12. Ganar a los laterales. La competición por el espacio...con ritmo

Share

Autor: Pat Callanan. Adaptación: Rugby Sapiens.

Fuente: Paper coaching Level 3, ARU.

    Introducción

    La era profesional y la posibilidad de levantar en el lateral han traído una nueva dinámica a una faceta importante del juego de primera fase. Aunque hubo un tiempo, juego amateur, en el que esta unidad, a menudo, se asemejaba a una "reyerta en el astillero", el lateral se ha convertido en una cosa de rara belleza, combinación de velocidad, agilidad, fuerza, intuición, trabajo en equipo y estrategia. La introducción de las Variaciones Experimentales a las Leyes (ELV's) a nivel sénior posibilitó un mayor margen para la experimentación, tanto en los laterales atacantes como defensivos, y provocaron que fueran necesarias otras habilidades para disputar el lateral.

    Este trabajo examinará las habilidades necesarias para jugar el lateral de modo eficiente, métodos de identificación del espacio y su creación, consideraciones tácticas, ideas prácticas sobre cómo entrenar para las habilidades requeridas, además de examinar el papel del lateral defensivo para alterar la calidad del balón atacante.


El lateral y su evolución

La introducción de las ELV's en el Super 14 (no todas las reglas) y en el Tres Naciones fue recibida con cierta negatividad por los entrenadores. Mi opinión es que la mayor parte de la retórica, fue instigada por la falta de comprensión y, por lo tanto, sin fundamento. El principio de movimiento al espacio y ganar la posesión permanece inalterable independientemente de las reglas. Es la habilidad de su elevación en el salto/levantamiento y su capacidad para llevar al saltador rápidamente de vuelta al suelo, lo que hace ganar los balones con facilidad. Esto ha creado opciones de carrera en el centro del campo, es decir, enfrentamientos desiguales. También estamos viendo cada vez más las opciones de laterales reducidos. Las opciones son infinitas, y están aumentando la eficiencia así como el valor estratégico de la fase.

La calidad del balón en primera fase sigue ofreciendo la mejor plataforma para el ataque y oportunidades de anotación de ensayo.

Todavía hay situaciones en el partido donde puedes optar por no competir, pero “el oro se puede ganar” con una defensa agresiva. La mayoría de los entrenadores tienen, constantemente, a sus equipos practicando para ganar los balones propios. La importancia de alterar los de la oposición, actualmente, es de vital importancia y debe ser practicado en el entrenamiento. El Rugby (a diferencia de la League) siempre ha fomentado el reinicio para que sea una verdadera disputa por la posesión.

Identificación y creación del espacio

Una simple premisa de cualquier lateral es que siempre hay espacio. La capacidad de identificar el espacio es una habilidad que pocos jugadores poseen intuitivamente, pero pueden mejorar a través de ejercicios de entrenamiento que fomenten la flexibilidad de pensamiento, comunicación y movimiento. Se conciben demasiadas estructuras de lateral para que los jugadores se muevan a posiciones prescriptivas, en lugar de trabajar con el espacio alrededor de la zona en la que intentan recibir el balón. La diferencia puede ser pequeña, pero un lateral que empodera la velocidad de pensamiento, la técnica y la creación de espacio ganará al posicionamiento programado.

Como entrenadores, siempre debemos permanecer conscientes del conjunto de habilidades que nuestros jugadores poseen, y trabajar dentro de esos límites. Esto puede incluir las características físicas (altura, fuerza, etc.) y aeróbicas (velocidad, agilidad, salto). El objetivo principal de un lateral es ganar la posesión, el cómo no es tan importante como los cuántos, es decir, no tiene sentido hacer movimientos de lateral “de moda” si los jugadores no pueden realizarlos.

Un simple salto hacia arriba funcionará si se hace a velocidad y con la técnica correcta. Un lateral alto puede funcionar bien con un mínimo movimiento si los saltadores se elevan hasta la altura máxima y en el espacio, mientras que los jugadores “desafiados verticalmente” pueden necesitar más habilidades evasivas para encontrar el espacio y ganar el balón. El porcentaje de balones que se gana en los lanzamientos propios, contribuirá en cierta medida a la determinación de los resultados del equipo en el partido.

En las situaciones normales en las que el número de jugadores es similar en defensa que en ataque, todavía habrá espacio o puede ser necesario crearlo. El espacio puede estar en el suelo o en el aire.

Hay varias maneras de lograr esto, e incluyen:

    1. Desplazarse en una dirección para mover al “pod” rival y recibir el balón en movimiento en la dirección opuesta, por ejemplo, amagar hacia adelante y dar 1-2 pasos hacia atrás.
    2. "Vender" un lanzamiento diferente, por ejemplo, el “pod” frontal se precipita hacia adelante y finge un salto, tentando a la oposición a ir hacia adelante. Esto puede crear un espacio en la parte posterior del “pod”, lo que permite a un lateral inteligente ir a ese espacio para ganar el balón fácilmente (es decir, alrededor de la posición 3 ó 4).
    3. Una carrera en velocidad. Vencer a su homólogo en el suelo con un lanzamiento bien temporizado.
    4. Caminar en el lateral y saltar de inmediato, sobre todo mientras que la defensa sigue marcando.
    5. Movimiento. Hay diferentes escuelas de pensamiento sobre el movimiento y todas tienen su mérito. Una vez más, depende de la calidad de los jugadores o la falta de la misma en la oposición. La última tendencia ha sido la de utilizar un mínimo movimiento y ganar el balón gracias a la velocidad de despegue. La premisa es que cuanto menos movimiento, mayor probabilidad tendrá el ataque de vencer a la defensa en el aire. Si los defensores están siguiendo pistas de su número opuesto (por ejemplo, viendo cuando se enderezan sus rodillas) un solo movimiento reduce el tiempo de reacción. Alternativamente, muchos laterales, con múltiples movimientos, han tenido un gran éxito en crear espacio, con el movimiento final trabajando hacia el espacio y ganando el balón. Muchos equipos de clubes luchan para reaccionar a múltiples movimientos, a menudo defendiendo el primer movimiento, y encontrándose atrapados en el aire o inutilizados al volver al suelo.
    6. Hay una creencia popular respecto a que la eficacia del lateral depende de conseguir altura. Los laterales se pueden ganar con lanzamientos bajos o bombeados si los factores anteriores entran en juego.


 

 

Consideraciones tácticas tanto para el lateral atacante como defensivo

Como se mencionó anteriormente, las fortalezas relativas y las debilidades del lateral propio y de la oposición determinarán, con probabilidad, la estructura y los modelos de lanzamiento que garanticen el porcentaje más alto de triunfo. Otros factores incluyen la posición en el campo, dónde se ha formado el lateral, el plan de juego (por ejemplo, se puede lanzar al fondo y liberar el balón desde el salto si quieres un balón rápido para jugar con los tres cuartos ampliamente a partir de primera fase), cualquier de los estilos tradicionales de juego (algunos clubes juegan el mismo estilo cada año), y las condiciones del día de partido (por ejemplo, viento, lluvia) pueden repercutir en las opciones, por ejemplo, puede ser muy difícil alcanzar a la parte de atrás en los días de mucho viento, por lo que se pueden elegir opciones de recepción y empuje, o laterales cortos.

En términos más simples, en ataque se debe tratar de estructurar las opciones que den la oportunidad más ventajosa de ganar el balón para los objetivos del equipo. Defensivamente, se deben establecer estructuras que alteren los lanzamientos rivales. En ambos casos, se quiere llevar a la oposición al lugar en el que se desea que esté, o bien crear un espacio para ganar los balones propios o interrumpir/alterar su capacidad de ganar el balón. El objetivo debe ser ganar el 100% de los lanzamientos propios. En defensa, si se puede ganar el 30% de balones rivales y perturbar otro 20% (es decir, una entrega lenta o hacer que la calidad del balón sea mala), entonces se ha recorrido un largo camino hacia un resultado exitoso. Dado el alto porcentaje de ensayos en primera fase, una unidad de lateral eficiente puede maximizar la plataforma de ataque del equipo, mientras que paraliza a la oposición.

Parte de la planificación de un entrenador debe ser contar con una estrategia definida para cada semana y cada oposición, esto es vital para el logro de los objetivos del juego. Esto es más fácil para los niveles más altos, con el vídeo de la oposición, pero la mayoría de los clubes siguen un patrón/filosofía. El jugador líder del grupo debe “comprar”, sobre todo cuando se poseen jugadores que pueden pensar con rapidez para identificar oportunidades. Es necesario conocer a los jugadores y lo que funciona mejor para ellos. La "generación Y", tipo de jugador actual, es más probable que "compre" si se sienten consultados y forman parte de la definición del plan. También serán más propensos a adoptar sus ideas en lugar de las del entrenador, por lo que será más inteligente estar con ellos.

Otra consideración importante es el impacto del balón liberado hacia la línea de tres cuartos. El lateral sigue siendo el lugar donde una línea de tres cuartos atacante tiene más espacio, liberando desde el salto les proporciona tiempo, pero permite que los “voladores” del fondo del lateral centren su objetivo en el número 10. Ir al suelo y pasar detiene al “volador”, pero da tiempo de “lectura” a los tres cuartos en defensa. Abajo y empuje, absorbe a los “voladores” marginales en el lateral y es preferible para patear, particularmente si es posible el empuje/avance.

El balón al fondo del lateral es mejor, para los tres cuartos, si se libera desde el salto, ya que deja a la parte delantera del lateral fuera del juego defensivo en el primer placaje. También un balón desde el salto a la parte delantera del lateral puede estar lleno de peligros para el 9 y 10 (ya que se trata de un pase largo y reduce el tiempo para el nº 10), pero puede acumular a muchos defensores en ese canal, creando la oportunidad de atacar en un enfrentamiento desigual a lo ancho.

Algunas consideraciones tácticas pueden incluir:

Balón atacante

1. El personal debe determinar la simplicidad/complejidad de lo que hacer. Es mejor ejecutar movimientos sencillos que opciones complejas que se pierden.
2. Analizar el patrón defensivo rival y lanzar lejos del mismo. Aprender a leer la defensa.
3. Definir las opciones semanales para cada partido y cambiarlas semanalmente (ciclo de 3-4 semanas), para evitar el análisis de video por la oposición. Esto no tiene por qué significar una gran perturbación cada semana. Puede ser tan simple como tener 3 o 4 estructuras diferentes dentro de un conjunto, cada una con las mismas opciones. Esto proporciona variedad y permite tomar el espacio en diferentes establecimientos de la oposición. Por ejemplo, un alineamiento de 7 hombres podría incluir:
- 4..........3.
- 3...1.....3.
- 3...2.....2.

4 Opciones para cumplir con los objetivos del plan de juego, por ejemplo, si quieres jugar a lo ancho, la opción "ir a" puede ser a la parte posterior con la liberación del balón desde el salto. Si se requiere un estilo de más confrontación, pueden adaptarse opciones de captura y empuje.
5 Intentar algo nuevo en la mayoría de los partidos, por ejemplo, lateral de 2 hombres (sin entrar en alineamiento lentamente), con uno de levantador. Esto confundirá el pensamiento defensivo de la oposición. También hará que tu futuro rival utilice un valioso tiempo de su entrenamiento planificando para defender algo que no será usado en su contra.
6 Dividir los “pods” defensivos. Esto requerirá velocidad de pensamiento, trabajo de pies, engaño y temporización, además de un lanzamiento preciso. El balón será liberado en el espacio. La carrera hacia el espacio es a ritmo. Si un“pod” atacante puede atraer a dos “pods” defensivos, se creará espacio entre los mismos, que deben ser identificados como la posición óptima para recibir el balón.
7 Utilice laterales reducidos (por ejemplo, 3 hombres). El “pod” atacante tiene libertad para correr a lo largo de la línea, determinar dónde está el espacio y utilizar esa flexibilidad para ganar el balón.
8 Cuando se alcanza la competencia, trabajar para tener una llamada que impliquen dos opciones de salto. El saltador destinado a la primera indicará “fuera” si está muy marcado, y se llevará a cabo la segunda opción.
9 Llegar rápido al lateral y realizar rápidos lanzamientos a cualquiera en el espacio: Balón inmediato.
10 Lanzar más allá de la línea 15m si el lateral está bien defendido.

Consideraciones defensivas

1. Tener un plan establecido y adherirse al mismo, en cuanto a dónde y cómo se quiere defender (números, estructura). Siempre hay flexibilidad para refinar “a la carrera”, sin embargo, una estrategia practicada debe ser la prioridad.
2. La presión defensiva no siempre se manifiesta inmediatamente cuando se gana el balón. A menudo, el lateral rival no se desintegrará hasta el segundo tiempo pero, con frecuencia, las “semillas del colapso” se siembran en el primero, al competir con fuerza en varias ocasiones y ralentizando la calidad del balón ganado por la oposición.
3. Establecerse rápidamente. Una vez que el lateral se establece, la oposición no puede hacer un lanzamiento rápido. Otra ventaja es cuando la oposición anda hacia el lateral. A menudo, la oposición se verá influida por sus números defensivos y seguirá su ejemplo, en lugar de sus deseos.
4 La comunicación efectiva es vital, ya que hay que pensar y reaccionar a la carrera. Esto incluye nombrar a amenazas atacantes. Un lateral en voz alta, a menudo, influye en el ataque y lo engaña para dirigirse a donde no está el espacio.
5 Es imposible defender todos los lanzamientos, así que "ofertar" los saques de lateral que se desea que realicen, por ejemplo, si el lanzador tiene deficiencia lanzando a la parte posterior, proteger las opciones 2 y 4, y ofrecer la parte posterior. Ofrecer el saque de lateral que sea más perjudicial para el ataque. Esto incluye cambiar la estructura en función de dónde se encuentre en el campo. Por ejemplo, es posible darle al ataque la opción frontal cerca de la línea de ensayo propia, ya que es más fácil de cerrar. También reduce la velocidad con la que el balón llega al nº 10, lo que permite a los “Fetchers” salir desde la parte de atrás y aplicar presión. Alternativamente, en su línea de ensayo se puede defender con fuerza la parte delantera y media, lo que obligará a hacer un lanzamiento más comprometido a la parte posterior.
6 Los levantadores deben ser "agentes libres", es decir, no pre-agarrar y enfrentarse al saltador. Tienen que ser capaces de reaccionar ante una variedad de situaciones, y deben estar de cara a la oposición en el establecimiento. Los levantadores deben ser espacialmente conscientes.
7 Conseguir poner una mano sobre el balón. Esto altera el pensamiento y la entrega del balón contrario, trastorna a los bloqueadores y permite la posibilidad de interrumpir cualquier posible empuje.

Entrenamiento para el lateral

Muchos entrenadores y sus equipos emplean gran parte de su tiempo entrenando sin oposición. Si bien permite tiempo para practicar la captura del balón y ganar confianza a través de una buena ejecución, no reproducen situaciones del día del partido, ni ponen a los jugadores en escenarios en los que necesitan ejecutar sus habilidades y pensar bajo presión. Eso no quiere decir que todo el entrenamiento deba realizarse con oposición, sin duda hay un lugar para la práctica sin oposición, como parte del plan global de entrenamiento semanal.

El enfoque del entrenamiento tiene que estar en la mejora de las habilidades, y en educar a los jugadores en la creación y utilización del espacio. ¿Cuánto tiempo pasamos en el entrenamiento del lateral y cómo lo varíamos en función del entorno de equipo (por ejemplo, club vs profesional), y del tiempo total de entrenamiento disponible durante la semana? Los jugadores deben ser animados a practicar sus habilidades al margen del entrenamiento (por ejemplo, talonadores haciendo 50 lanzamientos en su tiempo disponible). Sin embargo, para que los jugadores mejoren la técnica, comunicación y toma de decisiones, es vital que la mayor parte del entrenamiento se realice en un entorno competitivo. Es necesario que haya un equilibrio entre el trabajo de habilidades y las estructuras de equipo.

Independientemente del nivel, es importante que el entrenador no asuma que los jugadores tienen las habilidades básicas necesarias para completar una actividad efectiva de salto/levantamiento. En la pretemporada, debe formar parte del entrenamiento revisar los componentes individuales de las habilidades de lateral (por ejemplo, lanzar, levantar, saltar), junto con el trabajo de “pod” de 3 hombres (levantador/saltador /levantador). Este se puede hacer con o sin oposición. Los ejercicios repetitivos permiten perfeccionar las habilidades e identificar las áreas de mejora. Aunque la mayoría de los jugadores de alto nivel, fuera de temporada, deberían estar haciendo programas de pesas, hay un elemento de preparación física para el lateral, que se logra mejor a través de actividades de multi-levantamiento. Esto también ayuda a mejorar la fuerza necesaria para lograr la máxima altura. Hay muchos ejercicios simples para hacerlo.

A continuación, se muestra un ejemplo de una parrilla que abarca la mayor parte de las habilidades requeridas para el “pod”, incluyendo varios estilos de salto:

Parrilla de salto

Explicación: Una parrilla que permite a los jugadores realizar una serie de saltos (8) en poco tiempo, que incorporan ir hacia delante, hacia arriba, hacia atrás y caminar en el salto/levantamiento (2 cada uno).

¿Cómo funciona el ejercicio?

- Se establecen una serie de conos en una cuadrícula, con el color dictando el tipo de salto requerido.
- El “pod” trabaja alrededor de la rejilla, hacia la derecha, comenzando en el cono 1, realizando 8 saltos a un ritmo controlado.
- Una vez que el “pod” ha alcanzado el cono 3, otro entra en la parrilla e inicia.
- Trabajar a través de la parrilla tantas veces como sea necesario.

Extensión:
1. Cronometrar el trabajo.
2. Introducir talonadores que lancen el balón (4 si el grupo es lo suficientemente grande, o dividir las parrillas por la mitad si sólo se dispone de 2 talonadores, que corran a la marca y lancen rápidamente).

Puntos clave de aprendizaje:

- Se requiere comunicación entre los miembros del “pod” sobre el tipo de salto.
- Toma de decisiones dictadas por el color del cono, pensar en el movimiento.
- Habilidad para pensar con rapidez y cambiar la técnica dependiendo del tipo de salto.
- Debe mantenerse una buena técnica cuando se está bajo presión y en movimiento.
- Buenas habilidades físicas durante las repeticiones.

La capacitación efectiva que tiene el enfoque en el "espacio" se logra mejor en un ambiente con oposición. Es importante que todos los miembros del paquete de delanteros estén trabajando. Es igualmente importante que los jugadores de hoy en día sean flexibles, ya que la mayoría son necesarios para llevar a cabo tanto funciones de levantamiento como de salto, así que hay que asegurarse que los jugadores rotan en el entrenamiento para llevar a cabo todas las habilidades. Evitar tener miembros en el lateral sin trabajar, es decir, trabajar en “pods” de 3 o más. No siempre es necesario contar con un lanzador del balón, así que esto podría abrir la oportunidad para que el talonador se dedicase al lanzamiento. Cuando se lanza el balón, asegurarse de que el lanzador lo hace en medio del pasillo. Esto crea un medio ambiente muy competitivo. Si se emplea, usualmente, una defensa de seis hombres, es posible también plantear tener al delantero(s) restante(s) practicando las trayectorias que van desde la parte posterior del lateral contra una tres cuartos atacante, poniéndola en una situación de juego con algo de presión.

La clave para el entrenamiento de habilidades debe estar en la creación y utilización del espacio. Esto se puede lograr mediante el trabajo en espacios confinados entre conos, con un determinado “pod” de ataque. Esto puede simular el espacio para varios escenarios de salto (por ejemplo, frontal, al fondo, etc.). El énfasis debe estar en el movimiento del “pod” defensivo, para despegar del suelo rápidamente y llegar a la altura máxima. La defensa puede medir el éxito, por ejemplo, agarrando la muñeca del saltador atacante. Si el “pod” atacante ha encontrado espacio y está en extensión completa (no debe fomentarse que el saltador atraviese el pasillo), entonces debería ser difícil para la defensa hacer contacto. Para variar, disponer al “pod” atacante andando hacia el alineamiento para enfrentarse a una oposición establecida, esto fomentará la identificación de espacio.

Los ejercicios de progresión deben incluir la variación en el número de jugadores. El uso de estos desajustes obligará a los jugadores a comunicarse, fomentará la evasión y requerirán una ejecución precisa de la habilidad. Se verán obligados a crear un espacio o a identificar los que ya existen, llegar y trabajar con ritmo. La velocidad en el aire y la vuelta al suelo también se pueden practicar mejor con este método. También vale la pena tener en cuenta la estructuración del entrenamiento para incluir el componente "¿qué pasa después?". Puede ser inteligente practicar ataques multi-fases a partir del lateral. Esto ayudará a los jugadores a que piensen más allá de la habilidad de la unidad (¿dónde necesito estar a continuación?).

Un ejemplo de desarrollo de una habilidad sería:

Parrilla de disputa de “pod”

¿Cómo funciona el ejercicio?

- Tres conos de diferentes colores dispuestos a lo largo de una línea, que representa un salto de 2, 4 y 6.
- 2 “pods” de 3 a cada lado de los conos.
- Cada “pod” es asignado a un cono con un color determinado.
- Ambos “pods” corren hacia el cono de color y, utilizando la técnica correcta, realizan el salto y se disputan un balón imaginario.
- Los saltadores pueden comenzar aplaudiendo 3 veces en el aire antes de indicar "abajo", o tocar la muñeca del saltador contrario.
- Llamar al mismo “pod” 5 veces, luego descanso de 15 segundos para los comentarios y resolución de problemas, y después comienza el otro “pod”.
- Repetir si fuese necesario.

Extensión:
1. Hacer que un talonador lance directamente al medio del pasillo para permitir una competición justa.
2. Entrenar en un área designada entre dos conos, por ejemplo, naranja/blanco. Esto hace que el grupo trabaje en un espacio confinado, y pone de relieve la necesidad de encontrar el espacio.
3. Variar el número de jugadores en ataque y de defensa.

Puntos clave de aprendizaje:

- La comunicación entre levantadores y saltador y la temporización son de suma importancia.
- Tener como objetivo que el saltador alcance el punto más alto posible cada vez que el balón llegue.
- La estabilidad del core es crucial para el saltador.
- El saltador debe estar recto en el aire, no atravesar el pasillo.
- Los levantadores mantienen la barbilla cuadrada, levantan lo máximo apoyándose en los dedos del pie, con los brazos completamente estirados. Acaban bajo saltador. "Lanzar y atrapar" si son técnicamente competentes.
- Es necesaria la comunicación entre los miembros del “pod” sobre el tipo de salto requerido.
- Toma de decisión dictada por el color del cono, pensar en el movimiento.
- Habilidad para pensar con rapidez y cambiar la técnica dependiendo del tipo de salto y la disponibilidad de espacio.
- Deben mantener una buena técnica en el movimiento cuando están bajo presión.
- Buenas habilidades físicas durante las repeticiones.

Una vez que el trabajo de habilidades y en la estructura sin oposición se ha completado, es importante practicar las combinaciones de lateral con contrarios a utiliar el día del partido. Obviamente, esto es fácil en un ambiente de club donde se puede competir contra un equipo de otra categoría. El uso de juegos para el lateral, o la adjudicación de puntos por la ejecución eficaz de ataque o defensa son formas de mantener el “espíritu” de las sesiones y de forma similar a los partidos.

A continuación se muestra un ejemplo:

Lateral de tenis

¿Cómo funciona el ejercicio?

- La parrilla está marcada con conos separados 20m de distancia, con un cono en el medio (10m), desde donde debe ser realizado el saque de lateral.
- Un equipo se sitúa en cualquier extremo de la parrilla.
- Cada equipo tendrá tres lanzamientos consecutivos, y tienen 30 segundos antes del primer lanzamiento para indicar sus opciones en el lateral (para empezar, todos deben ser de 7 hombres).
- Los equipos, a continuación, se reúnen en la marca de 10m, donde se efectúa el primer lateral.
- A la finalización de cada lateral, los equipos se desplazan hacia su marca a 10m de distancia para volver inmediatamente para el siguiente lanzamiento.
- El entrenador llevará la puntuación. Para ganar el punto, el lateral debe realizarse a satisfacción del entrenador (ganar el balón no es suficiente). Es decir, un lanzamiento recto, potente elevación, buen salto, buena comunicación, etc.
- La oposición obtiene el punto si el equipo que salta tiene una mala actuación.
- La puntuación es como en tenis es decir, 15-0, 30-0, 30-15 etc.
- Después del primer grupo de lanzamientos, el segundo equipo tiene 30 segundos para indicar sus opciones y, luego, los equipos se reúnen y repiten los pasos para sus tres lanzamientos (a no ser que se haya ganado el "set”).
- Si se gana el set, se inicia la siguiente serie lanzando primero el equipo que perdió.
- Jugar al mejor de 3 o 5 set, dependiendo del tiempo.

Puntos clave de aprendizaje:

- Presión similar a un partido en la ejecución del lateral.
- Ambiente divertido, pero competitivo.
- Comunicación a la carrera.
- Incorpora todas las técnicas aprendidas.
- Permite todas las variaciones de lateral que se utilizarán.
- Escenario de disputa plena.


Resumen

El lateral se ha convertido en un factor importante para proporcionar calidad a la posesión que puede conducir a oportunidades de ensayo. La capacidad de llegar al espacio y saltar en el aire rápidamente, son componentes clave para ganar el balón de lateral. La disputa en el lateral actual es realmente una carrera por el espacio...y a ritmo.