11. Defensa del lateral

Share

A diferencia de lo que sucede en las melés, con modelos básicos de defensa estandarizados que han permanecido a lo largo del tiempo sufriendo solo ligeras variaciones, el lateral es una primera fase en la que las variaciones defensivas son múltiples y en constante evolución.

La posibilidad de variar el número de jugadores que pueden participar en el alineamiento atacante, hace que la defensa tenga que modificar sus sistemas para adaptarse a estas situaciones cambiantes. Un ejemplo significativo de esta adaptación podría ser situar a 4 jugadores en el alineamiento como respuesta a la conformación atacante, como se puede observar en el clip que mostramos a continuación.


A continuación, presentamos algunos de los sistemas defensivos más utilizados en la actualidad por los diferentes equipos. Todos tienen sus pros y contras y no consideramos que exista un modelo "ideal". Son los entrenadores, los encargados de decidir cuál adoptar en función, entre otros factores, de los jugadores disponibles, de las combinaciones rivales y, de forma muy importante, de su "filosofía" sobre el juego.

Sistema 1

En este sistema, el alineamiento lo constituyen los dos pilares, situándose el medio de melé (4) en el pasillo de 5m, preparado para defender un ataque por esa zona, para retroceder y ocupar la posición de "sweeper".

El talonador ocupa una posición próxima a la línea de 15m, preparado para defender, en primer lugar un posible ataque por el final del alineamiento y, una vez finalizada esta amenaza, subir hacia el apertura rival. Igualmente puede constituir un arma atacante muy poderosa si el rival hace un lanzamiento que sobrepase a su "pod" de salto.

Tanto el apertura como el centro en defensa suben, en un primer momento, sobre sus rivales directos, para después derivar y trasladar su objetivo al siguiente jugador.

El ala (7), en el caso que la defensa realizada por sus compañeros al interior esté consiguiendo el objetivo deseado, permanecerá retrasado como un "falso sweeper", protegiendo esa zona retrasada del campo, para después subir y ayudar en las labores defensivas.

Es importante que los pilares ocupen las posiciones alejadas de la barrera defensiva y no se trasladen rápidamente en la dirección del movimiento, de otra forma una inversión del juego, por ejemplo mediante un cruce apertura-centro, podría causar estragos.

Este sistema reduce en mucho la capacidad para competir por el balón en el lanzamiento, ya que sólo se dispone de un "levantador", pero no es una opción a desechar.



Sistema 2

Cada vez con más frecuencia, los equipos están adoptando una variante del sistema 1, en el que el alineamiento está constituido por 3 jugadores y al apertura se le sitúa en la posición de receptor del lateral aunque en las proximidades de la línea de 15m.

Las trayectorias a seguir y las responsabilidades de los defensores son similares a las del sistema 1, la variación la constituye que, en principio y hasta la llegada del medio de melé a su posición retrasada, se prescinde de "sweeper".

Se trata de un sistema de cierto riesgo, pero que también puede conllevar recompensas ya que el "pod" de salto puede competir el balón en el lanzamiento.

La mayor debilidad defensiva puede aparecer si el ataque opta por realizar un movimiento por el fondo del lateral que conllevase la fijación del receptor del lateral, en la línea de 15. Esto conllevaría una superioridad numérica (3 v 2) para el ataque difícil de contrarrestar.

Sistema 3

A este sistema lo podríamos denominar "ortodoxo", ya que sitúa a 3 jugadores en el alineamiento defensivo constituyendo un "pod" de salto, al medio de melé en el pasillo de 5m, responsable de retroceder para ocupar la posición de "sweeper", y a los tres cuartos en sus posiciones clásicas marcando a sus rivales directos. Este sistema sigue siendo el empleado por algunos de los equipos con mejores posiciones en el ranking de las Series Mundiales.


Independientemente del sistema de defensa elegido, los equipos en muchas ocasiones optan por no competir por el balón en el salto, prefiriendo esperar sobre sus pies para poder defender y contrarrestar más eficazmente las opciones atacantes.


Algunos errores defensivos