12. Defensa en los saques de centro I

Share

Al contrario de lo que sucede en Rugby XV, los inicios y reinicios son las primeras fases más frecuente en la modalidad de sevens. Diseñar estrategias defensivas para los diferentes tipos de saques permitirá, en el mejor de los casos, recuperar la posesión perdida tras la patada, o en el peor, establecerse en el campo de forma que las opciones atacantes se vean muy reducidas.

Saque corto a un lado

Es el saque de centro convencional. El sistema defensivo que, normalmente, se lleva a cabo es el siguiente:

Uno de los pilares (1 ó 3, en función del punto de caída del balón y de la comunicación previa entre ellos) será el jugador responsable de la disputa/captura/palmeo del balón en el aire. El pilar que no se vaya a implicar en el salto debería modificar su trayectoria de carrera para aproximarse a su compañero saltador, será un excelente colaborador en el caso de la captura del balón. El talonador (2) se adelantará a sus compañeros de persecución en un intento de situarse más allá del punto de disputa, esperando un posible palmeo del saltador rival hacia su campo. Esta es también una buena posición para el caso en el que no se produzca el palmeo, y siempre que no se establezcan líneas de fuera de juego, estará situado en la posible trayectoria del balón si el rival pretende jugar abierto.

El medio de melé (4) avanza en una posición ligeramente retrasada respecto a sus pilares dispuestos a actuar como receptor de un posible palmeo/captura propia, intervenir como apoyo en un posible breakdown o participar en la defensa de un balón perdido.

El jugador que ha efectuado el saque, normalmente el apertura (5) permanecerá retrasado ocupando la posición de sweeper para el caso en que se pierda el balón, posición desde la cual puede incorporarse fácilmente al ataque si el balón es recuperado.



Existen numerosas, aunque ligeras variaciones de este "ortodoxo" sistema. Hay equipos que consideran que adelantar al talonador es de alto riesgo ante una pérdida del balón y utilizan la alternativa de la subida de un jugador para competir por la posesión y los restantes delanteros en una segunda línea esperando un posible palmeo para campo propio o, en cualquier caso, disponerse en una sólida conformación defensiva.

.


Otros prefieren que sea el medio de melé el jugador que efectúe el saque, y que por lo tanto permanezca retrasado implementando su papel natural de "sweeper".

En otros casos, el apertura, tras la patada, sube con la línea defensiva y es el medio de melé, qué después de comprobar la pérdida de opciones de recuperar la posesión, quién retrocede a la posición de "sweeper".

A veces, y con el fin de crear incertidumbre y debilitar al equipo receptor del saque, el equipo que lo efectúa oculta sus intenciones sobre la dirección de la patada hasta el último momento. Una buena comunicación previa y unas estrategias de persecución bien definidas suelen aportar dividendos.

En ocasiones, y previamente al saque, el equipo que lo efectúa divide a sus jugadores en dos grupos de 3, uno a cada lado del campo, creando dos alternativas de saque lo que obliga a los defensores a defender en espejo, creando cierta incertidumbre sobre el destino de la patada.


Saque de centro corto

Una variante del saque corto, actualmente muy en boga, es el que tiene como objetivo sobrepasar la línea de 10m frente al pateador.

El espacio reducido a recorrer por el balón obliga a que la altura de la patada sea lo suficientemente alta para que permita una competición por el balón con posibilidades. La ventaja en la altura del salto del perseguidor, respecto al receptor, que llega al punto de caída del balón en carrera, unido a la comunicación previa del tipo de saque a efectuar para que los jugadores adopten las trayectorias de carrera adecuadas y, como consecuencia de ello, la "presumible" falta de apoyos por parte del equipo receptor, hacen que este tipo de saque haya pasado a estar en el arsenal de todos los equipos.





Otra alternativa que suele utilizarse, ante la mala colocación del equipo receptor, es el saque corto rastrero al centro o a un lado, en un intento de volver a recuperar la posesión el mismo jugador que efectuó el saque o un compañero.

.