15. El Jackal

Share

Autor: Damien Cahill. Adaptación: Rugby Sapiens.

Fuente: Paper coaching Level 3, ARU.

¿Es el “jackal” (jugador disputando la pelota en la situación de placaje, sobre sus pies pero disputando el balón con sus manos) un aspecto positivo o negativo en el rugby moderno del rugby?

La mayoría de los fans del rugby XV desean ver una lucha entre dos equipos que exhiben habilidades, demuestran resistencia física y mental, publicitan su capacidad atlética, y con la esperanza que muestren estilos de juego variados. Hay, sin embargo, dos aspectos particulares del juego, y la forma en que son administrados por los oficiales sobre el terreno, que parecen causar confusión y frustración (para los espectadores, los entrenadores y jugadores por igual). Son el manejo de la melé, y la contenciosa gestión de la situación posterior al placaje; a saber, las acciones del jugador defensivo que intenta 'jugar' el balón con sus manos (para los propósitos de este trabajo, este individuo se conoce como “jackal”). En este trabajo, se propondrá la consideración de una adaptación a la ley concerniente a la situación de post-placaje que puede aliviar la “carga” a los árbitros, y también crear un mayor espacio atacante; en última instancia conducirá (esperemos) a un mejor espectáculo e incluso a más disputa.

En el intento de asegurar que siempre haya una competencia auténtica en el breakdown, los tomadores de decisiones de la IRB, en repetidas ocasiones, han modificado la gestión de la disputa en la última década. En ciertos períodos de tiempo, la gestión de la disputa ha favorecido el equipo atacante; en otros, al equipo defensor. El enfoque que os presentamos, para su consideración, en el presente documento, puede crear una mayor uniformidad, aunque diferente, en la situación de disputa del placaje. Por lo menos, proporcionará materia de reflexión en relación con el tema, ya que creo que el mayor problema relacionado con los derechos del jackal es si se ha formado un verdadero ruck en el momento que agarra el balón.

Considero que la gestión actual de la situación de placaje permite a los defensores (en particular a los defensores cercanos a la situación de placaje, a menudo referidos como “ayudantes del placaje”) tener mayor acceso al balón en el suelo que los apoyos atacantes. Esto se debe a los que defensores "próximos" que no participan inmediatamente en el placaje (incluso estando dentro de "la puerta", o con la capacidad de avanzar rápidamente hacia ella), tienen mucho menos distancia que recorrer para disputar el balón. En el caso del “ayudante del placaje” (que ya se encuentra dentro de la puerta), con frecuencia, está en posición para arquearse hacia el suelo sobre el portador del balón y “arrastrar el balón hacia atrás” sacándolo en el proceso. Aunque esta acción por parte del jugador es, a la vez, increíblemente hábil y valiente (en un montón de situaciones), creo que por desgracia tiene un impacto negativo en el juego.

Por el contrario, los jugadores de apoyo en ataque (en particular los que están tratando de participar con una mentalidad expansiva, y que no están funcionado simplemente como un "pod"), tienen que viajar mucho más lejos para participar en la disputa. Creo que esto tiene el efecto adverso de sofocar la empresa atacante. Si bien, es evidente que existe una necesidad de apoyo cercano del portador del balón al entrar en contacto, creo que hay demasiada ventaja para la parte defensiva, en particular en lo que respecta a la gestión del jackal por parte de los árbitros.

Para los árbitros,este aspecto es muy difícil de manejar con precisión. Mientras que los principales temas de interés son si el jackal ha liberado totalmente al portador del balón y/o el balón mientras participa en el placaje, si ha utilizado al jugador en el suelo para sacar ventaja sobre él o sobre el balón, y si ha entrado legalmente en la disputa, hay otros aspectos más complejos que requieren mucha atención para asegurar una correcta interpretación de las acciones del jackal; a saber, si realmente ha agarrado el balón durante un período adecuado de tiempo, y si está soportando su propio peso (o si está arrodillado en el suelo o apoyado en el jugador en el suelo). Esta es una interpretación compleja y exigente que tiene que ser llevada a cabo por el árbitro, además de la gestión de la situación de post-placaje.

Para ello, he presentado la siguiente propuesta de adaptación a la actual gestión de la situación posterior al placaje:

...que un jugador de uno de los equipos (atacante o defensor) tiene que ganar el 'espacio' más allá del balón antes de que un jugador que llega de su equipo pueda recogerlo y jugarlo…

La pregunta que, con razón, podría hacerse sería, ¿cuál es el resultado deseado de esta propuesta de enmienda a la interpretación actual de la regla? En pocas palabras, el resultado esperado sería la creación “incluso" de una mayor competencia para ambos equipos, atacante y defensor, en la situación de post-placaje.

Escenario a considerar

Un portador del balón y un placador van al suelo en el placaje. Un jugador de apoyo atacante (SAP) limpia sobre y más allá del balón, sin oposición. Los jugadores defensores, situados a la izquierda y derecha del placaje, en la línea defensiva, optan por no disputar con SAP cuando va sobre y más allá del balón. La propuesta es que el equipo atacante es el único equipo con "derechos" sobre el balón, ya que el equipo defensor ha decidido no disputar el ruck/placaje, o no haber comprometido a jugadores en la disputa. Los defensores no pueden, simplemente, optar por disputar con los próximos jugadores de ataque que lleguen o esperar hasta que el SAP haya despejado la zona de contacto. Para el equipo en defensa, comprometerse en la disputa debería implicar unirse con el SAP; desplazarlo de su posición sobre el balón, o bien podrían llegar sobre el balón y sobrepasarlo antes que el SAP. Esto requiere que el equipo defensor comprometa a jugadores en el ruck/placaje; Por lo tanto, se abrirán espacios en otro lugar del campo que proporcionarán oportunidades para atacar.

Al hacer que en la disputa se requiera que los jugadores vayan más allá del balón (con el fin de mantener o asegurar la posesión), es inevitable que haya una mayor exigencia por comprometer más jugadores en el post-placaje, si uno de los equipos desea ganar el balón. Creo que esto tendría el efecto deseado de la apertura de "espacio" en otra parte del campo. Para apoyar este concepto, el uso de los pies en y alrededor del balón, para conseguir ir más allá del mismo, debería permitirse dentro de las leyes del juego. A su vez, la presencia de los pies en las proximidades del balón, moviendose hacia delante y hacia atrás en lugar de "arriba y abajo" (zapateo), debería permitir eliminar el tema de "las manos en el balón", y que los placadores, deliberadamente, rodasen sobre o más allá del balón en un intento de, al menos, ralentizar el juego del balón. Además, los árbitros deberían ser más estrictos en cuanto a la aplicación de la norma referente a que los jugadores soporten su propio peso corporal (dentro de las reglas del juego).

Eliminando la capacidad del jackal de jugar el balón en el suelo con su(s) manos, la gestión de la disputa del post-placaje debería limitarse a:
1. El placador tiene que liberar y rodar.
2. El jugador placado tiene que soltar el balón.
3. Los jugadores que llegan tienen que entrar por la puerta.
4. Al llegar los SAP y los defensores que intentan ganar el espacio "más allá" del balón, lo más importante son sus pies y el soporte de su propio peso corporal.

En el caso de un balón “injugable”, el equipo que gana el espacio más allá de la balón (o por lo menos va hacia adelante) recibe la introducción en la melé. Si bien esta propuesta es una vuelta a una lectura anterior de la regla, me parece un enfoque más sensible que la metodología actual, que premia a los equipos defensivos, cuyo objetivo principal es asfixiar (haciendo la bola injugable) la disputa del post-placaje, con el fin de ganar el derecho a la introducción en la melé subsiguiente.

Podría argumentarse que esta gestión propuesta de la disputa del post-placaje conduciría a un enfoque que haría que los equipos atacantes mandasen SAPs tras el portador del balón, con la intención expresa de "sellar" sobre y más allá del mismo. Aunque hubo equipos en el pasado (en particular, en la antigua competición de Súper 12) que, bajo una ligeramente diferente gestión de la disputa post-placaje, intentaban adoptar este enfoque (y, subsecuentemente, "encadenar" varias fases), creo que los equipos con un enfoque “ofensivo” en su sistema defensivo, podrían disputar esta perspectiva a través de una estrategia eficaz de contra-ruck.

Quienes se oponen a este enfoque también podría argumentar que con el foco situado en jugadores ganadores del espacio “más allá” del balón, los jugadores que llegan al ruck podrían imprudentemente “tirarse” en la disputa como torpedos, creando situaciones potencialmente peligrosas. No creo que este ajuste a la disputa alterase significativamente el enfoque de los jugadores (o entrenadores) a disputar el breakdown; la clave para la gestión de este ajuste sería que los jugadores que llegasen se mantuviesen sobre sus pies, y no "buceasen" (intento de sellar). Del mismo modo, sancionar duramente a los jugadores cuyos pies dejan el suelo para asegurar un contacto violento en la disputa, lo que resultaría un elemento de disuasión para este tipo de juego sucio.

Un tema que puede plantearse es si el equipo defensor es batido y bastante desplazado de la zona de contacto por los SAPs, entonces, ¿cómo entrarían en la disputa los defensores “tardíos” (sobre todo si los SAPs los han desplazado 5-10 metros más allá del balón)? Yo sugeriría que no podrían. Pueden establecer una nueva posición defensiva (incluyendo cerrar el canal de ataque directo a través del centro del ruck), pero ya que no han participado en la disputa inicial, y no tienen ningún deseo de entrar en la puerta situada a unos 5-10 metros detrás de la zona de contacto, no tienen más remedio que establecerse en defensa para la próxima fase del juego.

No hay duda de que el concepto propuesto en este trabajo es un asunto polémico; particularmente el elemento relativo a la utilización de los pies en el ruck para asegurar la obtención del espacio más allá del balón. Dicho esto, el concepto, como punto de discusión, es un elemento importante y permanente en la elaboración moderna del juego del rugby, donde la situación de post-placaje siempre ha sido un “punto diferencial” con otros deportes de contacto/colisión. El enfoque en ganar el espacio “más allá” del balón, en lugar de la gestión, a menudo arbitraria, de la disputa en su aplicación actual, parecería ser un paso positivo para el juego.