1. Recuperando el "momentum" en ataque después del contacto I

Share

El autor es entrenador de Nivel III de la RFU, es Master en Rugby por Stamford School y entrena a Midlands sub 18. Este artículo está basado en la disertación que dio en la “Nacional Age Group Conference” en el 2007.

¿Qué es exactamente el “momentum”? Generalmente ha sido interpretado como la velocidad/ímpetu de un movimiento tanto de un objeto físico como del curso de un acontecimiento. A efectos prácticos se trata de impulso, energía, propulsión y empuje.

Atacar algo es emprender algo, trabajar en ello y/o hacerlo de forma convincente y violenta. Es un movimiento agresivo en una actuación o disputa.

Estas dos definiciones suscitan la pregunta de cómo podemos utilizar esos términos para ayudar a los jugadores a conseguir sus metas y objetivos. Sugiero que para esta ayuda es clave procesar la terminología. Una vez que se han explicado los conceptos y teniendo en cuenta la edad y la experiencia de los jugadores podemos preguntarnos ¿estamos los entrenadores empleando demasiado tiempo en mantener el “momentum” en lugar de iniciarlo?

El “momentum” se anula demasiado fácilmente en el placaje/contacto y necesitamos aclarar por qué sucede. Un jugador a nivel individual puede verse afectado, en diferente cuantía cuando está en posesión del balón, por uno de los siguientes apartados:

-Pobre toma de decisión (por ejemplo, ha ido al suelo demasiado pronto o ha atacado sin alguna ventaja numérica).
-Pobres habilidades en el contacto y los rivales ralentizan la posesión fácilmente o evitan las posibilidades de continuidad/offload.
-Pobre ejecución de las habilidades en o antes del contacto.
-Pobre entrenamiento, el jugador ha sido condicionado y está jugando de forma mecánica más que por haber desarrollado el instinto.

Cuando un jugador no tiene el balón, también puede ser responsable de la pérdida del “momentum”. Podría ser por la combinación de los factores siguientes:

- La situación ha sido interpretada de forma incorrecta.
- Mala posición corporal en el breakdown.
- Malas trayectorias de apoyo en la aproximación al balón.
- Mala comunicación.
- Mal entrenamiento.

Todo lo anterior conduce, generalmente, a una ruptura del “momentum”, lo que nos lleva a una ralentización del balón y les permite a los defensores el lujo de un tiempo extra para organizar la estructura defensiva. Los atacantes luchan entonces por saber que hacer con dicha presión y los defensores comienzan a dominar.
Antes de tratar con el problema de la ruptura del “momentum” necesitamos tener claro que intentamos conseguir en posesión del balón. El resultado más importante es ensayar, pero antes de que suceda tenemos que trabajar para ganar la ventaja.

- Territorial.
- Incrementado el ritmo, velocidad y el empuje de los movimientos.
- Desorganizando/manipulando a la defensa.

Estrategias posibles

1º Subir y contactar

Este es un juego muy físico y trata de crear espacio haciendo retroceder a los rivales, ganando territorio y llevando el balón más allá de la línea de ventaja. Definitivamente no debe constituir una excusa para chocar con los rivales, simplemente se trata de mantener la posesión o “parar y fracasar”.

Puntos de entrenamiento:

- Practicar el juego(s) para que los jugadores reconozcan las oportunidades de un partido. - Comunicarse en todo momento.
- Recibir el balón en la posición correcta.
- Atacar en superioridad.
- Entrar en la situación mediante un movimiento dinámico, cambiar el ritmo del juego.
- Adoptar una posición corporal fuerte, lo que será más fácil si los jugadores disponen de una buena fuerza isométrica para mantener la posición. Empujar con las piernas.
- Conseguir que los apoyos lleguen rapidamente.
- Si el apoyo llega desde el exterior se une por detrás y trabaja por delante del balón, organizándose una punta de flecha entre ambos.
- Trabajar el contacto desde fuera hacia dentro para preservar el espacio.
- Ir al suelo sólo cuando sea la mejor opción atacante y luchar duro para que el offload sea una opción.
- Hacer ruck desde fuera hacia dentro, arrastrando a los jugadores defensores del lado abierto del mismo y de esa forma crear un espacio que pueda ser atacado.

En el entrenamiento algunos (o todos) de los siguientes aspectos pueden ser utilizados para desarrollar las habilidades de los jugadores.

- El portador del balón corre sin ir a tope, cambia de pie, posiciona el balón correctamente y “explota” a lo largo de la carrera.
- Añadir un jugador de apoyo.
- Colocarse en posición de “mantis religiosa” (el jugador que va sobre el balón y lo asegura) y actúa como limpiador (jugador que limpia de rivales).
- Desarrollar juegos en espacios reducidos y con pocos jugadores enfrentándose, sin medio de melé. Pon como objetivo “mantener el balón”. Haz que el juego sea competitivo mediante un sistema de puntuación que puede ser diseñado por el entrenador. Yo uso un punto extra por mantener el balón en el placaje, uno por offload y menos uno por la pérdida de la posesión, retroceder o ir sin apoyo al contacto.
- Trabajar con protecciones y/o trajes de placaje. Sitúa más atacantes que defensores y ve aumentando el número de participantes conforme vayan mejorando.
- Lanzar un segundo balón en cualquier momento de tal forma que los jugadores estén pendientes de lo que está ocurriendo fuera de la inmediata situación de contacto.
- Se puede añadir un medio de melé que puede levantar el balón para otros atacantes.