ANÁLISIS AVANZADO

Ver, analizar, comprender lo que estratégica/tácticamente pueden llevar a cabo los equipos de alto nivel puede ser una herramienta muy útil a partir de las que diseñar modelos propios y, en muchas ocasiones, comprender que cuanto más simple mejor. "Aquello que miramos y no podemos ver es lo simple"



Es sorprendente como los técnicos de Nueva Zelanda Graham Henry y Wayne Smith lograron “leer el futuro” en la Copa del Mundo del 2011 o, en otras palabras, diseñar estrategias con variantes que mantuviesen al rival pensando constantemente sobre lo que podría suceder.

Utilizaron variantes del peel de lateral, entre otras muchas cosas, a lo largo del campeonato que los llevaron a conseguir, con todos los honores, el título mundial.

Los acontecimientos se sucedieron con la siguiente secuencia:

En el partido de pool frente a Francia utilizaron el peel al fondo habilitando, tras un perfecto pase pop del medio de melé Billy Weepu, al ala del cerrado Cory Jane que tras desbordar al zaguero francés consiguió un excelente ensayo.


En el partido de semifinales contra Australia utilizaron la variante del peel frontal, con la participación de Jerome Kaino, Kieran Read y Keven Mealamu que fue de una brillante ejecución.


Sin lugar a dudas, los técnicos, analistas de vídeo y componentes del staff de Francia antes de su enfrentamiento en la final contra Nueva Zelanda eran conscientes de las variantes utilizadas por su rival en el lateral y para contrarrestarlo dispusieron dos torretas de salto, al fondo y frontal para neutralizar las variantes utilizadas por los neozelandeses en partidos previos.

Y salto la sorpresa, Nueva Zelanda utilizó una nueva variante del peel, al centro, para el que los franceses no tenían habilitado ningún remedio. Así ganaron su partido final, así fueron campeones del mundo.


¡POR ESO ME GUSTA ESTE DEPORTE!


Introducción.

La zona roja es el área comprendida entre la línea de ensayo y la de 22m propia. Idealmente, se debería salir de la misma sin perder la posesión, ni ser sancionado, o por lo menos creando cierta incertidumbre (presión) en la defensa sobre sus pensamientos, en pocas palabras, manteniéndolos adivinando que va a suceder.

Hay equipos como Sudáfrica que eligen la patada y su persecución con el fin de minimizar el riesgo de errores, otros, como Nueva Zelanda, son más “rebeldes”.

Nueva Zelanda.

En todas las estrategias de salida de Nueva Zelanda que presentamos podemos observar un patrón común:
1. Intentan batir al rival a partir de un determinado movimiento aprovechándose de la incertidumbre defensiva. La defensa no espera este tipo de respuesta en esta zona.
2. Si el portador del balón es detenido se abren dos posibilidades:
a) Conseguir un balón rápido de ruck que saque ventaja del “momentum” creado, por la desorganización defensiva (posible desigualdades numéricas) y por que la defensa tiene que trabajar “back foot” (retrocediendo). Jugarían en sentido del flujo del juego.
b) Si el balón de ruck es lento, abren otra opción de ataque, el lado cerrado (si la situación original no lo hubiera establecido), y disponen a 2 excelentes pateadores a izquierda y derecha del punto de fijación. Con esta formación tienen posibilidad de patear a ambos lados del campo creando incertidumbre posicional a los rivales, básicamente a los 3 de atrás.

Salidas de Nueva Zelanda.

1. En esta 1ª secuencia observamos cómo juegan a partir de un balón de 1ª fase (melé) para intentar aprovechar la posible relajación de la defensa, que considera “improbable” que se asuman ese tipo de riesgos. Además obliga al contrario a establecer una conformación que abre espacios en otros lados del campo.



2. La mentalidad de Nueva Zelanda, respecto a la utilización de estrategias de salida de la zona roja que presente inquietudes a la oposición, se mantiene independientemente de si se trata de una primera fase (melé o lateral) o una fase de inicio (saque de centro). En esta ocasión se utiliza la potencia de Richie MacCaw para atacar a partir de un balón en corto proporcionado por Dan Carter.



3. En esta nueva variante, la “osadía” o mejor la “confianza” llega a unos límites insospechados. Confianza en sus habilidades básicas (recepción, contacto, manejo…). La habilidad se demuestra bajo condiciones de presión.



4. Otra alternativa que aprovecha las habilidades en el contacto de un excepcional Conrad Smith.



5. ¿Por qué no utilizar la estrategia “universal” de dar una patada de “aclarado” para quitar presión y minimizar los posibles errores en una zona “difícil”? Esta estrategia realizada por Nueva Zelanda también constituye una sorpresa para el rival, no lo están esperando.



¿Dónde debes establecer los límites de la creación de movimientos, modelos, estrategias…? Algo tenemos que tener claro, si no disponemos de jugadores que dominen las habilidades básicas, nuestras capacidades creativas se verán restringidas. Pero lo más importante es reconocer dicha situación, porque al hacerlo hemos encontrado la solución, “trabajar más en las habilidades” y, mientras tanto, sacar el 100% de las capacidades de las que disponen nuestros jugadores. No se trata de cómo te gustaría jugar, se trata de cómo puedes jugar.


La defensa en general y, particularmente, en las segundas fases ha adquirido en los últimos tiempos una sofisticación inimaginable hace poco.

Los defensores son conscientes que no deben participar en la disputa del balón tras el placaje, excepto cuando tienen ciertas garantías de conseguir un “turnover”, y saben que esto lo pueden conseguir principalmente:

- Cuando consiguen capturar a un portador aislado, lejos de sus apoyos.
- Cuando realizan un placaje dominante, haciendo retroceder al defensor y, por añadidura, a sus apoyos, que deberán entrar por la puerta del placaje.

Si no se dan los casos anteriores y el ataque actúa adecuadamente, mantendrán la posesión, pero de cualquier forma tendrán menos jugadores sobre sus pies que la defensa, que no se ha comprometido en la acción. Si a esto le añadimos la extraordinaria estructuración y definición de los papeles defensivos en los márgenes del breakdown, las dificultades para batir la barrera defensiva se incrementan.

En esta entrega de análisis avanzado, hemos querido fijarnos en las posibilidades que se le presentan al medio de melé en las segundas fases, opciones de las que, si es consciente y dispone de las habilidades necesarias, podría sacar mucho provecho para su equipo.

VÍDEO 1:

SECUENCIA 1. ANTECEDENTES.

En un lateral completo próximo a la línea de 22m de Sudáfrica, Australia ejecuta un lanzamiento al fondo del mismo (mejor opción para jugar con los tres cuartos, pero que entraña más dificultades de ejecución: lanzamiento/recepción).

Australia gana la posesión limpiamente, y los tres cuartos llevan a cabo un excelente movimiento en el que implican a dos jugadores señuelos (12, Barnes y 13, Ashley-Cooper), e incorporan al ala del lado cerrado (14, Shipperley), que actúa como receptor del balón de Cooper (10) y que entra por la espalda del 13. Su decisión es penetrar y lo logra zafándose del 13 sudafricano, De Villiers, pero no así del 10, Steyn, y se produce un ruck.



SECUENCIA 2. OPCIÓN 1.

Los defensores sudafricanos siguiendo la “lógica del juego”, consideran que Genia continuará jugando en el mismo sentido, siguiendo el flujo (aún disponían de suficiente espacio en el cerrado, además, los australianos exploran el lado corto con dimensiones tan reducidas que ningún otro equipo del mundo se atrevería a hacerlo), por lo que acumulan a numerosos jugadores para defender dicho espacio.

Pero Genia invierte el sentido del juego y:

a. Corre lateralmente un par de metros para “inmovilizar/atraer la atención” de los primeros defensores (9, Pienaar y 4, Etzbeth) en el margen del ruck, haciéndoles creer que constituye una amenaza.
b. Pasa al nº 5, Sharpe en corto, que aprovecha el hueco al exterior del 2º jugador (nº 4) al margen del breakdown.



SECUENCIA 3. OPCIÓN 2

Una vez placado el nº 5 australiano, no llega a formarse el ruck, en primer lugar porque el primer apoyo atacante el nº 6, Dennis, gana inmediatamente la posición sobre el jugador placado, y en 2º porque Genia levanta el balón tan rápido que hace imposible la competencia sudafricana.

Ahora el 9 australiano, siguiendo el flujo, opta por no desplazarse con el balón y pasa directamente a ala (14) para que penetre.



SECUENCIA 4. OPCIÓN 3.

Genia es consciente de la eficacia y de la incertidumbre que crea en la defensa su desplazamiento lateral con el balón, y vuelve a repetir la opción pasando ahora al 18, Higginbotham (también en el espacio entre el 2º, nº 10, De Villiers, y tercer hombre, nº 7, Alberts, en el margen del ruck) quién logra un trabajado y bien pensado ensayo.



SECUENCIA COMPLETA.



VÍDEO 2:

Es imposible mantener a los defensores próximos al breakdown interesados, si el medio de melé no intenta retarlos por sí mismo en alguna ocasión, y, normalmente, lo hace mediante amagos de pase, cambios de dirección y de ritmo de carrera aprovechando cualquier “pérdida de guión” de los defensores.

En este caso se puede observar como el nº4, Jones, de los British & Irish Lions se dirige demasiado pronto hacia el posible receptor del balón del pase de Genia, en lugar de mantener su trayectoria hasta que éste hubiese realizado el pase. Esta simple pista le es suficiente a éste gran medio de melé para hacer notar su presencia.



VÍDEO 3:

Acción similar a la anterior, pero ahora por el lado cerrado, intentando aprovechar el ligero espacio existente entre los números 6, Lydiate, y 12, Roberts, de los British & Irish Lions, perfectamente situados en el margen del breakdown. Como fruto de la acción, Australia consigue un puntapié de castigo a favor por placaje alto.



VÍDEO 4:

Un nuevo ejemplo de la habilidad del medio de melé se muestra en esta secuencia, en la que la opción elegida es intentar escapar, tras observar la ausencia del segundo de los responsables de la defensa en el margen del breakdown. Esto sólo es posible hacerlo a este nivel a partir de un balón muy rápido que no haya permitido la reorganización defensiva y, disponiendo de un medio de melé que, a pesar de la presión, es capaz de mantener su “head up”, y actuar en función de lo que tiene/no tiene delante.

Previamente a la acción en sí misma, hay que considerar como Genia aprovecha el movimiento de sus delanteros dirigiéndose hacia el cerrado preparándose para seguir el sentido del movimiento, lo que provoca una alta y rápida concentración de defensores en el mismo. Ese es el momento justo en el que Genia aprovecha para salir en sentido contrario.



VÍDEO 5:

El repertorio del medio de melé, en este caso Genia, se amplía con el movimiento “Gregan”, llamado así por el excelente ex medio de melé de Australia que lo utilizó innovadoramente, proporcionándole a los Wallabies extraordinarios éxitos.

A la acción referida en este comentario le antecede un balón jugado a la corta por Genia que provoca el ruck iniciador del movimiento.

El éxito del movimiento está vinculado a la “seductora atracción” que tienen que sufrir los defensores del margen del breakdown por la trayectoria del medio de melé. En el mejor de los casos se abrirá una puerta entre la agrupación y el primer defensor que será utilizado por un atacante para recibir un “circle pass” del número 9.



VÍDEO 6:

Sin desmerecer el primer movimiento que aparece en el clip, en el que Genia realiza un pase en corto a su segunda línea (nº 5, Horwill) para que intente penetrar, o al menos para crear un punto de fijación que consiga agrupar a defensores y, como resultado, provocar la creación de espacios en otras zonas, Genía inicia un segundo movimiento que se le conoce en algunos ámbitos como “movimiento de un pase”, con el que se trata intentar crear un enfrentamiento desigual. En este caso intenta enfrentar a un potente delantero con alguien más “débil”. Para esto el pase del medio de melé debe ser bastante amplio, para evitar a los defensores más próximos al breakdown, normalmente delanteros. Una nueva opción para un hábil medio de melé.



VÍDEO 7:

En este clip se puede observar un nuevo “movimiento de un pase”, lo que, por lo menos, nos da las suficientes garantías de que se trata de un movimiento programado y no se una acción al azar.



VÍDEO 8:

Observa en el siguiente clip la capacidad el medio de melé de Irish & British Lions (nº 21, Murray) para leer la situación (si lo miras con detenimiento podrás comprobar que antes de iniciar la acción ha analizado, escudriñado y comunicado visualmente las opción a tomar, que no es otra que la que una defensa descuidada ha proporcionado.

RESUMEN

Las opciones atacantes del medio de melé que hemos mostrado sólo son algunas de las existentes, quizás las más habituales, pero no por eso menos impactantes y no son exclusivas de un determinado nº 9, todo lo contrario, numerosos medios de melé de diferentes niveles pueden practicarlas, sólo hay que darles la confianza para que lo intenten y, nunca, nunca, hacer que se sientan mal por haber cometido un error al intentarlo.


La ciudad de Stellenbosch (Sudáfrica) y, particularmente su Universidad, es reconocida a nivel del rugby mundial por haber sido la sede donde se pusieron a prueba, a propuesta de la IRB, las ELVs en el 2006. En el 2008, 13 de las 23 variaciones planteadas se incluyeron en el juego, a nivel global, para obtener una información más completa sobre sus repercusiones en el mismo. Finalmente, en el 2009, la IRB aprobó 10 de las variaciones, estableciendo un antes y un después en nuestro deporte.

Pero la Universidad de Stellenbosch sigue jugando un papel fundamental en el desarrollo del rugby. Durante años es la sede de los cursos de “identificación de talentos”, tanto arbitral como técnico, dirigidos a jóvenes de diferentes países con el objetivo de mostrar las últimas tendencias en la evolución de nuestro deporte.

Un miembro del panel de Rugby Sapiens, Guillermo López, participó en uno de los cursos en el que una de las ponencias fue presentada por Rassie Erasmus y Jacques Hanekom (jefe de entrenadores y entrenador de delanteros de Western Stormers, respectivamente). En la misma presentaban un modelo estructurado para implementar la melé en defensa en diferentes zonas del campo.

A continuación, presentamos la primera entrega (melés en el lado derecho) de las soluciones de los Stormers para conseguir alterar la posesión rival y, en el mejor de los casos, recuperar la misma.

Estas soluciones, obviamente no son únicas y, previamente, deben estar soportadas por una excelente técnica de los jugadores que componen esta primera fase. Más bien, deben considerarse como un punto de referencia que permitan minimizar la imprevisibilidad de esta formación tan singular en el rugby.


Defensa en melé de Western Stormers 2008, Plan General



Defensa de melé en 22 contraria


Defensa de melé entre líneas de 22


Defensa de melé en 22 propia

En esta segunda entrega hacemos referencia a las diferentes alternativas diseñadas por los Stormers para la defensa de las melés centradas.

Como se puede apreciar en las animaciones que se acompañan, los sudafricanos establecen dos zonas claramente definidas: la primera que abarca desde la línea de 5m de campo rival hasta la línea de 22 propia y la segunda correspondiente a la zona de 22 propia.

Para facilitar la comprensión y por no existir diferencias estructurales, los diseños para la primera zona los hemos realizado con melés situadas en el centro del campo.

Volvemos a hacer hincapié en que los diseños que presentamos no constituyen la panacea de la defensa en melé. Casi con toda seguridad nuestros lectores encontrarán acciones, movimientos “mejorables”, y esto constituye un claro síntoma de estar vivos rugbísticamente hablando.


Defensa de melé centrada: desde campo rival a línea de 22 propia.


Defensa de melé centrada: en zona de 22 propia.

En esta última entrega, os presentamos las diferentes alternativas que plantean los Stormers para la defensa de la melé en el lado izquierdo del campo. Como en los casos anteriores, los diseños los establecen en función de la posición en la que se produce esta primera fase.

Con el empuje coordinado, los giros y las diferentes conformaciones que adoptan los tres cuartos, entre otras, intentan plantear problemas a sus rivales para reducir la calidad de sus balones.

No debemos olvidar que la presión es un principio fundamental de nuestro juego, pero también es importanter recordar que cuando se ejerce colectivamente y siguiendo un plan estructurado los resultados mejoran sustancialmente.


Defensa de melé lado izquierdo: desde la línea de marca rival a línea de 22 rival.


Defensa de melé lado izquierdo: entre zonas de 22.


Defensa de melé centrada: en zona de 22 propia.

A lo largo de un partido se suceden repetidas ocasiones en las que los equipos "ceden" la posesión al rival, una de las formas más frecuente de pérdida de posesión llega como resultado de un placaje.

El placaje tiene como objetivos detener el avance del rival e intentar recuperar la posesión. Detener el avance del rival lleva implícito la pérdida de continuidad atacante*, al menos temporalmente, y la posibilidad de disponer de un tiempo extra para reorganizar la estructura defensiva, en espera de que la presión ejercida sobre el ataque permita el fin último, la recuperación del balón.

Todo comienza por el placador

En cualquier tipo de placaje el elemento estrella en el establecimiento de la posibilidad de recuperación es el placador, tanto por facilitar la situación propicia, el placaje, como por ser, normalmente el jugador más cercano a la posible disputa, lo que le posibilitará recuperar el balón, ser el primer hombre en el ruck o si entra por campo contrario para la recuperación, establecer un "obstáculo" eficaz para el acceso al balón por parte del rival.

Para reforzar la idea de que el objetivo último del placaje es el "turnover", debemos hacer conscientes a los jugadores que el placaje es un medio no un fin, que no han completado su labor derribando al portador. Es a partir de ese momento, completado el placaje, cuando deben utilizar todos sus recursos técnicos para, inmediatamente, soltar al placado, ponerse de pie y disputar la posesión, para lo que cuentan con la ventaja reglamentaria añadida de poder participar en la disputa desde cualquier posición.

Placador recuperador
Primero en el ruck

Otros factores

No debemos pasar por alto, aunque lo dejaremos para posteriores trabajos, la importancia de otros factores no menos importantes como las técnicas específicas de placaje, de recuperación, la presencia de ayudante del placaje y su participación en la disputa o la de los jugadores que llegan en apoyo, entre otros.

Placaje dominante

Como hemos comentado anteriormente, todos los tipos de placaje son apropiados para conseguir el primer objetivo, detener el avance del rival, pero no todos contemplan la misma probabilidad de recuperación del balón. Lo que marca la diferencia es la dominancia en el placaje.

En los placajes dominantes, el placador (con mayor frecuencia) entra a más velocidad que el portador del balón, lo que puede constituir un factor importante en la dominancia en el mismo.

.

Cuando hablamos del placaje dominante, nos estamos refiriendo a un tipo de placaje frontal en el que el defensor entra al contacto y hace retroceder, empuja hacia atrás, al atacante, normalmente en un movimiento.

Un placaje dominante eficaz puede conducir, en primera instancia, a la recuperación de la posesión. El fuerte impacto puede provocar que el portador pierda el control sobre el balón, lo que concedería la posibilidad de ser aprovechado inmediatamente por los defensores, o conducir a un balón adelantado que les proporcionaría la introducción de balón en la melé subsiguiente, siempre que el árbitro considere que no es aplicable la ley de la ventaja.

De cualquier forma, hacer retroceder al defensor, o lo que es lo mismo retrasar la línea de ventaja y establecer nuevas líneas de fuera de juego, proporciona una importante ventaja para el equipo en defensa, lo hace trabajar "front foot", avanzando, mientras que el atacante tiene que retroceder para cumplir las exigencias reglamentarias, lo que se traduce en una pérdida de tiempo en apoyo y en consecuencia limitar su acceso al balón y en disponerlo en una disposición de "back foot" (retrocediendo).

Placaje asfixiante

Una variedad del placaje dominante, cada vez más en uso, que potencia la eficacia de la recuperación del balón, es el placaje asfixiante ("Smother tackle"), que se rige por los mismos principios que el dominante ortodoxo, con la diferencia que en este caso el placador entra en contacto con el portador a la altura o por encima del balón, atrapando hombre-balón y anulando cualquier posibilidad de liberación del mismo.

En la actualidad existe otra modalidad de placaje, el placaje choke ("choke tackle") que constituye, una fuente de recuperación nada despreciable, pero que no hemos considerado incluirla en este trabajo ya que no cumple los requisitos necesarios para entrar en la definición reglamentaria de placaje, "un placaje ocurre cuando el portador del balón es agarrado por uno o más oponentes y derribado al suelo".

Respecto al "Chop tackle" o placaje tala, y debido a su cada vez mayor relevancia en el rugby actual, creemos que es necesario realizar un estudio independiente.


* No contemplamos el "offload" excepto el que se realiza desde el suelo "upload", ya que por definición el offload es el pase del balón antes de completarse el placaje (placador y placado en el suelo).


Durante las próximas semanas Rugby Sapiens se ha propuesto comentar algunos elementos que, a su parecer, les han parecido destacables y significativos en el juego de las selecciones integrantes en el Torneo de las Seis Naciones 2017.

No es pretensión de esta web sentenciar sobre cuáles han sido los mejores momentos del juego de los equipos o los factores claves que han influenciado en el resultado final. Somos conscientes que, afortunadamente, los puntos de vistas y los criterios pueden ser tan diversos como las personas o medios analizadores.

Los comentarios que siguen son solo una opinión más, tan respetable como las demás y, casi con toda seguridad, confeccionados con el mismo entusiasmo por nuestro deporte que otros expertos.

Encuentro: Inglaterra vs Francia

1er APUNTE: MOVIMIENTO DE FRANCIA

Francia dispone de una melé entre las líneas de 22m y de 10m en campo propio, a la izquierda del ataque. En principio y atendiendo a la lógica del juego, esta podría ser una posición propicia para dar una patada para ganar territorio, objetivo alcanzable, aunque dependiente de la precisión de la patada y de una buena persecución que anulase las posibilidades del contraataque inglés, o por lo menos así estaba planteado en el modelo inglés de defensa que dejó a su ala del abierto nº 11, Elliot Daly, con cierta profundidad, no esperando o por lo menos considerando muy poco probable el juego desplegado a la mano francés.

Los franceses, con muy buen criterio, deciden jugar a la mano a partir de una colocación inicial en la que disponen al ala del cerrado nº 11, Virimi Vakatawa, detrás de su apertura y que utiliza como disparador para desplazarse hacia el abierto el pase del medio de melé.

En cuanto a los centros, se han dispuesto prácticamente planos, con la particularidad que el nº 13, Remi Lamerat, ocupa la posición de centro interno y el 12, Gael Fickou, el externo.

El apertura, Camille Lopez, salta al 13 pasando al 12 y, a continuación el nº 15, Scott Spedding, describiendo una trayectoria hacia el interior, actúa como jugador señuelo con el objetivo de parar la deriva de la defensa inglesa, momento que aprovecha el 12 para pasar por su espalda al nº 11 que se ha incorporado.

Finalmente, Vakatawa, logra atraer la atención del ala inglés que "desconfía" de la defensa de su compañero y consigue hacer un offload para Noa Nakaitaci que está a punto de ensayar.


2º APUNTE: MODELO DE FRANCIA

Interesante modelo el estructurado por Francia a partir de un lateral en la línea de 50 y en el lado derecho del campo. Para su mejor comprensión consideramos conveniente desglosarlo en sus componentes:

1. Lateral. Francia establece un lateral de 5 hombres en el que se puede observar un movimiento de señuelo que traslada al nº 5, Yoann Maestri, desde su posición original, penúltimo en el lateral, a la primera, y yendo el balón destinado al nº 4, Sebastien Vahaamahina, que es levantado por delante por el nº1, Cyrill Baille procedente de la 1º posición del alineamiento. La posición de medio de melé la ocupa el lugar del flanker nº 7, Damien Chouly.

Un elemento interesante a considerar es la mínima duración del maul que establecen, lo suficiente para implicar y sacar del juego momentáneamente a los delanteros ingleses que intentan evitar un avance por empuje francés.

2. Primer breakdown. El nº 7 actúa como receptor del balón procedente del saltador y da un pase en corto al ala nº 14, Noa Nakaitaci que entra a ritmo por el "poco" defendido canal del 10. Tras pasar la línea de ventaja es detenido estableciéndose el primer breakdown. Francia está en "front foot" y el balón es rápido y, por tanto, de calidad.

3. Segundo breakdown. El nº9 francés, Baptiste Serin, abre el balón al nº 8, Louis Picamoles, que partiendo de una posición incorporada a la línea de tres cuartos, describe una trayectoria hacia el interior, en dirección al pase para romper la línea de defensa inglesa. Tras su poderoso avance es detenido y, nuevamente, se obtiene un balón rápido que el medio de melé utiliza para cambiar el sentido del juego, hacia una línea bien estructurada que se ha trasladado hacia el interior y que goza de superioridad numérica, además de un enfrentamiento desigual en cuanto a velocidad.


3er APUNTE: ALTERNATIVAS DEL MAUL DE FRANCIA

Uno de los detalles a destacar del equipo francés es su gran versatilidad en el trabajo del maul de lateral. Os presentamos 3 secuencias en las que se puede apreciar algunas de las alternativas empleadas por los franceses. En todos los casos desarbolan la defensa inglesa y crean alternativas de juego.

4º APUNTE: "MAN OF THE MATCH"

Hemos considerado de justicia abrir este 4º apunte para agradecer el excelente trabajo realizado por Louis Picamoles en su partido contra Inglaterra. Su contribución abarca todos los aspectos del juego, consistente portador del balón, placador implacable y sobretodo una actitud ante el juego encomiable.

5º APUNTE: MODELO INGLATERRA

Inglaterra diseña un modelo a partir de un lateral situado entre las líneas de 22m y 10m rivales. Desglosado en sus componentes tendríamos:

1. Lateral. Se trata de un lateral de 7 hombres en el que la posición de receptor (medio de melé) está ocupada por el nº 8, Nathan Hughes, y el nº 9, Ben Youngs, está posicionado como primer hombre del alineamiento.

El lanzamiento tiene como destinatario el nº 4, Joe Launchbury, quién desde el aire pasa al nº 9 que ha abandonado el alineamiento para convertirse en receptor. Movimiento que sirve como disparador para el del nº 8 que corre hacia el fondo del lateral esperando recibir el pase del 9.

2. Primer breakdown. El nº 8 avanza con el balón logrando sobrepasar la línea de ventaja y siendo detenido por el jugador del fondo del lateral francés, nº 17, Rabah Slinai, que salió en sustitución del nº 3, Uini Atonio, con la colaboración del talonador, Guilhem Guirado y del nº 8, Louis Picamoles.

Se trata de un balón rápido que el medio de melé va a abrir a un "pod" de tres jugadores que se han recolocado siguiendo el sentido del juego, hablamos de los números 4, 5 y 6, Launchbury, Lawe e Itoje respectivamente. Dichos jugadores se encargarán de aprovechar su "momentun" para ganar terreno, aunque serán detenidos por los flankers franceses, Damien Chouly y Kevin Gourdon, para formarse el segundo breakdown.

3. Movimiento final. Un nuevo balón rápido permite al 9 pasar a su apertura, siguiendo el flujo, que intenta sorprender a la defensa pasando pop en un intervalo defensivo al nº 14, Jonny May, que permanecía oculto en una segunda línea de ataque. Pero la defensa francesa muy bien posicionada aborta el elemento sorpresa.


Encuentro: Italia vs Gales

1er APUNTE: PATADAS

Hemos querido destacar en este primer apunte la excelente defensa italiana durante los aproximadamente 17 primeros minutos de juego, quizás favorecida por la falta de alternativas galesas a la hora de crear incertidumbres a sus rivales.

Gales durante este tiempo se limita a realizar un juego cómodo, mecánico, probablemente confiado en la fortaleza de sus delanteros, que hace que básicamente, una y otra vez, fase tras fase, sigan el sentido del juego, yendo "around the corner", recibiendo balones en corto y provocando nuevos contactos, esperando desgastar a la defensa italiana.

Bajo nuestro punto de vista, el poco éxito de la estrategia planteada hace que el apertura galés, Dan Biggar, empiece a tomar decisiones basadas en sus habilidades de juego al pie, dándonos un repertorio digno de los mejores aperturas.

En el cuadro siguiente se pueden observar una serie de datos referentes a dichas patadas.

.

2º APUNTE: MODELO GALES 1

Previamente a la lesión y sustitución del nº 10 inglés en el minuto 34:57, y con el marcador 7-0 a favor de Italia, se presenta una situación que consideramos crea un punto de inflexión en el desarrollo del juego. Se trata de un modelo que diseña Galés, a partir de un lateral, de dos fase con "inversión del juego" a partir de la segunda, que viene precedida por una muy rápida realineación de los jugadores para jugar el balón de vuelta y con la que consiguen una superioridad numérica que se ve truncada por unas trayectorias de carrera y pases deficientes. Pero, "la luz se ha encendido", siguiendo el flujo no hay desorganización defensiva, invirtiéndolo se crean posibilidades.

3er APUNTE: MODELO GALES 2

En el 66:14 podemos ver con más claridad la desorganización que produce en Italia una inversión del juego después de varias fases siguiendo el sentido del flujo.

Nuevamente a partir de un lateral Gales estructura un modelo que los lleva después de tres fases, siguiendo el sentido del juego, a una posición centrada en el campo, prácticamente debajo de palos. Es notable como la inversión del juego que se produce a partir de ese tercer breakdown viene precedida por una "rapidísima" recolocación de los tres cuartos galeses, con la que consiguen no solo una superioridad numérica sino también mismatches en velocidad (tres cuartos frente a delanteros). Excelente ensayo y extraordinario análisis de la defensa.

Encuentro: Escocia vs Irlanda

1er APUNTE: MOVIMIENTO COMBINADO IRLANDA

Un interesante movimiento, en el que intervienen delanteros y tres cuartos, que tiene su origen en un lateral de 7 hombres en el lado izquierdo el ataque.

Las particularidades de lateral las constituyen en primer lugar la presencia en la posición de medio de melé, al nº 7, Sean O´Brien, mientras que el nº 9, Conor Murray ocupa la posición de primer receptor. En segundo lugar, indicar que el receptor del lateral es el pilar nº 1, Jack McGrath, quién tras recibir el balón lo pasa al 7 prácticamente en el fondo del alineamiento.

El movimiento de tres cuartos consiste básicamente en la actuación de dos jugadores señuelo, 13 y 12, Garry Ringrose y Robbie Henshaw que siguen trayectorias hacia la fuente de posesión y que salen alternativamente, para que el balón sea pasado por sus espaldas hasta llegar al 15, Rob Kearny, que entra al intervalo que se ha creado entre los defensores 12 y 13.


2º APUNTE: LATERAL ESCOCIA

Aunque éste apunte no es muy original ya que se han encargado los medios de difundirlo como una combinación genial en el lateral de Escocia, Rugby Sapiens no puede pasarlo por alto y considera conveniente incluirlo dentro de sus anotaciones.

.

Escocia dispuso de un lateral a 5m de la línea de ensayo irlandesa. En el mismo dispuso a 9 jugadores. Dos de los cuales eran tres cuartos, el nº 11, Tommy Seimour, y el nº 12, Alex Dunbar, situados en 2ª y 3ª posición respectivamente. Esto no constituyó una sorpresa en las filas irlandesas, ya que con frecuencia hay equipos que optan por incorporar a jugadores de la línea en el lateral con la intención de organizar un maul de empuje que los introduzca dentro de la zona de ensayo rival.

Irlanda solo sitúa a 8 en el lateral, de forma que sus pods de salto se enfrenten a los de Escocia, dejando el espacio libre (9 vs 8) al frente del lateral, donde presuponen que no va a ir destinado el lanzamiento, ya que los escoceses no han dispuesto a ningún saltador en esa zona.

Otra pista que Escocia proporciona a Irlanda es la posición de jugador que ocupa la posición de medio de melé, el nº 7, Hamish Watson, que hace pensar que el lanzamiento puede ir destinado al fondo del lateral donde los escoceses han dispuesto otro pod de salto.

Las alternativas para Escocia son variadas, si Irlanda sitúa a una de sus torretas de salto al comienzo del lateral, el lanzamiento hubiera ido destinado al medio, pero al dejar libre el frontal, la llamada está clara. El lanzamiento se destina al nº 12, un centro de buena envergadura y potencia (1,87m y 104 kg), que sin oposición penetra en la zona de ensayo rival.


3er APUNTE: NÚMERO DE FASES, TIEMPO DE POSESIÓN

En principio parece sorprendente que un equipo que tiene aproximadamente el 60% del tiempo de posesión, de la que el 63% ha sido en campo contrario haya perdido el partido, pero es real, es el caso de Irlanda frente a Escocia.

Los gurus del juego tendrán explicaciones sobre los factores que han podido influir en este sorprendente resultado final. Bajo nuestra modesta opinión consideramos que uno de los factores ha sido la sobre implicación de jugadores en las situaciones de breakdown atacantes por parte de Irlanda, unido a la excelente e inteligente defensa escocesa.

Tras cada breakdown un mínimo de 3 jugadores irlandeses eran necesarios para hacer una limpieza efectiva de uno o como máximo dos jugadores escoceses, lo que se traducía una y otra vez en inferioridades numéricas para ataques subsiguientes. Además, los balones eran en altísimo porcentaje de "mala calidad" excesivamente lentos, lo que provocaba la recolocación inmediata de los defensores.

Aún así, Irlanda confiaba en el poder de sus delanteros como para cambiar el estilo de juego a uno más rápido y abierto.

Las fases en juego abierto irlandesas se volvieron interminables y con frutos insuficientes para ganar el partido. En la tabla adjunta se ofrecen algunos datos significativos al respecto. Solo aparecen las secuencias con un mayor número de fases.

.

Solo en esas 6 secuencias de juego Irlanda disfrutó de una posesión de 9 minutos 15 segundos, que es aproximadamente el tiempo de posesión de 60 minutos de juego de un equipo de la División de Honor A de España.