29. Unidad Tres cuartos. Las subunidades en conjunto

En este capítulo, unidad de tres cuartos, nos referiremos exclusivamente a apartados que no han sido tratados en los correspondientes a defensa y  ataque,  en los que analizábamos pormenorizadamente los diferentes tipos de defensa utilizables ante diferentes estructuras/alineaciones atacantes y posiciones en el campo, así como los diferentes tipos de alineamientos y una amplia variedad de movimientos a realizar considerando las debilidades que existían o se podrían crear en la defensa.

De igual modo, tampoco se tratarán los requisitos necesarios de cada posición ni a cada subunidad, ya detalladas en el apartado de habilidades específicas posicionales individuales y en el de subunidades, ni los gestos técnicos que deben dominar los tres cuartos como los vinculados a manejo, juego al pie, carrera, placaje…, ya estudiados en profundidad en el apartado correspondiente a las habilidades básicas.

Composición

Principios generales del juego de los tres cuartos

  • Tener a su disposición una selección de jugadas. Ser flexible, es decir, presentar variaciones de las mismas o ser capaz de rectificar si lo planificado no es lo adecuado, pero partir con el convencimiento de lo que se quiere conseguir.
  • Implicar a la oposición. Correr recto hacia los tres cuartos contrarios para involucrarlos. Por principio no se debe correr lateralmente ya que reduce el espacio al exterior. Los movimientos programados permiten variaciones en las trayectorias estandarizadas, rectas, de los jugadores.
  • Jugar con el número de jugadores. Siete tres cuartos pueden convertirse en 10, pasando, corriendo y acudiendo al apoyo, disminuir el número de defensores e incrementar el de atacantes, conseguir «overloads» o superioridades numéricas.
  • Absorber presión. Tener en mente constantemente la posición de la línea de ventaja ya que afecta a la línea de placaje. Considerar el tiempo del que dispone la oposición y los obstáculos que podrían presentarse antes de alcanzar la línea de ventaja.
  • Mantener la posesión del balón. Intentar mantenerse de pie cuando es placado y pasar el balón al apoyo, offload. En caso de ir al suelo, upload o colocar el balón en posición preferente para el apoyo.
  • No patear el balón sin objetivo. Intentar patear únicamente por territorio,  o cuando hay opciones de volver a recuperar la posesión.
  • Debe existir un apoyo inmediato al portador del balón. Cuando se haya producido una ruptura, toda la línea debe ir en apoyo, adoptando las trayectorias de carrera adecuadas para brindar opciones al portador, unidad básica de apoyo. En el caso de una patada, debe haber jugadores designados para su persecución/recuperación o en último extremo minimizar las posibilidades de contraataque rival.
  • Posición. Correr recto para evitar la deriva defensiva y preservar el espacio al exterior. Partiendo en profundidad y pasando plano le quitamos tiempo a la cobertura defensiva. Poner el balón en el espacio por el que va a pasar el receptor del mismo. Dar al ataque amplitud para dificultar que el defensor pueda capturar al portador y obligar a la cobertura a que recorra más espacio para realizar su función.
  • Placar  con efectividad. La defensa puede  convertirse en ataque mediante placajes eficaces. Es posible seguir avanzando aunque no se esté en posesión del balón si ejercemos presión a la oposición. Ser organizado en defensa.
  • Cobertura. En defensa los jugadores que realizan dicha función deben situarse entre el balón y su propia línea de ensayo. Si la cobertura constituye la segunda cortina defensiva, normalmente el medio de melé y un tercera, serán responsable de abortar cualquier ruptura de la línea defensiva frontal y «arreglárselas» con las patadas chips y grubbers. Pero independientemente de los jugadores específicos situados en cobertura, si el balón es pateado detrás, los tres cuartos deberían volverse rápidamente y retroceder más rápido que si fueran en apoyo de una ruptura. Los defensores en estas situaciones y en las rupturas deben conocer sus responsabilidades en el sistema de defensa «scramble». Igualmente es importante que los tres de atrás (11, 14 y 15) como última o tercera cortina defensiva deben dominar la defensa en péndulo para cubrir los espacios del fondo del campo.
  • La rapidez es esencial, rapidez de pase, de pensamiento y de carrera. Salir rápidamente, correr con control, atraer a la defensa. Un cambio de ritmo o de ángulo de carrera puede realizarse en cualquier posición de la línea para conseguir que la defensa cometa errores o para romper modelos de defensa. Si todo se realiza con ritmo, el tiempo de ejecución es menor, lo que disminuye la capacidad de reacción de la defensa y, como consecuencia, sus posibilidades de realizar placajes efectivos.

Funciones de los tres cuartos en ataque

Aunque tanto el ataque como la defensa de los tres cuartos han sido estudiado en apartados anteriores, es básico indicar la necesidad que tienen todos los jugadores que constituyen esta unidad de conocer los papeles funcionales que pueden desempeñar en ataque. Cada jugador debe estar versado en cada papel ya que pueden cambiarse durante el transcurso del juego y, además debe ser consciente de la importancia de recolocarse con prontitud, pre acción, con la profundidad y amplitud adecuada, lo que le permitirá desarrollar mejor su papel funcional por la posición que ha adquirido ya que dispondrá de más tiempo para hacerse consciente de que trabajo desempeñar tomando como referencia la disposición defensiva. Los papeles funcionales en las fases fijas están determinados por la posición y los caracterizaremos a continuación como prototipos, pero debemos recordar la necesidad de la polivalencia de todos los jugadores de la unidad cuando se desarrolla el «open play». Los papeles funcionales son los siguientes:

  • Liberador/ Distribuidor: Como liberador ser enlace entre delanteros y el resto de tres cuartos y ser un buen comunicador. Como distribuidor sería el pasador que pone a los tres cuartos en movimiento, además de:
    • Debería correr recto para fijar a los defensores, pasar y apoyar,
    • Tiene capacidad para penetrar por los huecos creados por la defensa cerca de su ámbito de acción, por ejemplo un desplazamiento prematuro de una defensa en deriva. El prototipo para la función sería el medio de melé.
  • Organizador/creador: Junto con el distribuidor (medio de melé) es el otro gran estratega, pero con la diferencia de que tiene que preocuparse más por la gestión del resto de compañeros de la línea de tres cuartos y apoyos y al estar más retrasado en su posición respecto al anterior, su campo de visión se amplía pudiendo gestionar más información de las situaciones que tiene delante de él. Debe contar también con un perfecto pase en ambos sentidos así como un exquisito juego al pie y dominio de ambos, además:
    • Coge el balón tan pronto como sea posible, cambiando la dirección o ángulo de carrera hacia el pasador para recibirlo y cogiéndolo presentando las manos hacia él.
    • Recibe el balón justo delante de la línea de placaje.
    •  Fija defensores y pasar al espacio justo delante del jugador penetrador.
    • Si el contrario se mueve hacia ese espacio creado, penetra el mismo por el hueco que ha generado.
    • Crea líneas de carrera con diferentes ángulos generando distintos espacios y alternativas.
    • Crea espacio fijando al rival y pasa el balón al penetrador una vez creado para que éste corra hacia el mismo. Una vez creado el espacio, un pase un poco profundo y no muy tenso da más tiempo al penetrador a entrar al espacio y menos para ser marcado por el defensor, mientras que un pase plano, es perfecto para penetrar defensas, pero esto supone que el penetrador esté sobre el espacio a penetrar un poco antes y pueda ser marcado. El prototipo para la función sería el apertura.
  • Señuelo: Crea incertidumbre en la línea defensiva. Se posiciona por sí mismo y se mueve describiendo trayectorias para alejar al defensor del penetrador, creando huecos. Es importante que se constituya como una opción real. No existe un prototipo definido para esta función, cualquier jugador desde cualquier posición puede desempeñar este papel, aunque si tuviésemos que elegir a algunos serían los centros.
  • Penetrador: Busca romper/atravesar la defensa.
    • Debe aparecer en el hueco tan tarde como sea posible para recibir el balón en el espacio y reducir el tiempo de reacción de los defensores.
    • Puede posicionarse al interior o al exterior del hueco para conseguir un mejor ángulo de penetración. Debe acelerar a través del hueco para recibir el pase.
    • Puede cambiar el ángulo de ataque y enlazar con sus jugadores de apoyo.
  • Finalizadores (jugadores de apoyo): Corren en formación de punta de flecha detrás del portador del balón, para correr hacia el pase desde una situación profunda. Deben comunicarse con el portador del balón.

Dado que el rugby es tan diverso, no existe un conjunto perfecto de atributos que hagan que un jugador sea el mejor en su posición. A veces, una habilidad en desuso o que no se espera de una determinada posición puede mejorar el desempeño general de un equipo. Sin embargo, lo que está claro es que los jugadores ya no pueden ser unidimensionales en su rol. El juego de rugby está evolucionando cada día, la táctica, el juego, la defensa y el ataque; cada faceta avanza. Los jugadores que participan en el juego también evolucionan y proporcionan más variabilidad funcional a sus posiciones.

Funciones de los tres cuartos en defensa

Recordar que en el apartado referido a defensa puedes encontrar los sistemas, así como los factores claves de la misma, y si estás interesado en las habilidades individuales de los jugadores para una defensa eficaz, las podrás localizar en el apartado de habilidades básicas.

Respecto a las funciones indicar que cada jugador tiene un rol que cumplir para complicarle el ataque al rival además de colaborar en la mejora de la capacidad defensiva del equipo. Los tres factores que hacen efectivo un sistema defensivo son aplicar presión (al disputar la posesión), el avance y el apoyo.

  • Presión (disputar la posesión):

En principio y fundamentalmente debe ser aceptado que además de los propios tres cuartos los restantes componentes del equipo, delanteros, tienen un papel que cumplir en la efectividad de la defensa de los tres cuartos. Desde una primera fase – ya sea melé, lateral o saque – los delanteros del equipo en defensa ejercerán cierta influencia en la forma en que atacará el rival. La calidad del balón del atacante quedará determinada por la efectividad de nuestros delanteros al competir dicha fase. En otras palabras, cuanto más le compliquen la obtención de balones de calidad al rival y más incomoden su fase primaria, mejores oportunidades habrá de que la defensa pueda controlar el ataque.

Es evidente que el concentrarse en la introducción del rival en la melé puede influenciar el tipo de balón que el medio de melé rival dispondrá para el ataque de sus tres cuartos. Por eso, la concentración en las funciones esenciales de las primeras fases es vital.

Muchas veces, la tercera línea está pensando en qué hacer cuando el rival gane el balón en vez de concentrarse en colaborar inicialmente en la melé. Concentrase en el empuje, en primer término, al igual que el talonador (8 v 7), puede hacer que el balón, aunque se haya perdido, sea de mala calidad, facilitando la presión defensiva y por tanto la efectividad de la defensa.

La disputa del balón en el lateral también impactará en el potencial de ataque del equipo. Incomodar ese balón puede ser la diferencia entre una defensa con o sin éxito. Si el ataque espera un balón rápido y los delanteros que defienden pueden “ensuciarlo”, entonces los tres cuartos atacantes tendrán que reacomodarse y facilitarán la defensa, ya que a veces de partir de un movimiento pre planificado deben optar por opciones improvisadas.

Si el equipo busca convertir en maul ese lateral pero la defensa puede transformarlo en ruck y colocarse en los márgenes del mismo, defensa de breakdown, entonces estará forzando nuevamente a que el ataque rival vuelva a pensar sus opciones y tiempos.

  • Avanzar:

El siguiente punto de enfoque de la defensa es la habilidad para ir hacia delante en forma organizada para evitar perder territorio, siendo la línea de ventaja el factor determinante para medir el éxito de la defensa. Es simplemente una carrera para vencer al ataque en la línea de ventaja. Recuerde que el objetivo del ataque es cruzar esa línea al romper la línea de placaje. En defensa, el primer objetivo es cruzar esa línea de ventaja y frenar el ataque antes de llegar a esa línea de placaje.

Existen diversos modelos defensivos y todos comporten como fundamental el hecho clave de de cada individuo entienda y mantenga su rol dentro del patrón. Otro punto clave a comentar es que si se produce una ruptura motivada por un placaje fallido o un error en el desempeño del modelo de algún defensor, el objetivo de éste debería ser que el atacante no se le vaya por fuera.

Si podemos forzar a los tres cuartos atacantes a que pisen hacia dentro, los estaremos forzando a volver hacia las pantallas defensivas de nuestro delanteros en apoyo. De cualquier forma cada «maestrillo, tiene su librillo» (ver sistemas defensivos).

  • Apoyar:

El apoyo defensivo es muy importante dentro de cualquiera de los sistemas utilizados. Como indicamos anteriormente, cada jugador debe entender con claridad su rol dentro del sistema defensivo en uso. En términos de alineación hay dos puntos que deben ser cubiertos: primeramente, la alineación del jugador en el sistema de su equipo, y luego la alineación del defensor en función al jugador atacante al que está defendiendo – o sea su rival directo.

Un error común de los defensores es mirar el balón y arrancar tan pronto cuando ven el balón salir de la formación fija o la fase de juego. Esto puede hacer que el defensor individual se salga del sistema haciendo que la alineación se degenere, lo que crea entonces, un punto débil en la línea defensiva.

El primer apoyo que llega al punto de placaje deberá optar por limpiar al tres cuartos atacante, intentar robar el balón o simplemente dificultar que el portador recicle ese balón rápidamente.

Share