Share

7. Placador, placaje dominante y turnover

A lo largo de un partido se suceden repetidas ocasiones en las que los equipos "ceden" la posesión al rival, una de las formas más frecuente de pérdida de posesión llega como resultado de un placaje.

El placaje tiene como objetivos detener el avance del rival e intentar recuperar la posesión. Detener el avance del rival lleva implícito la pérdida de continuidad atacante*, al menos temporalmente, y la posibilidad de disponer de un tiempo extra para reorganizar la estructura defensiva, en espera de que la presión ejercida sobre el ataque permita el fin último, la recuperación del balón.

Todo comienza por el placador

En cualquier tipo de placaje el elemento estrella en el establecimiento de la posibilidad de recuperación es el placador, tanto por facilitar la situación propicia, el placaje, como por ser, normalmente el jugador más cercano a la posible disputa, lo que le posibilitará recuperar el balón, ser el primer hombre en el ruck o si entra por campo contrario para la recuperación, establecer un "obstáculo" eficaz para el acceso al balón por parte del rival.

Para reforzar la idea de que el objetivo último del placaje es el "turnover", debemos hacer conscientes a los jugadores que el placaje es un medio no un fin, que no han completado su labor derribando al portador. Es a partir de ese momento, completado el placaje, cuando deben utilizar todos sus recursos técnicos para, inmediatamente, soltar al placado, ponerse de pie y disputar la posesión, para lo que cuentan con la ventaja reglamentaria añadida de poder participar en la disputa desde cualquier posición.

Placador recuperador


Primero en el ruck


Otros factores

No debemos pasar por alto, aunque lo dejaremos para posteriores trabajos, la importancia de otros factores no menos importantes como las técnicas específicas de placaje, de recuperación, la presencia de ayudante del placaje y su participación en la disputa o la de los jugadores que llegan en apoyo, entre otros.

Placaje dominante

Como hemos comentado anteriormente, todos los tipos de placaje son apropiados para conseguir el primer objetivo, detener el avance del rival, pero no todos contemplan la misma probabilidad de recuperación del balón. Lo que marca la diferencia es la dominancia en el placaje.

En los placajes dominantes, el placador (con mayor frecuencia) entra a más velocidad que el portador del balón, lo que puede constituir un factor importante en la dominancia en el mismo.

Cuando hablamos del placaje dominante, nos estamos refiriendo a un tipo de placaje frontal en el que el defensor entra al contacto y hace retroceder, empuja hacia atrás, al atacante, normalmente en un movimiento.

Un placaje dominante eficaz puede conducir, en primera instancia, a la recuperación de la posesión. El fuerte impacto puede provocar que el portador pierda el control sobre el balón, lo que concedería la posibilidad de ser aprovechado inmediatamente por los defensores, o conducir a un balón adelantado que les proporcionaría la introducción de balón en la melé subsiguiente, siempre que el árbitro considere que no es aplicable la ley de la ventaja.



De cualquier forma, hacer retroceder al defensor, o lo que es lo mismo retrasar la línea de ventaja y establecer nuevas líneas de fuera de juego, proporciona una importante ventaja para el equipo en defensa, lo hace trabajar "front foot", avanzando, mientras que el atacante tiene que retroceder para cumplir las exigencias reglamentarias, lo que se traduce en una pérdida de tiempo en apoyo y en consecuencia limitar su acceso al balón y en disponerlo en una disposición de "back foot" (retrocediendo).



Placaje asfixiante

Una variedad del placaje dominante, cada vez más en uso, que potencia la eficacia de la recuperación del balón, es el placaje asfixiante ("Smother tackle"), que se rige por los mismos principios que el dominante ortodoxo, con la diferencia que en este caso el placador entra en contacto con el portador a la altura o por encima del balón, atrapando hombre-balón y anulando cualquier posibilidad de liberación del mismo.



En la actualidad existe otra modalidad de placaje, el placaje choke ("choke tackle") que constituye, una fuente de recuperación nada despreciable, pero que no hemos considerado incluirla en este trabajo ya que no cumple los requisitos necesarios para entrar en la definición reglamentaria de placaje, "un placaje ocurre cuando el portador del balón es agarrado por uno o más oponentes y derribado al suelo".

Respecto al "Chop tackle" o placaje tala, y debido a su cada vez mayor relevancia en el rugby actual, creemos que es necesario realizar un estudio independiente.


* No contemplamos el "offload" excepto el que se realiza desde el suelo "upload", ya que por definición el offload es el pase del balón antes de completarse el placaje (placador y placado en el suelo).