Share

4. La imprevisibilidad de la melé. Un factor a atenuar I

La ciudad de Stellenbosch (Sudáfrica) y, particularmente su Universidad, es reconocida a nivel del rugby mundial por haber sido la sede donde se pusieron a prueba, a propuesta de la IRB, las ELVs en el 2006. En el 2008, 13 de las 23 variaciones planteadas se incluyeron en el juego, a nivel global, para obtener una información más completa sobre sus repercusiones en el mismo. Finalmente, en el 2009, la IRB aprobó 10 de las variaciones, estableciendo un antes y un después en nuestro deporte.

Pero la Universidad de Stellenbosch sigue jugando un papel fundamental en el desarrollo del rugby. Durante años es la sede de los cursos de “identificación de talentos”, tanto arbitral como técnico, dirigidos a jóvenes de diferentes países con el objetivo de mostrar las últimas tendencias en la evolución de nuestro deporte.

Un miembro del panel de Rugby Sapiens, Guillermo López, participó en uno de los cursos en el que una de las ponencias fue presentada por Rassie Erasmus y Jacques Hanekom (jefe de entrenadores y entrenador de delanteros de Western Stormers, respectivamente). En la misma presentaban un modelo estructurado para implementar la melé en defensa en diferentes zonas del campo.

A continuación, presentamos la primera entrega (melés en el lado derecho) de las soluciones de los Stormers para conseguir alterar la posesión rival y, en el mejor de los casos, recuperar la misma.

Estas soluciones, obviamente no son únicas y, previamente, deben estar soportadas por una excelente técnica de los jugadores que componen esta primera fase. Más bien, deben considerarse como un punto de referencia que permitan minimizar la imprevisibilidad de esta formación tan singular en el rugby.

Defensa en melé de Western Stormers 2008, Plan General


Image

Defensa de melé en 22 contraria




Defensa de melé entre líneas de 22



Defensa de melé en 22 propia