4. Intentar algo diferente

Share

Autor: Kent Roberts. Adaptación: Rugby Sapiens.

Fuente: Rugby Edge. Issue 9. RFU.

Se habla con frecuencia respecto a la falta de espacio en el juego moderno y si debe haber menos jugadores o campos más grandes, pero ¿realmente utilizamos el espacio disponible de manera eficiente?.

No hace demasiado tiempo, los tres cuartos se situaban próximos entre sí, con el ala exterior colocándose un poco más a lo ancho que los palos de gol. Los pases eran cortos para comprometer y confinar a la tercera línea rival cerca de la fuente de posesión, mientras que la línea de tres cuartos pasaba y redoblaba hacia el espacio exterior con el objetivo de desbordar a la defensa por esa zona.

 

En los últimos años, el estilo ha consistido en establecer amplios alineamientos y mover el balón a lo ancho del terreno de juego con el fin de estirar la defensa y crear huecos para penetrar. ¿Un alineamiento amplio significa necesariamente una distancia similar entre los jugadores que están desplegados a todo lo ancho del terreno de juego?.

 

Por otro lado, ¿podría concebirse cómo alineamiento amplio uno en el cual los números 10, 12, 13 se situarán muy próximos y el ala se posicionase en la “vía del tranvía”. ¿Cómo podría influir esto en la alineación de la línea defensiva? ¿La defensa confiará en su sistema (practicado) o se alineará como una "imagen especular" al ataque (no practicado)?


Es incuestionable que el medio de melé debe ser capaz de pasar al apertura a 15 metros de distancia. Pero ¿qué se consigue realmente con esto? ¿Se trata de proporcionar espacio al apertura para alejarse de los delanteros sueltos -terceras líneas?, pero ¿esto no atrae a la defensa a través del campo hacia los jugadores exteriores? ¿No ha utilizado el ataque 15m de espacio con el único y pequeño objetivo de dar tiempo al apertura? Combinar esto con las diversas estrategias defensivas adoptadas en la actualidad, y los equipos que placan con frecuencia parecerán poco preocupados por este predecible alineamiento.


El medio de melé debe tener la capacidad de pasar el balón con ambas manos, ¡la distancia es de hecho irrelevante! La clave es la velocidad con la que se mueve el balón, no la distancia que recorre. El único momento en el que se puede garantizar el destino de un balón de rugby es cuando está volando por el aire. Una vez en las manos de alguien, los defensores no pueden determinar lo que va a ocurrir a continuación. Por lo tanto, ¡sugiero que el pase largo quita presión a la defensa y aplica presión sobre el ataque! "¿Cómo?, ¿He oído bien?"

Cuando el balón se desplaza por el aire, los defensores pueden juzgar exactamente donde va a terminar. Tenemos que considerar que por el lado atacante, en primer lugar, el pase tiene que ser dirigido hacia el receptor para que este corra sin necesidad de cambiar su zancada. En segundo, tiene que juzgar el vuelo del balón para poder cogerlo mientras que corre con ritmo y con un defensor reduciéndole rápidamente el espacio. Por el contrario, todo lo que se le ha pedido a la defensa es machacar al receptor. Así, las variables para el equipo atacante son mucho mayores que para el equipo defensor.

Considere la posibilidad de un papel diferente para los tres cuartos utilizando una interpretación distinta de una alineación amplia. El espacio medio entre el medio de melé y el apertura es de poco más de 6-8 metros. No hay necesidad de que el medio de melé de un pase muy fuerte, ya que el balón puede llegar al apertura en una fracción de segundo. Esto le permite al apertura atacar la línea de ventaja antes, con el objetivo de comprometer a un flanker cerca de la fuente de posesión. El balón, entonces, se pasa al siguiente receptor (situado a un paso y en profundidad), que tiene la capacidad de dar el pase de 15 metros. El delantero suelto en defensa es, en esencia, eliminado como amenaza y los canales amplios están menos llenos de jugadores.


Frente a la alineación anterior, ¿cómo se alineará la defensa? ¿Qué sistema de defensa van a llevar a cabo? ¿El sistema de defensa se habrá o no practicado en relación con esta alineación? Si se utiliza la “defensa en deriva", la llamada para la deriva se realiza generalmente cuando el apertura atacante pasa. Sin embargo, con esta variación el papel del apertura es atacar al flanker, no escapar de él. La llamada de la deriva será demasiado tarde y el centro interior en defensa derivará hacia un vacío de 15 metros.

 

Si se utiliza el "llamado blitz", el ala del lado cerrado o el zaguero en ataque dispondrán de 15 metros de espacio para utilizar a voluntad.

 

Si se utiliza un sistema de defensa "hombre fuera", el apertura en defensa tendrá el centro interior atacante corriendo duro a él con el espacio en el hombro exterior. El centro exterior atacante puede correr hacia el espacio dirigiéndose al interior de la defensa.

 

Este tipo de alineamiento puede conducir a un tipo diferente de jugador en las posiciones de 10 y 12. El apertura es más un centro interior y el centro interior es más un apertura. Así ¿por qué no cambiarlos durante un par de jugadas y vemos qué pasa? El trabajo del primer receptor es atacar deliberadamente al flanker, por lo que ¿el principal organizador del juego es el segundo receptor (12) o es el jugador en el canal del 13? ¿Por qué no ambos?

Dicha variación tiene el potencial de causar dificultades, a corto plazo, al rival. El reto es conseguir que los jugadores acepten algo que es diferente y darles una oportunidad real. Si no funciona la primera vez, la tendencia es a menudo, abandonar la idea, pero tal vez no sea la idea la que es errónea sino la ejecución de la misma.

Explorar algo completamente diferente

¿Por qué jugar con centros? ¿Por qué no siete delanteros, un medio de melé, un primer organizador, un segundo organizador y cinco zagueros atacantes? Una vez más, esto significaría un diferente tipo de jugador con la camiseta número 8. ¿Cuando realmente se utilizan a ocho delanteros que no sea en la melé? ¿Por qué no jugar con un tres cuartos extra que puede unirse a la melé en la tercera línea cuando sea necesario?



Muchas ideas pueden no funcionar según lo previsto, pero esto no es una razón para dejar de intentar algo diferente. Si tememos hacer las cosas mal, no lo veremos nunca o no haremos nada original y seguiremos haciendo referencia a la falta de innovación en nuestro juego y al espacio en el terreno de juego. ¿El problema es el tamaño del campo de juego o es la forma en que lo utilizamos?.