ARBITRAJE

Si el juego del rugby algunas veces deja perplejo a los que están dentro de él, cómo debe parecer para alguien ajeno al mismo. Su análisis podría ser algo similar a: “De vez en cuando suena el silbato, el juego se para, y sólo una persona, aparentemente, sabe el por qué”. Y la verdad es que, usualmente, el árbitro acierta y la gran mayoría lo reconoce casi inmediatamente. A los árbitros se les ve poco, pero existen y es de agradecer que sean conscientes que la seguridad es la prioridad número uno en los partidos y que es una de las pocas cosas que no se negocian. Siempre tratan de cuidar a los jugadores y de ser severos en caso de juego desleal.