13. Defensa en los saques de centro II

Share

Con este tipo de saque se renuncia, en primera instancia, a competir por la posesión, por lo que la persecución debe estar perfectamente establecida, ya que el equipo receptor dispondrá de tiempo y espacio para jugar sin una presión inmediata.

Los jugadores deben perseguir manteniendo el alineamiento y subir a alta velocidad durante los, aproximadamente, 10 primeros metros, para después ralentizar su carrera, ya que de otra forma el ataque podría desbordar a la defensa por el exterior mediante pases largos. Esta disminución de la velocidad de subida les permitirá desplegarse si el ataque opta por la opción de juego abierto.

El apertura, o el jugador que efectúe el saque, deberá subir en una segunda cortina defensiva ocupando la posición de sweeper, protegiendo la zona profunda del campo, frente a posibles patadas de aclarado del rival.

Otras corrientes de pensamiento indican que es más favorable subir muy rápido durante todo el tiempo para reducir el tiempo y el espacio disponible por la oposición, para lo cual el saque debería ser ejecutado con la mayor altura posible.

Consideramos que para los saques de centro largo se debería utilizar una combinación de las dos estrategias propuestas. Todo estaría en función de la distancia a la que es pateado el balón y del tiempo de duración del vuelo. Un tiempo prolongado de vuelo puede permitir a los jugadores correr a toda velocidad para llegar, si no a competir por el balón, por lo menos a placar al receptor o a situarse entre las líneas de pase reduciendo la opción de juego abierto y obligando al equipo atacante a entrar al contacto. Un tiempo de vuelo reducido aconsejaría ralentizar la persecución de los defensores.

Por tanto, los defensores deben saber reaccionar a la patada y adecuar su velocidad de subida a la precisión de la misma.

Respecto a quién debe ocupar la posición de sweeper, cubriendo la zona profunda del campo, algunos técnicos consideran que debe ser el medio de melé, mientras que el jugador que efectúa el saque debería formar parte del alineamiento defensivo perseguidor.

Otros consideran que es el jugador que efectúa el saque el que debe permanecer detrás cubriendo la zona profunda del campo.

Una solución, que se puede considerar óptima, adoptada por muchos equipos, es hacer que sea el medio de melé el jugador que efectúe el saque de centro largo.

Algunos errores de saque de centro

Los principales errores que comete el equipo en defensa, ejecutor del saque, son imprimir excesiva potencia a la patada que provoque que el balón salga directamente a lateral, que el balón no sobrepase la línea de 10m y la ilegal ejecución de la patada.