20. Mejorar el juego de apoyo en el rugby I

Share

Autor: Colin Jeffs. Adaptación: Rugby Sapiens.

Fuente: Paper coaching Level 3, ARU.

Introducción

El Rugby se ha desarrollado enormemente en los últimos 10 años, y el énfasis se ha alejado del rugby de 10 hombres para jugar el balón a la mano. Por lo tanto, la seguridad y la retención del balón tienen gran importancia en la determinación de cómo un equipo puede controlar y utilizarlo, para asegurar el resultado de un partido.

La seguridad y el retención de la posesión sólo pueden ser maximizados por un apoyo eficaz en todas las secuencias atacantes.

El apoyo puede aumentar el número de fases que un equipo puede ejecutar, garantizando la seguridad del balón en el punto de contacto con la oposición. Esto puede basarse en forma de retención del balón, la protección o el engaño, para garantizar el avance del equipo atacante.

Con más fases continuas, un equipo debe ganar más territorio, aumentar la presión sobre la oposición y las oportunidades para sumar puntos.

El éxito del apoyo puede depender en gran medida del portador del balón y su capacidad para crear oportunidades atacantes, gracias a sus fortalezas individuales, habilidades de carrera y creatividad. Estas oportunidades pueden tomar forma desbordando a un defensor más lento, o penetrando en la línea defensiva debido a un enfrentamiento desigual (por ejemplo, un pilar marcando a un centro exterior).

La disponibilidad de jugadores para apoyar al portador del balón es vital en el punto de contacto con la oposición. Los jugadores atacantes deben esforzarse por presentar el balón de forma que permita al apoyo asegurar el balón y mantener el “momentum” hacia adelante.

La mayoría de los equipos establecen sus modelos generales de ataque en base a una posición favorable en el campo. Para llegar a esa posición, el equipo debe ser capaz de avanzar y esto no ocurrirá sin un estructurado apoyo y ataque o modelos atacantes.

Image

Los modelos de ataque influirán en gran medida en la disponibilidad y la cantidad de apoyo proporcionado al portador del balón. Las primeras fases son las áreas más comunes a partir de las que se establecen los modelos atacantes y, como consecuencia, los de apoyo. Sin embargo, las pérdidas de balón y los retornos de patada también pueden afectar a la posición en el campo y, por lo tanto, a los patrones de apoyo.

Es esencial que los jugadores dispongan de la capacidad para reaccionar con rapidez para "jugar en función de lo que está delante de ellos", tales como pérdidas de balón y patadas. Su capacidad para, posteriormente, regresar a los patrones estructurados es vital para el éxito del apoyo.

El Rugby regional es cada vez más popular, pero con este crecimiento, la necesidad de un mejor entrenamiento y una mejor comprensión de cómo el juego ha cambiado, es importante para el éxito de todos los equipos.

Es importante mejorar las habilidades técnicas del jugador, así como proporcionarle estructura y orientación sobre cómo poner en práctica los patrones de juego en sus entrenamientos y juegos.

Las sugerencias de este documento son una guía para la conciencia de la posición en el campo y de los patrones de los jugadores de apoyo, para que puedan ayudar al éxito del equipo.

La capacidad y el compromiso con estas ideas, a menudo, pueden depender del esfuerzo de los jugadores. Sin embargo, como a veces ocurre en las regiones, hay que trabajar con lo que se tiene y, en ocasiones, eso puede llevar a una ruptura en la implementación de las estrategias, pero la persistencia suele producir recompensas.

Claves del éxito

Requisitos de los jugadores

1. Capacidad psicológica y mental para comprender y llevar a cabo funciones en los modelos de apoyo.
2. Comprensión de los objetivos de los modelos de apoyo.
3. Niveles altos/satisfactorios de preparación física, movilidad y agilidad.
4. Físicamente dominante.
5. Positivo/fuerte en el punto de contacto.
6. Capacidad para leer el juego y reaccionar adecuadamente.
7. Técnicamente competente en la posición.

Objetivo: balones de calidad en la disputa

1. Retención del balón con éxito (incluyendo lo que debe suceder en el punto de contacto).
2. Posesión dominante de balón, lo que reduce los balones rivales y, como consecuencia, la reducción/eliminación de oportunidades de anotación.
3. Fases estructuradas de posesión de balón que creen enfrentamientos desiguales entre jugadores (desafíos a la defensa, por ejemplo, lento realineamiento defensivo), estableciendo, por tanto, oportunidades para anotar.
4. Los jugadores tienen un papel en la creación y el mantenimiento de los modelos de las trayectorias de apoyo, y en la comprensión de su posición y la forma en que contribuyen al apoyo.
5. Utilizar las primeras fases como una plataforma para llevar a acabo movimientos atacantes y para "avanzar", por ejemplo, penetración y reciclaje con ritmo.
6. Crear oportunidades para los jugadores dominantes o "golpeadores" o, para entrar en movimientos de ataque en una posición más favorable para el éxito.
7. Los modelos atacantes son mejorados o promovidos por la comprensión del jugador respecto a dónde estará su apoyo.

Papel de los modelos de apoyo

Mediante el uso de modelos eficaces de apoyo, el equipo atacante debe ser capaz de mantener el balón asegurando que el portador es apoyado en todo momento.

Esto tiene el objetivo de mejorar la capacidad del equipo atacante para cruzar la línea de ventaja y, por lo tanto, hacer que el equipo defensor retroceda, forzándolos a tomar malas decisiones. Como resultado, se deben crear las oportunidades (es decir, secuencias atacantes) para penetrar en la defensa de la oposición, y anotar puntos.

Los modelos de apoyo se basan en los jugadores, a nivel individual y en el equipo en su conjunto, sabiendo entender su papel y posición en el campo. Para construir y desarrollar esos conocimientos, el cuerpo técnico puede utilizar una serie de estrategias para establecer la posición de campo:
1. Zonificación
2. Canales.

1. División de zonas (zonificación)

El campo de juego se divide en 4 zonas A, B, C y D.

- Zona A (desde la línea de ensayo de oposición a la línea 22m).
- Zona B (desde la línea de 22m de la oposición a la de medio campo).
- Zona C (desde la línea de 22m del equipo atacante a la de medio campo).
- Zona D (desde línea de ensayo del equipo atacante a la línea de 22m).


El modelo general en ataque se determina por la zona en la que se encuentra el equipo (y los modelos defensivos). Sin embargo, los modelos defensivos de la oposición influirán en las trayectorias de ataque (en términos de penetración) del equipo y esto podría afectar el nivel de seguridad del balón.

  • Zona A (ataque)

    Objetivos

    1. Mantener la intensidad mental y física.
    2. Toma de decisiones positiva y correcta.
    3. Jugadores "altamente reactivos”, juegan en función de lo que tienen delante de ellos.
    4. Los modelos de apoyo deben ser ejecutados correctamente para aumentar la presión sobre la línea defensiva.
    5. Reciclaje eficaz del balón para maximizar las secuencias atacantes.
    6. Ejecutar todas las secuencias de ataque.
    7. Anotar puntos.

  • Zona B

    Objetivos

    1. Crear enfrentamientos desiguales en la línea defensiva y aumentar la presión sobre la oposición.
    2. Mantener la intensidad mental y física.
    3. Toma de decisiones positiva y correcta.
    4. Jugadores "altamente reactivos", juegan en función de lo que tienen delante de ellos.
    5. Ejecutar todas las secuencias de ataque.

  • Zona C

    Objetivos

    1. Penetración de la línea defensiva debido a un reciclaje efectivo (es decir, el futuro) debido a los modelos de apoyo estructurados.
    2. Posición profunda en el campo usando patadas estratégicas.
    3. Mantener la intensidad mental y física.
    4. Toma de decisiones positiva y correcta.
    5. Jugadores "altamente reactivos", juegan en función de lo que tienen delante de ellos.
    6. Ejecutar todas las secuencias de ataque.

  • Zona D (defensa)

    Objetivos

    1. Reducir la presión sobre el equipo, ya sea mediante una patada profunda de aclarado (de los jugadores 9 o 10) o correr con el balón. Esta elección dependerá de la las habilidades del equipo y las circunstancias de juego.
    2. Establecer y mantener una mayor conciencia de la necesidad de asegurar el balón.
    3. Mantener la intensidad mental y física.
    4. Toma de decisiones positiva y correcta.
    5. Jugadores "altamente reactivos", juegan en función de lo que tienen delante de ellos.
    6. Ejecutar todas las secuencias de ataque.

Al conseguir que los jugadores entiendan su papel, y el papel de los demás en cada una de las 4 zonas, sabrán donde se producirán secuencias de ataque. Esto les permitirá llegar al punto de contacto más rápidamente que la oposición. Sin embargo, los modelos defensivos de la oposición, en cada zona, también determinarán cómo será de eficaz el apoyo en los breakdowns.

Establecer los papeles en los modelos de apoyo dentro de zonas

Todos los jugadores tienen diferentes papeles en cualquier zona dependiendo del punto de ataque. Ejemplos:

  • Zona A

    - Alta intensidad en apoyo del portador del balón.
    - Astutas toma de decisiones de opciones atacantes.
    - Avanzar para anotar puntos.

  • Zona B

    - Ejecutar modelos del sistema de ataque con mayor énfasis en la creación de enfrentamientos desiguales y oportunidades para jugadores de "golpeo", por ejemplo, patear o movimientos de carrera.

  • Zona C

    - Ejecutar modelos establecidos de ataque (que son apoyados por modelos establecidos, por ejemplo, canalización 4 x 4).
    - Patadas estratégicas para girar a la oposición.
    - Las patadas deben ser disputables por los jugadores adecuados (perseguidores), en función del destino de las mismas, por ejemplo, ala cerrado y abierto.

  • Zona D (defensa)

    Desde patadas de aclarado:


    - "Delanteros sueltos" protegen y apoyan el pateador.
    - “Delanteros sujetos", suben hacia delante con la patada.
    - Ala del lado cerrado, sube con rapidez para eliminar el lateral rápido.
    - Tres cuartos exteriores, suben en línea recta para neutralizar ataques contrarios.
    - Ala y delanteros sueltos, suben y protegen la Zona D de contraataques.

    Desde primeras fases (es decir, melé o lateral):


    - "Los terceras líneas llevan a cabo movimientos de ataque para reducir la presión sobre el pateador, comprometiendo a los delanteros sueltos de la oposición".