2. Principios del juego en ataque

Share

    Obtener posesión

    Para obtener posesión del balón los jugadores deben ser competentes en sus habilidades individuales (recepción del balón, levantarlo del suelo, patear…), de subunidad (rucks, mauls) y unidad (melés, saques, laterales) necesarias.





    Avanzar

    Con la posesión ganada, el equipo puede atacar, avanzando. Para ello se usarán las destrezas individuales de carrera evasiva, el pase y la patada y las específicas de subunidades y de unidades, proporcionadas por delanteros y tres cuartos. Las oportunidades para correr evasivamente ocurren, más frecuentemente, cuando la defensa está desorganizada y/o es superada en número. Esto genera incertidumbre en la defensa y por ello aparecen los huecos. También suelen aparecer porque los tres cuartos han llevado a cabo un movimiento atacante que ha originado dudas defensivas. La utilización de la patada para progresar puede tener como resultado la pérdida de la posesión. Esto ocurre cuando el balón es pateado para ganar territorio o simplemente tras una patada de aclarado para aliviar la presión. En esta situación la distancia ganada en el campo de juego suele compensar la pérdida de posesión. También pueden usarse los mauls para desplazar la pelota hacia adelante si el equipo oponente no disputa la posesión. La opción elegida dependerá, entre otros factores, de las fortalezas y debilidades del equipo, la posición en el campo de juego, las condiciones del juego, por ejemplo: condiciones climáticas y del terreno, el resultado y el tiempo restante de partido.

    Apoyo

    El ataque puede continuar mediante la utilización de los compañeros de equipo que corren en apoyo del portador del balón en posición para recibir un pase. La simple presencia de jugadores de apoyo en colocaciones apropiadas para recibir el pase va a crear confusión en los defensores sobre si dirigirse a placar al portador o concentrarse en el posible receptor, abriéndose ambas alternativas para continuar el ataque. El juego de apoyo es la habilidad más frecuentemente practicada por los jugadores, porque está claro que sólo un jugador puede estar en posesión del balón. Por lo tanto, se establece una relación directa entre el éxito del equipo y la efectividad del juego de apoyo al portador del balón. Los jugadores de apoyo deben ser utilizados, no ignorados, por el portador del balón para hacerlos conscientes de la importancia de su presencia y para que a su vez cuando sean portadores respondan de la misma forma. Una vez que el balón ha sido pasado, el jugador que lo llevaba debe inmediatamente transformarse en un jugador de apoyo.
    Los jugadores de apoyo deben:
    • Comunicar su disponibilidad, clara y rápidamente.
    • Proporcionar opciones para el portador.
    • Utilizar el espacio.
    • Proporcionar continuidad.
    • Entrar hacia el balón y asegurarlo si el portador es placado.

    Continuidad

    La continuidad es la capacidad de un equipo para mantener el ataque. Si la defensa impide que el ataque pueda continuar, puede ser necesario formar un ruck o un maul. El papel de los rucks y mauls es el de permitir al equipo atacante restablecer el espacio necesario para el ataque. Formando rucks o mauls (frecuentemente denominado juego de segunda fase), las reglas restablecen las líneas de fuera de juego. Entonces, se dispone de mayor espacio entre el ataque y la defensa proporcionando tiempo para que el ataque continúe. Además, se crea espacio a lo ancho del campo de juego. Esto ocurre porque los rucks y mauls son formaciones dinámicas de avance. Para detener el avance y disputar el balón, el equipo en defensa debe comprometer a cierto número de jugadores en un muy pequeño espacio, creando espacio a lo ancho del campo de juego. Si la defensa no disputa el ruck o maul, la formación puede avanzar hasta marcar un ensayo. Esto resulta difícil si se forma un ruck ya que el balón está en el suelo y no puede ser levantado hasta que salga del ruck. De modo que la principal ventaja del ruck es la velocidad con que el balón es liberado. Esta debe ser rápida, de modo que la defensa no tenga tiempo para reorganizarse. Cuando se forma un maul el balón está en manos de los jugadores y el agarre colectivo de los jugadores alrededor del portador puede hacerlos avanzar en el campo de juego. Si el maul no resulta disputado puede marcarse un ensayo, y si resulta disputado, el balón puede ser liberado desde el maul y pasado al espacio dejado libre por la defensa y avanzar.
    Una continuidad efectiva, por lo tanto, depende de:
    • Una toma de decisión eficaz.
    • Habilidades de manejo y retención que aseguren el control del balón.
    • Habilidades de apoyo mediante jugadores que llegan en corto y con amplitud, con profundidad y al ritmo adecuado.
    • Calidad en las habilidades de la toma de decisiones – ¿Dónde se puede usar mejor el balón a continuación?
    • Disponibilidad del balón.
    • Habilidades de ruck y maul efectivas.

    Presión

    Se aplica presión al equipo en defensa por parte del equipo atacante mediante la obtención de la posesión, avanzando con ritmo y desplazándose hacia una posición en el campo de juego lo más cercana posible a la línea de ensayo del equipo en defensa. Entonces, la presión se basa en la Posesión, el Ritmo y la Posición (en el campo). Estos tres factores crean presión sobre el equipo en defensa ya que este deberá reaccionar ante las posibles opciones del equipo atacante.