8. Pensamiento para una nueva temporada

Share

Andre Watson

Al comienzo de cada temporada, cada árbitro quiere que sea la mejor. ¿Qué deben hacer para satisfacer este noble propósito/empresa?

Para mí la respuesta es simple, estar dispuesto a sacrificar mucho, trabajar de forma constante y mantenerse un paso por delante de todos los demás. Pero, no es tan sencillo.

Por otra parte, esas palabras existen en casi todos los manuales de motivación del mundo. Los jugadores, entrenadores, espectadores, padres, medios de comunicación y sus colegas están constantemente midiéndote como árbitro. También estás compitiendo con tus colegas para puestos en los paneles, ya sea local o nacional.

El camino a seguir consiste en mezclar (equilibrar) los fundamentos con las "cosas nuevas". ¿Por qué los fundamentos? Debido a que cada deporte tiene los suyos propios, por ejemplo, puedes tener un “swing” vertical o plano en el golf, no importa, pero si no miras la pelota y mantienes la cabeza del palo cuadrada en el impacto, no serás capaz de mantener la bola en la calle. ¿Por qué "cosas nuevas"? Porque si usted no utiliza los últimos palos y bolas, no será capaz de controlar la pelota, como lo hacen sus colegas.

Fundamentos

1. El primer fundamento, para mí, es la preparación física. Sí, el terrible 12 en el "beep" es una necesidad. Me parece alucinante que los árbitros todavía piensen que pueden salir con una preparación física mediocre. Un árbitro preparado físicamente no es necesariamente un buen árbitro, pero un árbitro sin preparación física no puede, posiblemente, ser bueno.

2. El conocimiento del Reglamento es el segundo fundamento que no es negociable. Es absurdo argumentar: "Yo sé cómo aplicar las leyes y no necesito hacer bien los exámenes". Un árbitro que conoce el Reglamento no es necesariamente un buen árbitro, pero uno que no lo conoce, no puede ser un buen árbitro.

Cosas nuevas


Image

1. Entender el juego. Asistir a los entrenamientos de los clubes y averiguar lo que los entrenadores y jugadores quieren lograr y cómo van a hacerlo. Por ejemplo, comprendes:
(a) ¿Canales - atacantes y defensivos?
(b) ¿La mecánica de la melé? ¿Cómo se gira, se derrumba y se levanta?
(c) ¿La ventaja táctica y territorial?
(d) ¿Sus intenciones con respecto a un balón rápido o lento de un ruck o maul?

2. Entender las necesidades de los jugadores, entrenadores y espectadores. Después de todo, ellos son los clientes.

3. Desarrollar el arte de la "gestión de las personas". El arbitraje no es nada más que la gestión de los jugadores, y crear el ambiente para que ellos muestren sus habilidades y talento. El árbitro que sea buen gestor, será el que tendrá más éxito en el rugby moderno de hoy en día.

4. Desarrollar la fortaleza mental y siempre estar preparado mentalmente. Se habla mucho sobre este tema y, sin embargo, es increíble la cantidad de árbitros que no hacen nada en esta parcela. Tal vez yo soy el tonto, pero no puedo aventurarme en un campo de rugby sin preparación mental, por ello lo hago, sin duda es que me invento cosas. Por otro lado, cuando estoy bien preparado mentalmente, sé que voy a hacer un buen partido y nada de lo que pase en el campo me va a sorprender.

Interpretación y acción

El consejo es simple y muy claro. Garantizar una competencia justa mediante:
(a) Una introducción recta del balón en la melé (creíble).
(b) Mantener los jugadores sobre sus pies en el placaje.
(c) Ser conscientes de la obstrucción potencial del señuelo, y en los rucks y mauls.
(d) Asegurar que tanto el ataque como la defensa puedan disputar la posesión cuando el balón sale del placaje, ruck o maul.

Para terminar, por favor, no caer en la idea errónea de que los árbitros son los responsables de la fluidez del juego. La única herramienta que el árbitro tiene para crear fluidez es la aplicación hábil de la ley de ventaja, y no tengo ninguna duda que esta va a diferenciar los hombres de los niños. Lo que no podemos es "hacer la vista gorda" por el bien de la fluidez o continuidad, porque esto no es más que un engaño y una garantía para la inconsistencia. Los jugadores son responsables de las infracciones y, en particular, del número de infracciones sancionadas por el árbitro.

Feliz arbitraje.

Andre.