10. Zaguero




  • CARACTERÍSTICAS FUNDAMENTALES:
    - Buenas habilidades posicionales.

    - Espontáneo, concentrado, frío y con coraje.

    - Capaz de recepcionar todo tipos de balones bajo presión.

    - Buenas habilidades de pateo especialmente a lateral y up & under.

    - Capacidad para leer el juego y contraatacar.

    - Disponer de velocidad, anticipación y creatividad.

    - Alta capacidad defensiva.

    - Conciencia de ser el último hombre en defensa y el hombre extra en ataque.




  • La posición

    El zaguero es el jugador que debido a su posición retrasada dispone de más tiempo y espacio para leer el juego que se está desarrollando delante de él, tanto en ataque como en defensa. La capacidad para leer el juego y anticiparse a lo que sucederá a continuación es una de sus cualidades fundamentales.

    Una vez detectadas oportunidades atacantes, el zaguero tiene que disponer de las habilidades necesarias para materializar las mismas y puede hacerlo implicándose como un corredor que llega desde la profundidad para recibir el balón y penetrar en un hueco o para actuar como jugador señuelo. Su capacidad para iniciar/participar en contraataques junto con sus compañeros de atrás siempre mantendrá al rival en tensión.

    Su capacidad para recepcionar patadas rivales (preferiblemente antes de que boten, aunque se verá obligado a tratar con balones que tendrá que levantar del suelo o caer sobre él y levantarse) es otro elemento básico de su juego.

    Con frecuencia, tiene que mostrar su maestría (cada vez menos en la actualidad) con el juego al pie y tener habilidad para ejecutar diferentes tipos de patadas, algunas para aliviar la presión, otras para contraatacar.

    El zaguero es normalmente el último defensor y el pivote del alineamiento defensivo (11-15-14). Debe ayudar a organizar la defensa y particularmente debe poseer una excelente técnica de placaje. El zaguero forma parte de la columna vertebral del equipo, 15, 10, 9, 8, 2. Es la retaguardia en defensa y un explorador en ataque.

  • "El zaguero: En la última línea de defensa, el zaguero generalmente se desmorona bajo la presión a la que se ve sometido. Esto se manifiesta de varias maneras que incluyen patadas “horribles” o en el fallo de placajes. Si los astros les son propicios, puede armar contraataques junto con los alas, pero este fenómeno es demasiado infrecuente para merecer comentarlo. El estatus del zaguero como jugador de rugby es cuestionable ya que se pasa la mayor parte del partido como espectador. De hecho, esa personalidad la mantiene fuera del campo, en el tercer tiempo se le suele ver bebiendo solo en una esquina".
    Ryan Rennsaker.