Share

40. Apuntes tercera jornada del 6 Naciones 2019

En esta tercera jornada hemos tenido la agradable sorpresa de ver una mejora ostensible en el juego de Francia que, alentado por su público, ha empezado a mostrar parte de las expectativas que a priori se tenía sobre su rendimiento. Los jugadores franceses han jugado con esa osadía que era característica de su juego, han realizado múltiples movimientos de primera fase, han sido valientes en las ocasiones que se les ha presentado la posibilidad de contraatacar…, empiezan a ver la luz. Escocia su rival, ha vendido cara su derrota, ya que a pesar de los 4 cambios que presentaba respecto al equipo de la jornada anterior, no ha parado de intentar poner en dificultades a los franceses.

El partido que enfrentó, en el Estadio Olímpico a Italia y a Irlanda fue de lo mejor que hemos visto en los últimos años al equipo trasalpino, plagiando el titular de ESPN, "Irlanda tiene que trabajar duro para negar a Italia una victoria memorable". La realidad es que durante tres cuartas partes del encuentro ha sido dominador del mismo y solo al final, quizás por falta de experiencia, sustituciones por lesiones o incluso falta de ideas por el esfuerzo realizado, ha permitido que Irlanda alcanzase la victoria final. De cualquier forma, enhorabuena Italia.

En el tercer partido de la jornada se dilucidaba el probable futuro ganador del torneo del presente año, con el añadido de que existía la posibilidad, como así fue, de que Galés fuera el propietario del Grand Slam por cuarta vez desde que se instauró el torneo de la VI Naciones. Si se dieran todos estos resultados favorables para Galés, el final de trayectoria de su entrenador Gatland no podría ser más brillante, solo nos quedaría la incógnita sobre su futuro, ¿volverá a su tierra natal para asumir la responsabilidad de los deseados "All Blacks? El tiempo lo dirá.

Encuentro: Francia vs Escocia

Hasta cierto punto, sin aspavientos, podemos considerar que Francia ha empezado a demostrar en el campo que su juego es bastante mejor del que nos ha venido mostrando en las dos jornadas anteriores. No podemos restar méritos a su mejora al equipo tan novedoso que ha presentado Escocia, sobre todo hemos echado de menos a dos personas, para nosotros, básicas en su columna vertebral, a los números 10 y 15, F. Russell y S. Hogg respectivamente, aunque en honor de la verdad el apertura que se ha enfrentado contra Francia, P. Horne, no ha desmerecido nada, es más incluso podríamos afirmar, bajo nuestra humilde opinión, que ha sido el mejor jugador de los escoceses. Pero si tenemos que hablar de novedades, no podemos olvidarnos de las de Francia, Antoine Dupont, Demba Bamba, Félix Lambey, Grégory Alldritt y Romain Ntamack.

Como siempre, hemos seleccionado algunos apuntes que nos han parecido interesantes pero, sin lugar a dudas, el partido podría haber permitido elegir otros muchos tan notables como los elegidos. Pero no queremos dejar de comentar y alabar la "fiereza" con la que se han mostrado defensivamente ambos equipos cuando las acciones transcurrían en las proximidades de sus zonas de marca.

1er Apunte: la importancia del contraataque

Es posible que hayamos escuchado o leído en numerosas ocasiones la sentencia siguiente "las patadas pueden llegar a ser tan efectivas como la persecución que se hace de las mismas". Un excelente patada en distancia, altura, precisión…, puede llegar a ser enormemente peligrosa si no se realiza la persecución coordinada y apropiada.

Hemos seleccionado una secuencia de un contraataque francés a partir de una patada del apertura escocés, P. Horne, desde las proximidades de su zona de 22m. La misma es recepcionada por Thomas Ramos, el zaguero de Francia, en el interior de su zona de 22m. Zaguero muy joven, atrevido, de solo 23 años, 1.78 m de altura y siendo ésta su segunda aparición en el torneo de las VI Naciones, la primera como titular, acumulando sólo 3 caps en su historial, procedente del Stade Toulousain.

Thomas, tras la recepción, observa la subida en "dog leg" de los perseguidores escoceses y aprovecha sus cualidades de evasión y velocidad para iniciar un contraataque realmente encomiable, en el que los apoyos realizan una función primordial. Pero su visión de juego llega hasta tal punto que cuando el portador del balón, el nº9, tras dos pases, es capturado en las proximidades de la zona de marca rival, es Thomas quién actúa de medio de melé abriendo el balón a su apertura que culmina con ensayo tan brillante jugada.




2º Apunte: movimiento de tres cuartos de Francia

Sin llegar, para ser un poco más exacto, sin aproximarse, a lo que en otra época era denominado "rugby champán", en este partido y desde hace cierto tiempo hemos podido comprobar, como sus jugadores se sienten más proclives, el equipo técnico tendrá algo que ver, a jugar a la mano con rapidez y a realizar movimientos que los ponen rápidamente o los hacen atravesar la línea de ventaja.

De los varios que han realizado a lo largo de los 80 minutos hemos seleccionado un movimiento que realizan a partir de una melé en las proximidades de la línea de 22m rival y a la derecha del campo, movimiento del balón, por tanto, de derecha a izquierda.

En la conformación original se puede apreciar como en la posición de primer receptor se encuentra el ala nº14, Damian Penod, pero que no será el receptor del balón del medio de melé, sino que hará un movimiento de loop con el apertura que le devolverá el balón después de su recepción. Mientras tanto Bastereau, segundo centro, ha seguido una trayectoria a la corta aproximándose al apertura actuando como señuelo, por lo que el 14, recibe el pase del 10 por su espalda.

Posteriormente, será el 12, el ala reconvertido para este partido en centro, Gael Fickou, quien recibira el balón del 14 e intentará penetrar por el intervalo entre el centro y el ala en defensa, donde será placado.

Consideramos que el movimiento tenía mejores alternativas que la decidida por Fickou ya que a su exterior aún estaban posicionados sus números 11 y 15 constituyendo una superioridad numérica frente al zaguero rival. Esto nos hace pensar en la dificultad que constituye modificar un movimiento que se ha planificado y ensayado interminables veces en el entrenamiento, de tal forma que se mecaniza hasta tal punto que no deja a los jugadores apreciar las posibilidades de otras alternativas más favorables si se presentasen.




3er Apunte: movimiento combinado de Escocia

Movimiento combinado que nace a partir de un lateral reducido, 6 hombres, ya que el nº8 se haya incorporado en la línea de tres cuartos. El lateral tiene lugar entre la línea de 10m y la de centro de campo francés y a la izquierda, movimiento, por tanto, de izquierda a derecha.

En el movimiento dos jugadores actúan como señuelos, el 8, J. Strauss, y el 13, N. Grigg, que de alguna forma, detienen, desequilibran la organización defensiva lo que le permite al nº11 escocés, S. Maitland, aprovechar un intervalo defensivo para penetrar hasta las proximidades de la zona de ensayo rival, donde es detenido por el centro francés Fickou.

Interesante movimiento que ha formado parte de los diversos que Escocia ha intentado a lo largo del partido. Evidentemente, lo que nunca podremos achacar a Escocia es su falta de compromiso a la hora de emprender, siendo un conjunto teóricamente menos potentes, en cuanto a envergadura/constitución física, no les impide disponer de un arsenal de fortalezas que hacen que todos sus partidos sean una pura diversión.






Encuentro: Italia vs Irlanda

A lo largo del partido nos hemos realizado una preguntas que hasta este momento no encontraban una respuesta coherente o por lo menos algo satisfactoria, ¿cómo era posible que un jugador como el talonador y capitán de Irlanda, R. Best, ha sido en los últimos años un jugador insustituible en la alineación de partida irlandesa? Si analizamos su estructura física como talonador, parece que no alcanza los cánones en cuanto a fortaleza si lo comparamos a otros talonadores del top, no es demasiado fuerte en el contacto, no es un imbatible defensor, no es un cuarto tercera línea, en cuanto a su papel como "jackler"…, sin lugar a dudas deber ser un excelente capitán, era nuestra conclusión, pero pasábamos por alto otras cualidades fundamentales que le hacían merecedor de su constante titularidad, la principal, su excelente manejo del balón dentro de lo que incluimos su labor específica en el lanzamiento de lateral. En la gráfica que se expone a continuación se puede observar como Irlanda ha perdido 5 laterales de lanzamiento propio, con R. Best esto era impensable.


Respecto a Italia nos ha sorprendido muy agradablemente como ha mejorado en su trabajo colectivo, tanto en ataque como en defensa, se les ha visto durante todo el partido con una confianza en sus posibilidades no observada en las dos jornadas precedentes. Principalmente, nos ha impresionado la actuación de su tercera línea, en la que no se ha notado en demasía la ausencia de su sempiterno capitán, Sergio Parissi, aunque esto siempre constituirá una incógnita. En la misma encontramos como número 8 al sudáfricano, B Steyn, al cual hacíamos mención por su buena actuación como flanker en partido de la segunda jornada y como flankers a J. Tuibaiti, nacido en Nueva Zelanda, 31 años, 1.85m, 109 kg, jugador actual del Zebre Rugby club, convocado por primera vez por Italia para los internacionales de Otoño y a M. Mbanda, 26 años, 1.89m, 102kg y jugando, al igual que el anterior en el Zebre Rugby Club.

J. Tuivati


M. Mbanda


1er Apunte: Unders line

Probablemente, cuando los jóvenes comienzan a participar en el juego de una forma más estructurada, en la que los entrenadores los consideran con las habilidades mínimas para ir incluyendo movimientos que puedan desequilibrar la defensa contraria, uno de los primeros pasos es enseñarles a correr en trayectorias "unders" y "overs", que los acercan o lo alejan del portador del balón para aprovechar el intervalo que puede existir o incluso crear con su movimiento.

Simple, pero efectivo, la realidad es que en el rugby de élite se sigue practicando y con excelentes resultados, todo se trata de una buena comunicación, una visión clara de la posición del rival, una temporización óptima de la carrera y una velocidad suficiente para escapar del radio de acción del defensa rival, ¡casi nada!

En el clip que mostramos a continuación, que se inicia a partir de un lateral completo por parte de Irlanda, en las proximidades de la línea de 50m, vamos a poder comprobar una trayectoria "unders" que realiza el ala nº14, Keith Earls, para recibir un pase del nº13, Chris Farrell, que le permite llegar hasta las proximidades de la zona de ensayo rival después de recorrer casi 50m.





2º Apunte: modelo de 2 fases de Irlanda y continuidad

Si hay algo que los irlandeses hacen a la perfección es mantener el orden estratégico en sus movimientos y sistemas. En diversas ocasiones hemos comentado que es muy complejo implementar un modelo con más de 2-3 fases por la dificultad que reviste ubicar a los jugadores en las sucesivas fases para desempeñar roles determinados previamente. Probablemente sea Irlanda el equipo que es capaz de mantener un determinado modelo durante más fases.

Un ejemplo podría ser el que presentamos, se trata de un modelo inicial de dos fases, que tiene su origen en un lateral reducido en las proximidades de la línea de 50m, bastante complejo tanto por el número de jugadores implicados, como por la inversión del juego hacia el origen que realizan tras el primer breakdown, provocado en una zona central del campo. Este punto de fijación lo lleva a cabo el flanker nº7, Sean O´Brien, incorporado a la línea de tres cuartos y recibe los apoyos en los números 15 y 14, Rob Kearney y Keith Earls, respectivamente. Pero quizás de lo más interesante en el proceso de inversión del juego es observar como el jugador que se encarga de abrir el balón desde el breakdown, no es el medio de melé, Conor Murray, que se ha posicionado como primer receptor, sino el nº8, Jordi Murphy, procedente del alineamiento.

Hasta aquí, difícil, pero factible, pero si observamos con detenimiento lo que han hecho es preparar todo un sistema para si el modelo no tiene un éxito inmediato, volver a cambiar el sentido del juego e implementar un modelo 1-3-3-1 o jugar "around the corner" con variantes en función de la disponibilidad de los jugadores y el posicionamiento rival. Excelente planteamiento y magnífica disciplina.





Encuentro: Gales vs Inglaterra

Otro partido que no ha dejado indiferente a nadie, independientemente de sus "amores" particulares, es el que se celebró en el Principality Stadium (Millenium Stadium) con una capacidad de 74.500 espectadores de los cuales la mayoría eran galeses que, sin lugar a dudas, jugaban con sus compañeros que estaban en el campo y ante esa defensa tan numerosa es difícil progresar.

Gales ha mantenido el mismo sistema de juego que lo ha caracterizado durante todo lo que llevamos de torneo, un juego en corto, como dicen los expertos "massive play" (a gran nivel), que les ha permitido mantener la posesión durante grandes periodos de tiempo socavando la fuerza rival. Si a esto le añadimos la efectividad y el buen hacer de su nº10, F. Anscombe, (disculpen a este limitado analista por mi desconfianza a principios de partido en el mismo, sabiendo que se disponía de una apertura de una calidad hiper demostrada como, D. Biggar), que consiguió un pleno de aciertos en sus tiros a palos, además de propiciar mediante una excelente patada chip el único ensayo de Gales a comienzos del partido, galardonado con todo merecimiento mejor jugador del partido.

1er Apunte: Liam Williams

Sin lugar a dudas que a comienzos del torneo del presente año, todos los amantes del rugby y, especialmente, los seguidores galeses tenían en mente las posibles repercusiones que para el juego de su equipo podría tener la ausencia de su extraordinario zaguero, Leigh Halpenny, pero conforme pasaban los partidos, la ausencia se iba diluyendo por las brillantes actuaciones del seleccionado como su sustituto Ian Willians (aunque el partido que los enfrentó a los ingleses paso a jugar de ala por la lesión de George North, motivo que permitió la entrada de Biggar en la posición de apertura y el paso de Anscombe a la de zaguero), jugador de 27 años, 1,85m, 87kg, jugando en la actualidad en el Swansea de Gales y con unas habilidades excelentes de manejo, preferentemente en la recepción del balón aéreo, primordial para la posición que ocupa, velocidad, capacidad de evasión y una visión y arrojo para el contraataque encomiables.

En el clip que presentamos a continuación hemos realizado una breve recopilación de secuencias sobre su capacidad en la recepción del balón aéreo.




2º Apunte: juego en penetración. Placajes dobles

Al margen del estado del campo y la climatología lluviosa que no permitían demasiadas excentricidades en cuanto el juego amplio a la mano para explorar los espacios exteriores, el equipo de Gales mantuvo la forma de juego que venía practicando desde comienzos del torneo, un juego en penetración, en espacios reducidos, "around the corner" con pases cortos y abundantes y sólidos contactos. Un dato que nos puede servir de referencia es el que nos proporciona el número de rucks llevados a cabo por cada equipo.


Gales

Inglaterra


Pero quizás lo más notable del juego de Gales fue su agresividad en defensa que impedía desarrollar el juego combativo de los ingleses, evitando casi constantemente que superasen la línea de ventaja sobre todo alrededor de las agrupaciones. En cierto modo, es cierto lo que comentamos en la introducción había más de 15 jugadores galeses en el campo.

Pero esto no debe restar mérito a la defensa inglesa, de hecho realizó mucho más placajes que los galeses y su porcentaje de éxito en los mismos fue mayor, lo cual en cierto modo es normal teniendo en cuenta la capacidad de retención de la posesión por parte de Gales, que le permitió mantener el balón durante casi tres cuartas partes del tiempo de juego.


Tampoco podemos dejar de lado la capacidad de la defensa inglesa, aprovechando el juego en penetración de los galeses, para realizar placajes dominantes dobles, bien sincronizados y de una gran belleza.



Este partido ha dado lugar a otras escenas que podrían haber sido seleccionadas en lugar de las elegidas, como ejemplo podríamos citar el excelente ensayo inglés, por su flanker nº7, T. Curry, aprovechando el hueco aparecido en uno de los márgenes del breakdown galés o el kick pass realizado por D. Biggar que proporcionó el segundo ensayo gales gracias su ala nº11, Josh Adams.