9. El juego delante de la defensa

Share

Introducción

En la actualidad, está muy en boga la frase “la defensa puede perder partidos, pero gana campeonatos”. Cada día más la efectividad de las defensas, gracias a la sofisticación de sus sistemas, ponen a prueba la capacidad del ataque.

Es necesario, por tanto, proporcionar al ataque de herramientas que les permitan resolver los problemas que les plantea la defensa rival. Para ello, el primer paso debería ser dotar a los jugadores con la información necesaria para conocer cómo atacar en función de la posición en la que se encuentran en relación con la defensa. En otras palabras, los jugadores deben conocer cómo atacar cuando están situados delante, dentro o detrás de la defensa.

Una vez fijados los patrones generales a seguir, es básico enfatizar la importancia que tiene una adecuada toma de decisiones, que estará en función de las variables de cada situación.

El Juego delante de la defensa

Esta situación se produce en las fases de inicio y reinicio (saques, primeras fases –melé y lateral-, y puntapiés), en las que, básicamente, se presenta un equilibrio numérico y una sólida estructuración defensiva. También es frecuente observarla en segundas fases, cuando la liberación del balón es lenta.

Las formas de juego a emplear en situaciones delante de la defensa son a la mano y al pie.

Juego a la mano

OBJETIVOS

1 Crear incertidumbre defensiva provocando su desorganización.
2 Atacar un intervalo defensivo con un portador del balón a quién se le garantizará un apoyo eficaz en cantidad y calidad.

Los elementos fundamentales para conseguir estos objetivos son:

- Las posiciones de inicio no deben revelar las intenciones, lo contrario permitiría la anticipación defensiva.
- Cualquier tipo de organización que se emplee para provocar el error defensivo debería constar de varias variantes.
- Capacidad de anticiparse, actuar antes de permitir la organización defensiva (por ejemplo, en los puntapiés o segundas fases).

Desarrollo del juego delante de la defensa a la mano:





Juego al pie

OBJETIVOS

1 Anotar puntos.
2 Aunque puede implicar una pérdida de posesión, conseguir avanzar territorialmente y buscar competir/recuperar la posesión para iniciar un nuevo ataque.
3 Salir de la presión y conseguir un beneficio territorial.

Normalmente el juego al pie se utiliza en situaciones delante de la defensa cuando:

- En segundas fases la liberación del balón es lenta o se está retrocediendo.
- En cualquier situación de juego en la que la 1ª cortina defensiva está en superioridad numérica y se presentan espacios libres en la 2ª y 3ª cortina.
- Cuando en el punto de fijación hemos tenido que comprometer a un número excesivo de jugadores para asegurar/conseguir la posesión, lo que condicionaría la utilización de apoyos si se jugase a la mano.

La utilización del juego al pie delante de la defensa está condicionada por:

- Las condiciones climatológicas.
- Las fortalezas y debilidades del ataque.
- El tiempo transcurrido y el marcador.
- La zona del campo.
- La organización defensiva.

Desarrollo del juego delante de la defensa al pie: