10. Zaguero




  • CARACTERÍSTICAS FUNDAMENTALES:
    - Buenas habilidades posicionales.

    - Espontáneo, concentrado, frío y con coraje.

    - Capaz de recepcionar todo tipos de balones bajo presión.

    - Buenas habilidades de pateo especialmente a lateral y up & under.

    - Capacidad para leer el juego y contraatacar.

    - Disponer de velocidad, anticipación y creatividad.

    - Alta capacidad defensiva.

    - Conciencia de ser el último hombre en defensa y el hombre extra en ataque.




  • La posición

    El zaguero es el jugador que debido a su posición retrasada dispone de más tiempo y espacio para leer el juego que se está desarrollando delante de él, tanto en ataque como en defensa. La capacidad para leer el juego y anticiparse a lo que sucederá a continuación es una de sus cualidades fundamentales.

    Una vez detectadas oportunidades atacantes, el zaguero tiene que disponer de las habilidades necesarias para materializar las mismas y puede hacerlo implicándose como un corredor que llega desde la profundidad para recibir el balón y penetrar en un hueco o para actuar como jugador señuelo. Su capacidad para iniciar/participar en contraataques junto con sus compañeros de atrás siempre mantendrá al rival en tensión.

    Su capacidad para recepcionar patadas rivales (preferiblemente antes de que boten, aunque se verá obligado a tratar con balones que tendrá que levantar del suelo o caer sobre él y levantarse) es otro elemento básico de su juego.

    Con frecuencia, tiene que mostrar su maestría (cada vez menos en la actualidad) con el juego al pie y tener habilidad para ejecutar diferentes tipos de patadas, algunas para aliviar la presión, otras para contraatacar.

    El zaguero es normalmente el último defensor y el pivote del alineamiento defensivo (11-15-14). Debe ayudar a organizar la defensa y particularmente debe poseer una excelente técnica de placaje. El zaguero forma parte de la columna vertebral del equipo, 15, 10, 9, 8, 2. Es la retaguardia en defensa y un explorador en ataque.

  • "El zaguero: En la última línea de defensa, el zaguero generalmente se desmorona bajo la presión a la que se ve sometido. Esto se manifiesta de varias maneras que incluyen patadas “horribles” o en el fallo de placajes. Si los astros les son propicios, puede armar contraataques junto con los alas, pero este fenómeno es demasiado infrecuente para merecer comentarlo. El estatus del zaguero como jugador de rugby es cuestionable ya que se pasa la mayor parte del partido como espectador. De hecho, esa personalidad la mantiene fuera del campo, en el tercer tiempo se le suele ver bebiendo solo en una esquina".
    Ryan Rennsaker.




  • Otras características: la carrera
    - Una vez “leído” el juego, tener la capacidad para correr a ritmo y con la trayectoria correcta, rápidamente hacia la posición adecuada tanto en ataque como en defensa.

    - Capacidad de evasión.

    - Si algún jugador del equipo tiene que ser tan rápido como los alas ese es el zaguero.

    - Capacidad para cambiar de dirección en ataque y a toda velocidad para no dar un punto fijo al marcador.

    - Capacidad de aceleración para incorporarse a la línea en ataque constituyendo un factor sorpresa, evitando que el rival pueda captar su "timming".

    - Debe ser un jugador impredecible, que marque las diferencias, para lo que necesita ser capaz de cambiar de velocidad de carrera con facilidad.




  • Otras características: el contacto

    - Capaz de realizar todo tipo de placajes, de frente, laterales, por detrás.

    - Capacidad para mantener la posesión en el contacto permaneciendo de pie hasta la llegada de los jugadores de apoyo.

    - Cuando es sujetado de pie y en posesión debe desempeñar correctamente su papel en el maul así como saber caer con el balón favoreciendo el ruck.

    - Para imponer sus condiciones en el contacto es aconsejable que el zaguero posea fuertes piernas y un tren superior musculado y poderoso.




  • Manejo

    - Ser capaz de recepcionar el balón del aire tanto saltando como sin saltar e independientemente de la presión.

    - Ser capaz de levantar del suelo utilizando la técnica apropiada y sin pérdida de "momentum".

    - Ser capaz de caer sobre el balón y levantarse rápidamente independientemente de la presión.

    - Capacidad para pedir mark en situaciones de extrema presión.

    - Ser capaz de pasar con eficacia hacia ambos lados a diferentes distancias y alturas y utilizando los pases apropiados.

    - Ser capaz de recibir todo tipo de pases y "atacar" el balón en la recepción.




  • Patada

    - Capaz de patear con potencia y precisión con ambos pies, bajo diferentes situaciones de presión y empleando diferentes tipos de patadas (grubber, chip, volea, up and under...).

    - Un buen zaguero antes de patear piensa en solucionar los problemas corriendo o jugando a la mano para no perder la posesión.

    - Cuando patea el balón debe poner a sus rivales en una posición difícil para lo que debe conocer o al menos intuir sus puntos débiles.

    - Si recibe un mal pase siempre debe considerar la posibilidad de patear para quitar presión sobre sus compañeros de equipo.










  • Primera fase: ataque

    - En la formación de la primera fase, el zaguero debe observar cómo están situados los tres cuartos rivales para saber dónde atacar explotando las debilidades del rival.

    - En su incorporación a la línea de tres cuartos debe provocar incertidumbre en el rival, para que no tenga la certeza de por dónde va a ingresar en la línea.

    - Ser capaz de "leer el juego" y esperar el momento oportuno para actuar.

    - Participar en los movimientos programados de los tres cuartos, bien para actuar como portador del balón o cómo señuelo.

    - Explotar el lado cerrado incorporándose con ritmo y por sorpresa.

    - Hacer rupturas en la línea defensiva gracias a sus habilidades de carrera/evasión.

    - Incorporarse para crear superioridad numérica.

    - Ser finalizador.




  • Primera fase: defensa


    - Se comunica con los restantes tres cuartos para constituir una defensa hermética.

    - Placa y se posiciona y recepciona balones procedentes de las patadas rivales con eficacia.

    - Normalmente sigue el movimiento de los tres cuartos rivales estando atento a la situación del zaguero rival.

    - Debe ser un excelente placador, dominando todo tipo de placajes, es más, no solo debe sentirse satisfecho al placar por el servicio que le brinda al equipo, sino que debe vivir la agradable sensación que significa hacer buenos placajes.

    - Trabaja la defensa en péndulo en colaboración con sus alas.