1. Principios del juego en defensa

Share

    Avanzar

    Al avanzar la defensa reduce el tiempo y el espacio para que el ataque prospere exitosamente. Ello es más efectivo si la defensa cumple un modelo determinado, en el cual cada jugador tiene un rol. El objetivo de este modelo es reducir las opciones del equipo atacante. Cuando una opción haya sido elegida es posible que no sea la más favorable o que sea mal ejecutada, en ambos casos la defensa debe estar lista para reaccionar y la posesión de la balón puede ser recuperado. La reducción de opciones puede llegar por la disputa de las formaciones fijas, alterando la posesión del rival; por defender al interior del portador del balón lo que lo aísla de los apoyos y lo obliga a dirigirse al exterior; o incluso reduciendo sus opciones de patada u obligándolo a patear en condiciones difíciles, lo que permitirá recuperar la posesión.


    Presión

    La presión se aplica mediante el placaje al portador del balón y la disputa de la posesión, pero hay que tener en cuenta que después de un placaje, la defensa puede tener que ajustar y redefinir el modelo defensivo ya que es posible que portadores de balón habilidosos hayan puesto el balón a disposición de sus compañeros de equipo. La clave es la paciencia. Intentar recuperar la posesión en forma inmediata puede resultar en una infracción o implicar a un excesivo número de jugadores. Lo primero terminará con un golpe en contra y lo segundo permitirá crear espacio para la penetración del ataque rival. El éxito de los placajes efectuados determinarán que el equipo rival obtenga o no ganancia territorial.


    Apoyo

    El placador no siempre puede recuperar y mantener la posesión sin el apoyo de sus compañeros. Este apoyo puede ayudar a completar el placaje, levantar un balón suelto, arrancar el balón de un contrario que ha sido sujetado o interceptar un pase. Además, los jugadores de apoyo deben estar capacitados en la formación y disputa de rucks y mauls para recuperar la posesión.




    Recuperación de la posición

    La recuperación de la posesión completa la fase defensiva del juego. Una vez recuperada la posesión, el equipo debe reaccionar y contraatacar. Cualquier demora en la toma de las nuevas responsabilidades permitirá al rival organizarse defensivamente y evitar el efecto sorpresa. El contraataque se inicia a partir de la recuperación del balón que se produce al: coger un balón suelto, interceptar un pase, robar el balón a un oponente, recuperar el balón después de un placaje, recibir una patada y tras una infracción del rival. Una vez recuperada la posesión, el equipo pasa a ser atacante y se deben aplicar los Principios del Ataque.