemos que clasificar situaciones de juego en orden de dificultad para defender, en nuestra opinión destacaríamos las melés centradas en campo contrario, más complejas de defender cuanto más próxima a la zona de ensayo se ubique y, cómo no, los laterales en las proximidades de la línea de 5m de la zona de ensayo rival.

Centrándonos en esta última situación, aunque el defensor está prácticamente convencido de que debe poner todo su énfasis en detener el avance de maul que formará el contrario, ya que las probabilidades de jugar a la mano con amplitud beneficiaría a la defensa que se encuentra más próxima a la línea de ventaja, normalmente no consigue su objetivo. Las estrategias que pueden emplear los atacantes a partir de un maul bien estructurado pueden anular los esfuerzos defensivos.

En la película que mostramos a continuación hemos seleccionado dos secuencias de juego de los Brumbies en los que se repite la misma situación, con el mismo resultado, laterales a 5m de la zona de ensayo rival que inicia su avance y cuando el mismo empieza a ser contrarrestado por la defensa, cambian el punto de empuje iniciando un leve giro, que deja a varios rivales en una posición en la que sus esfuerzos por contrarrestar el avance son inútiles, simplemente están fuera del maul, teniendo que volver a recolocarse perdiendo un tiempo precioso.

Llegado ese momento, en el que los atacantes han alcanzado eliminar amenazas defensivas, vuelven a empujar para ya casi sin oposición penetrar en la zona de marca rival y posar el balón o, como ocurre, en uno de los casos que presentamos, el portador del balón, en los dos casos el talonador de los Brumbies, Folau Fainga´a, se desprende de la agrupación para lanzarse sobre la zona de marca. Los técnicos deberán seguir «estrujándose» la mente para descubrir fórmulas que anulen su indefensión en estas situaciones.

3. El principio del fin

Para ponernos en situación, estamos a menos de 5 minutos para la finalización del partido, y el marcador refleja una ventaja para locales que, teóricamente, no debería perturbar en demasía a los Brumbies. Pero hasta que la sirena no suena el partido no ha finalizado. La secuencia que hemos seleccionado comienza con una patada del zaguero de los Brumbies, Tom Banks, que es recogida dentro de su zona de 22m por el zaguero de los Reds, Jock Campbell, que inicia un contraataque que lo lleva a sobrepasar, evadiendo rivales, la línea de 50m donde es placado, pero el juego continua hasta que los defensores cometen una infracción por fuera de juego, susceptible de intentar la transformación, pero que no hubiera dado la victoria a los Reds en el caso de tener éxito. Esta circunstancia les hace tomar la determinación de patear a la lateral. Esta secuencia de juego de contraataque marcó el principio, del fin, la derrota de los locales.

4. El fin

Tras el lateral conseguido por los Reds, los visitantes organizan un maul de empuje muy bien defendido por los Brumbies, por lo que el objetivo inicial, el avance, se ve detenido, momento en el que el árbitro da la orden de que se movilice el balón. Una vez el balón en las manos del medio de melé sustituto nº 21, Moses Sorovi, es abierto al primer centro, Hunter Paisami, saltándose al apertura O´Connor, que da una patada grubber que penetra por un intervalo entre los tres cuartos defensores y que es perseguido por el nº 13, Jordan Petaia, que consigue posar el balón después de que el balón hubiese llevado una trayectoria difícil de describir. La suerte estuvo de parte de los rojos, pero para no quitar méritos a los vencedores tenemos que indicar que la suerte hay que buscarla.

Share