4. Verificación de la comprensión

Share

Introducción

Durante el proceso de enseñanza y aprendizaje que realiza cualquier entrenador, es necesario establecer momentos para comprobar el nivel de comprensión y, por tanto, el grado de aprendizaje que van adquiriendo los jugadores. Esta rutina nos va a proporcionar información valiosa sobre las dificultades que los jugadores están encontrando en el mencionado proceso, además de revelar la calidad de nuestra enseñanza y, como consecuencia, podremos reconducir la sesión, reforzando aquellos contenidos que presenten mayor dificultad.

Esta es una habilidad fundamental para cualquier educador pero, lamentablemente, no la encontraremos entre los contenidos de la mayoría de los cursos de formación, incluidos en los cursos de entrenadores.

Image

¿Por qué es importante?

El afamado entrenador de baloncesto John Wooden nos indica que uno de los aspectos básicos del entrenador es confirmar si lo que se está enseñando se está aprendiendo. En este sentido, debemos entender que el hecho de haber entrenando, por ejemplo, la defensa de tu equipo durante una hora, no implica que se haya aprendido, o al menos que se haya aprendido correctamente. Por lo tanto, para asegurar un proceso formativo adecuado necesitamos saber cuál es el problema que se está produciendo entre la enseñanza y el aprendizaje. Una vez comprendida esta premisa, debemos tener presente la necesidad de observar de forma intencional y atenta. De nuevo John Wooden nos proporciona otra pista, y nos indica que no debemos observar los logros, sino el rendimiento. La tendencia de los entrenadores a prestar atención a la consecución de los objetivos está motivada porque refuerzan la idea de que se ha producido aprendizaje. Por este motivo, el experto en formación Doug Lemov nos indica que, generalmente, al ubicarnos en el entrenamiento para observar, no somos capaces de ver los errores que aparecen delante de nosotros. El rugby es un deporte visualmente complejo, si estamos centrados en buscar los aciertos, probablemente aparecerán jugadores cometiendo errores frente a nosotros y no seremos capaces de verlos.

Procedimiento

¿Qué verificar?

Para desarrollar una buena habilidad de verificación de la comprensión, lo primero que debemos hacer es trabajar antes del inicio de la sesión. Imaginemos que vamos a diseñar una sesión sobre la defensa, lo primero que debemos plantearnos es qué vamos a ver cuándo los jugadores empiecen a trabajar. Para ello es necesario prever qué 3 o 4 aspectos veremos si los jugadores están ejecutando correctamente, así como otros tantos que puedan ser motivo de mejora. Esta planificación nos permitirá preparar actividades alternativas para reconducir nuestra sesión y adaptarla a las necesidades de nuestros jugadores, minimizando el grado de improvisación durante la sesión y mejorando la toma de decisiones así como los resultados, favoreciendo nuestra confianza como entrenadores.

¿Cuándo verificar?

En la mayoría de las ocasiones, verificamos el grado de aprendizaje de los deportistas al final de la semana, durante el encuentro. Este momento es demasiado tarde para enmendar los posibles errores y, en muchas ocasiones, la solución pasa por culpar a los jugadores considerando que no están llevando a cabo lo “enseñado”. Por tanto, como ya hemos adelantado, es fundamental establecer los momentos de verificación de la comprensión durante la sesión. Hay que tener presente no dejarlo exclusivamente para el final ya que, en caso de encontrar problemas durante el proceso de enseñanza-aprendizaje, deberás replantear la/s tarea/s diseñadas. En este sentido, lo idóneo es asegurar que los deportistas hayan aprendido los contenidos antes de abandonar el espacio de entrenamiento, por este motivo también es necesario planificar verificaciones durante la/s tarea/s y así poder modificar el proceso formativo durante la sesión.


¿Cómo verificar?

Existen diferentes formas de hacerlo, la más habitual es el uso de los partidos amistosos u oficiales, o bien al final del entrenamiento. Sin embargo, dado el escaso tiempo que disponemos para trabajar con los deportistas debemos buscar herramientas que nos permitan verificar la comprensión de forma rápida. A continuación proponemos algunas técnicas:

Preguntas:
Ya hemos trabajado en un artículo anterior la habilidad de las preguntas durante el entrenamiento. Sin embargo, es necesario tener presente algunas cuestiones. La primera es evitar las denominadas “Preguntas de autoinforme”. Cuestiones como ¿sí?, ¿entendido?, ¿todo claro?..., no van a proporcionar la información necesaria. La respuesta más probable será un “Sí” generalizado y en contadas ocasiones podremos encontrar personas que tengan el valor suficiente como para demostrar públicamente su desconocimiento. Por este motivo, para comprobar realmente el grado de aprendizaje de los individuos, lo idóneo es establecer preguntas concretas, que no se respondan con un simple "sí" o "no", sino que impliquen una pequeña reflexión o resumen sobre el contenido aprendido. En ocasiones, puede ser que una persona acierte en su respuesta por azar, por lo que, para asegurar la fiabilidad de la pregunta, la mejor manera es utilizar preguntas del tipo ¿por qué…? o ¿Cómo…?

Observación:
Una vez hayas establecido la tarea y los deportistas estén practicando, focalizar tu atención en los aspectos indicados en el apartado ¿qué verificar? puede ser la clave. Sin embargo, en función de la organización de los deportistas, material e instalación, el proceso de observación se puede volver una tarea complicada. Es importante, por tanto, establecer una organización de todos los elementos que puedan afectar a la correcta observación de la tarea, así como la ubicación del entrenador.

Image

1º) En algunas ocasiones, la arquitectura de las instalaciones, la cantidad de equipos que la utilizan o el tipo de tarea a realizar pueden dificultar la organización de algunos elementos, sin embargo seguro que en otros podremos interferir. Por ejemplo, las tareas relacionadas con el trabajo de técnica individual suelen ser más fáciles de organizar. Pongamos el caso de un entrenamiento de placaje. Podemos tener un grupo de parejas placando alrededor del espacio o podemos establecer un cierto orden que, de un solo vistazo, nos permita visualizar a todo el grupo.

Image

2º) Una ubicación central nos dará la oportunidad de ver, en detalle, el trabajo de los deportistas pero, por el contrario, solo nos permitirá focalizar nuestra atención en un número reducido de ellos. Hay momentos para introducirnos en el grupo y proporcionar feedback, pero para realizar una verificación de la comprensión, una colocación externa será más apropiada.

Image

Demostración:
La técnica de la demostración es comúnmente utilizada en nuestro deporte. Generalmente, en el desarrollo de habilidades, se utiliza a expertos (entrenador principalmente y en algunos casos a jugadores aventajados). Sin embargo, esta técnica también puede ser utilizada para comprobar el grado de comprensión si se utiliza una metodología Flipped. Para ello será necesario intercambiar los roles y pedir a los jugadores que demuestren su competencia.

Estímulos kinestésicos:
En determinadas ocasiones, nos interesa conocer el grado de comprensión en situaciones estáticas. Esto nos va a permitir la posibilidad de comprobar directamente la posición adoptada a través del tacto. En situaciones como melé o maul, nos interesa comprobar el grado de tensión de los agarres o de los músculos implicados, si los jugadores son capaces de mantener el equilibrio …




De igual modo, se pueden utilizar instrumentos para comprobar el grado de destreza que ha adquirido un jugador.



¿A quién verificar?

La tendencia natural del entrenador es verificar el aprendizaje en los jugadores más aventajados, sin embargo esto nos proporcionará un resultado ficticio. Analizar a los menos aventajados provocará la misma consecuencia. Por tanto, para una verificación adecuada, ya sea a través de preguntas, observaciones o estímulos kinestésicos es necesario conocer a nuestros jugadores. Una vez que conozcamos a los más aventajados, a los menos y a los que están en un nivel intermedio en una determinada habilidad, podremos establecer de antemano un pequeño número de cada uno para obtener una muestra representativa del grupo. De esta manera, utilizar 2 o 3 chicos de cada grupo, suponen de 6 a 9 preguntas, observaciones o estímulos. Una tarea relativamente rápida y válida.


En resumen, la clave de la verificación de la comprensión reside en la recopilación de datos para saber si la sesión se está desarrollando según el curso esperado y, en caso contrario, disponer de información suficiente para ser capaces de adaptarla y encauzar el aprendizaje de los jugadores.