5. La frustración II

Share

Parte A:

3. El árbitro

3.1 Ejemplos de situaciones que llevan a la frustración (ansiedad) en los árbitros.

1. Introducción:
La siguiente lista identifica algunas situaciones que conducen a la ansiedad en los árbitros. Un aspecto a destacar es que todos los escenarios son o imprevistos o incontrolables:

- Hundimientos de melé: Algunos partidos sufren constantes hundimientos de melé. Esto puede ser una gran fuente de frustración y vergüenza para el árbitro, sobre todo cuando ha agotado su arsenal en la gestión de las melés colapsadas. Sin examinar las rutinas que los árbitros siguen con las melés difíciles - cuando el árbitro está al límite, su ansiedad sube a niveles que no permiten un rendimiento óptimo. Este es un ejemplo de una circunstancia percibida como incontrolable.

- Capitanes difíciles: Una circunstancia imprevista se produce cuando los capitanes se niegan a desempeñar su papel en la gestión de un partido, y el árbitro entra en conflicto con uno o ambos líderes. Esta situación puede llevar a niveles de ansiedad cada vez mayores en un árbitro si se convierte en situaciones de enfrentamiento o, alternativamente, el árbitro puede simplemente renunciar y sus niveles de activación pueden reducirse ostensiblemente.

Image

- El abuso de los estándares: Cuando los jugadores dejan de prestar atención a las advertencias y a los estándares que un árbitro dispone para un partido, el árbitro puede sentirse frustrado. El árbitro ha cumplido con su papel estableciendo normas, y los jugadores se han negado a desempeñar el suyo al no cumplirlas. Esto puede ocurrir por reincidencia de infracciones en el placaje, faltas profesionales o juego sucio reiterativo.

- Partido aburrido y gris: Posiblemente la mayor experiencia de frustración de los árbitros proceda de partidos en los que los jugadores nunca muestran su potencial de habilidades, y es simplemente aburrido de ver.

3.2 Efecto sobre el rendimiento.

Los ejemplos anteriores, y muchos otros no mencionados, pueden conducir a la frustración en el árbitro. Como se dijo anteriormente, las circunstancias frustrantes pueden conducir a la "ansiedad" (respuesta fisiológica), y luego, a un cambio en los niveles de excitación (respuesta psicológica). Esta frustración, a su vez, puede distraer al árbitro de su tarea, hasta el punto que los jugadores ya no se sientan cómodos con el control que él hace de su juego. El impacto de los árbitros en la frustración de los jugadores se aborda en la Parte B.

La principal preocupación consiste en que el cambio de los niveles de excitación que tiene el árbitro inhibe el proceso de toma de decisiones. Esto es particularmente importante, ya que el juego moderno requiere que el árbitro tome sus decisiones de forma más rápida y precisa para mantener la fluidez del juego.

Para explorar más a fondo el efecto que el cambio de los niveles de excitación tiene en el rendimiento del árbitro, se requiere una comprensión del proceso cognitivo de la toma de decisiones. Una típica decisión tomada en un campo deportivo es descrita por Pitz y Sachs (1984) en los siguientes términos: "A diferencia de otras tareas (como la resolución de problemas), no existen criterios para determinar si, únicamente, una elección o juicio es correcto, ya que la respuesta se basa en parte en las opiniones o preferencias personales". (Weinberg y Richardson, 1990).

Esto es un ejemplo razonable de una decisión tomada por un árbitro.
En el ámbito deportivo la decisión tomada es dinámica, compleja, implica riesgos y se realiza en un entorno de incertidumbre, en consecuencia, la investigación sugiere que los siguientes cinco factores son imprescindibles para el proceso de toma de decisiones en el deporte:
- La memoria.
- Los estilos cognitivos.
- La capacidad intelectual.
- La atención y la concentración.
- La experiencia.

Image

De los cinco factores enumerados que juegan un papel en la toma de decisiones en el ámbito deportivo, cuatro pueden estar directamente influenciados por los cambios en el nivel de excitación - estilos cognitivos, la capacidad intelectual, la atención y la memoria. Keogh y Sugden (1985) al describir el proceso de toma de decisiones lo explican mejor de la siguiente manera:
"En una etapa entre la percepción de la información a través de los diferentes sentidos (entrada) y la aplicación de una respuesta motora (salida), existe un proceso cognitivo de percepción a través del cual el individuo analiza y organiza la información con el propósito de tomar la decisión". (Weinberg y Richardson, 1990)

La información recibida (entradas) se somete a un proceso de identificación, análisis y diagnóstico frente a experiencias pasadas antes de pasar al sistema nervioso central, donde se convierte en una acción (salida). Como se mencionó anteriormente, cualquier excitación experimentada afecta fisiológicamente al cuerpo por saturar el sistema nervioso central. En consecuencia, si un árbitro experimenta cambios de excitación al mismo tiempo que está tratando de procesar la información de entrada para tomar una decisión, su sistema nervioso central está tratando de hacer frente a dos cosas a la vez, y el resultado es que la decisión llega demasiado tarde o es procesada incorrectamente, por lo que la decisión es errónea.

Es evidente que cualquier frustración percibida por el árbitro puede llevar a tomar malas decisiones y afectar el juego de una manera perjudicial.


3.3 Estrategias para que los árbitros se enfrenten a la ansiedad/frustración.

Ansell en su libro Psicología del Deporte de la teoría a la práctica, afirma que "la ansiedad y la excitación son inherentes a la competición deportiva", y que la responsabilidad de controlar la emoción de un atleta reside en el individuo en sí mismo/a. Hay numerosas sugerencias del entorno de la psicología que sugieren métodos para hacer frente a la ansiedad, Ansell resume amablemente estas conclusiones como sigue:

- Establecer el foco de atención en lo controlable: La ansiedad radica en el miedo a lo desconocido, por lo tanto, para reducir la ansiedad innecesaria a un atleta no le debería preocupar lo que él/ella puede controlar.

- Pensar que entrenas: La ansiedad en los atletas, generalmente, es causada por situaciones que amenazan la "percepción". Sin embargo, cuando un atleta entrena, no percibe que haya escenarios amenazantes para poder llevarlo a cabo con poca o ninguna ansiedad. Ansell sugiere que en la competición un atleta debe "Pensar que entrena" y por lo tanto prever él/ella la realización de las mismas tareas en un ambiente libre de amenazas, y de esta manera eliminar la ansiedad en el entorno de la competición.

- Recordar el peor de los escenarios: Para la mayoría de los atletas, el peor de los escenarios es perder y perder no está vinculado con el fracaso. En mi opinión, este concepto de Ansell no es apropiado para los árbitros de rugby, el peor de los escenarios para un árbitro es ser perjudicial para el partido de rugby y para la carrera de los jugadores.

- Mantenerse activo: Investigadores, sobre todo William Morgan de la Universidad de Wisconsin, han demostrado que la práctica de actividad física reduce la ansiedad, proporcionando una salida física para el aumento de la ansiedad. Este efecto relajante es una de las razones por las que se debe realizar una “entrada en calor” antes del partido, por lo que debe ser utilizado por los árbitros como calentamiento psicológico activo, así como físico. Esto se puede lograr dedicando este tiempo a prestar atención a las tareas que importan.

Image

- Estrategias cognitivas: Hay numerosas estrategias cognitivas que ofrecen los psicólogos del deporte para reducir la ansiedad, estas incluyen: - Visualización.
- Técnicas de relajación.
- Auto refuerzos positivos.
- El uso de indicaciones en la competición.

Esta lista no es de ninguna manera exhaustiva, sin embargo supone una aproximación a las técnicas disponibles. Cabe señalar que todas estas estrategias requieren práctica antes de que se obtenga algún beneficio en la competición.

Una de las áreas más interesantes de la investigación sobre la gestión del estrés (ansiedad) es el desarrollo de un "Modelo de Gestión del Estrés Multimodal" de Lazarus y Folkman en 1984. En pocas palabras, el modelo evalúa la cantidad de amenazas que un atleta percibe en la competición, hace una evaluación potencial de los atletas para hacer frente a las mismas, y proporciona un mecanismo para hacer frente a situaciones estresantes.

Las estrategias ofrecidas por Lazarus y Folkman, después de la evaluación inicial, son dos conductas de anfrontamiento: (1) Afrontamiento centrado en la emoción ("ACE") y (2) Afrontamiento centrado en los problemas ("ACP"). Las estrategias "ACE" son las que nos interesan, ya que incluyen aquellas que combaten la ansiedad producida a partir de situaciones en las que se percibe que hay poco que se pueda hacer para eliminar la amenaza percibida. Este es el escenario que nos interesa, el campo en el que el árbitro se siente impotente, su capacidad de manejar una situación particular. El concepto que subyace en las estrategias de "ACE" incluye hacer que el atleta se sienta mejor emocionalmente mientras tolera la amenaza percibida.

Un ejemplo de una "ACE" es el programa de Entrenamiento de Estrés Inoculado de Meichenbaum (1975) ("EEI"). El "EEI" identifica siete tipos diferentes de habilidades de afrontamiento, entre ellos:
1) El autodiálogo para situaciones problemáticas.
2) Entrenamiento para visualizar pensamientos e imágenes y aprender a discriminar cómo los efectos cognitivos de los pensamientos e imágenes causan efecto en la conducta real.
3) Entrenamiento en habilidades de resolución de problemas básicos.
4) Usar el autodiálogo y la visualización en escenarios reales.
5) El modelado, ensayo y el fomento de la evaluación positiva de sí mismo y habilidades centradas en la atención (concentración).
6) El entrenamiento de la relación y del comportamiento en situaciones simuladas.
7) La exposición gradual a situaciones estresantes.

El último punto, exposición gradual, es la clave para el programa "EEI" y tiene como resultado la denominada "inoculación" en la que el atleta se vuelve cada vez más relajado en situaciones gradualmente estresantes.

Muchas de las técnicas mencionadas anteriormente requieren de mucha práctica y de un informe particularizado para cada una de ellas. Depende de cada persona buscar la manera de entrenar las estrategias de afrontamiento que figuran en el listado citado anteriormente.



BIBLIOGRAFÍA

- Ansell, M. (1994). SPORT PSYCHOLOGY FROM THEORY TO PRACTISE, 3rd Ed.
- Folkman, S. & Lazarus, R. (1984). STUDY OF EMOTION AND COPING HOURNA OF PERSONALITY AND SOCIAL PSYCHOLOGY, 48 p. 150-170.
- Keogh, J. & Sugden, D. (1985). MOVEMENT SKILL DEVELOPMENT.Published by New York: Macmillan Publishing Co.
- Pitz, G.F. & Sachs, N. J. (1984). JUDGEMENT AND DECISION: THEORY AND DECISION, AN APPLICATION.Ann. Rev. Psychol. 35, 139-163.
- Singer, R., Murphey, M. & Tennas, K. (1993). HANDBOOK OF RESEARCH ON SPORT PSYCHOLOGY.
- Weinberg, R. & Richardson, P. (1990). PSYCHOLOGY OF OFFICIATING. Champaign, Ill: Leisure Press.