13. Presentación del balón II

Share
Squeeze ball

Tradicionalmente, esta técnica se viene ejecutando disponiéndose el jugador sobre sus rodillas y situando el balón entre las piernas una vez que se va al suelo tras el contacto. Últimamente esta habilidad está "evolucionando" con dos objetivos, incrementar las posibilidades de mantener la posesión y poner más énfasis en la seguridad del jugador.

En el "squeeze ball" usual muchos jugadores disponen la cabeza en una mala posición, lo que provoca la aparición de lesiones cervicales. En los dos dibujos siguientes se puede apreciar las posiciones incorrectas y correctas, quedando patente que si el jugador en posición incorrecta sufre un empuje desde atrás hacia delante, el cuello sufriría una flexión que podría causar un grave proceso traumático.







En cambio si el jugador sitúa su cabeza lateralmente evita el movimiento anormal de la misma reduciéndose la posibilidad de lesión, o lo que es lo mismo garantizando un poco más la seguridad del jugador.






En cuanto a aumentar las posibilidades de mantener la posesión se recomiendan dos alternativas al squeeze ball clásico, teniendo ambas en común que el cuerpo debe quedar plano en el suelo y no en posición cóncava respecto a él. La razón hay que buscarla en que, cuando el jugador está de rodillas, método clásico, con el balón entre las piernas, el defensor puede acceder al balón más fácilmente, a veces solo hace falta abrazar y levantar al portador para ser beneficiado de una infracción por retenido, pero al estar tumbado en el suelo, paralelo a la línea de lateral, el balón queda también detrás, a la altura de las rodillas, pero ahora a mayor distancia del defensor. También es importante indicar que no se producen diferencias en cuanto al tamaño de la puerta del placaje en ninguno de las alternativas que se presentan pero, como no, si existen importantes variaciones en cuanto a la distancia en la que se establece la línea de fuera de juego respecto al balón.

La primera alternativa consiste en que el jugador dispone el balón detrás, pero a un lado del cuerpo, y levanta la pierna más cercana al balón pasándola por encima para dificultar el acceso al mismo del defensor.






La segunda alternativa trata de mantener el cuerpo tumbado en el suelo, al igual que antes, paralelo a la línea de lateral, y colocar el balón justo detrás entre las rodillas con lo que la puerta del placaje es igual de reducida pero la línea de fuera de juego queda aún más alejada del balón.