3. Otros principios y valores

Share

    Trabajo en equipo

    El trabajo en equipo es esencial para nuestro deporte, de hecho en el rugby se rinde culto al juego en equipo. Jugamos desinteresadamente y aprendemos a sacrificarnos a riesgo del propio físico. Estamos orgullosos de nuestro equipo, dependemos unos de otros y somos conscientes de que cada jugador tiene un papel que desempeñar para el bien del colectivo.




    Respeto

    El respeto mutuo es la base de nuestro deporte. Tenemos en alta estima sus valores y tradiciones y ganar el respeto de los demás por la forma en la que nos comportamos. Respetamos a nuestros colegiados y aceptamos sus decisiones, respetamos a compañeros y rivales y es justamente ese respeto lo que marca la diferencia con otros deportes.
    El rugby fomenta las relaciones, amistades y uniones más fuertes. Por tanto es un medio para relacionarse y establecer vínculos con gentes, pueblos y sociedades.
    No te olvides, “sin rival no podemos jugar, no es un enemigo, por lo tanto, hay que respetarlo”.


    Disfrute

    El disfrute es la razón por la que jugamos y apoyamos el rugby. “El rugby debe tomarse con cierta diversión, con cierta ligereza, sin ceño fruncido, sin solemnidad militar. Siempre hay lugar para la broma, para la diversión, porque fundamentalmente, dentro y fuera del campo el rugby es para divertirse”.
    Veco Villegas.




    Disciplina

    La disciplina sustenta nuestro deporte. Genéricamente se la considera como la capacidad para controlar los impulsos, por lo que a su vez modela el carácter y el comportamiento incrementando la eficacia de los participantes Debemos aseguramos que los integrantes en nuestro deporte tienen la capacidad de auto controlarse, de ser justos y honestos. Apoyamos nuestro sistema disciplinario, que protege a nuestro deporte y defiende sus valores. Sin disciplina, sería imposible jugar rugby conforme a los parámetros requeridos por este deporte.



    Deportividad

    Deportividad es la base sobre la que el rugby se construye. Tenemos que mantener la tradición del rugby de camaradería con los compañeros y la oposición. Es obligatorio el juego limpio tanto dentro como fuera del campo y ser generosos en la victoria y en la derrota digna. Jugamos para ganar, pero no a cualquier precio y debemos reconocer tanto el esfuerzo como el resultado. Hay que asegurar que el bienestar y el desarrollo individual de los jugadores sean fundamentales para todas las actividades de rugby.
    RFU.