Share

38. Apuntes primera jornada del 6 Naciones 2019

Y comenzó la siempre esperada VI Naciones, último torneo en el que se enfrentan las 6 potencias europeas antes del próximo mundial de Japón. El desarrollo del mismo, puede anticipar datos y eliminar dudas sobre jugadores, sistemas…, y el estado de preparación de los diferentes equipos antes del citado mundial.

En esta primera jornada se enfrentaban en el estadio Stade de France, frente a 76,000 espectadores, los equipos de Francia y Gales. En el Aviva Stadium de Dublin se enfrentaron las selecciones de Irlanda e Inglaterra y en Murrayfield hicieron lo propio Escocia e Italia.

Encuentro: Francia vs Gales

Una cosa es que previamente al partido se podría presuponer que iba a ser un encuentro en el que el número errores de manejos por parte de ambos equipos no iba a constituir una sorpresa, ya que el tiempo lluvioso no iba a permitir contemplar un juego fluido, y que las patadas, sobre todo a la caja, iban a inundar los 80 minutos de juego, y otra cosa es que el equipo de Gales, particularmente, George North capitalizará dichos errores consiguiendo dos ensayos que a la postre dieron la victoria a Gales.

Muy significativa, además de un fiel reflejo del desarrollo del partido y del estado ambas selecciones, fue la reflexión que al final del partido emitió Warren Gatland, jefe de entrenadores galés: "La gran diferencia entre los dos, es que nos hemos convertido en un equipo que hemos olvidado cómo perder y que Francia es un equipo que aún busca adquirir confianza".

Y "para muestra un botón", para reafirmar la reflexión del seleccionador galés solo analizar un dato, después de los primeros 40 minutos, Francia dominaba el encuentro por un contundente 16-0, para acabar el mismo con un sorprendente 19-24. Ni los más adeptos a las artes ocultas, a partir de los datos estadísticos del primer tiempo, podría haber adivinado el resultado final del partido.


1er Apunte: la importancia de los balones de turnover

La idea básica del ataque es provocar, mediante movimientos prefijados, acciones de técnica individual que provocan rupturas de línea, modelos…, la desorganización defensiva. El problema del ataque a partir de las primeras fases es el hecho de que se parte de una situación con un orden establecido, dónde los defensores tienen fijadas sus marcas, de forma similar podríamos referirnos a las primeras fases que se suceden a las anteriores, en las que aún la defensa puede mantener su estructura. Obviamente conforme se suceden las fases, el desorden en la defensa se va incrementando y las opciones atacantes se incrementan.

Si el objetivo es provocar el desorden en la estructura defensiva, el hecho de robar la posesión al rival, provocar un turnover, nos presenta el desorden de forma inmediata por esto, éstas acciones, con el equipo que lo consigue convirtiéndose en atacante y con la capacidad de realinearse con prontitud, siempre puede sacar provecho de la situación caótica de los recientes defensores, que tanto posicional como mentalmente no están preparados para cambiar sus roles de forma tan inmediata como para ser efectivos.

En los clips que presentamos, vemos dos secuencias de juego abierto de varias fases cada una, una de cada contendiente, que tienen su origen en un turnover y en las que se pueden apreciar lo comentado anteriormente.

En la correspondiente a Francia, es importante destacar como los jugadores aprovechan la desorganización defensiva provocada por el turnover para atacar siempre con balones rápidos a partir de los breakdowns/rucks en el que se implican un número mínimo de jugadores. Esto obliga a la defensa a mantenerse constantemente en "back foot", retrocediendo, hasta el momento en el que, después de varias fases, el balón se ralentiza en los agrupamientos, situación en la que los jugadores galeses parecen haber recuperado ya cierto orden defensivo, lo que no supone ningún problema para los franceses, que realineados son capaces de crear incertidumbre en la estructura defensiva.




Respecto al turnover conseguido por Gales, un "rip the ball" (arranque del balón) por parte del defensor al portador del mismo, es de significar como rápidamente los jugadores galeses se realinean consiguiendo superioridad numérica, con las profundidades adecuadas, y con los pases lo suficientemente rápidos como para alejar con velocidad el balón de la presión y, cómo no, para aprovechar la superioridad conseguida.




2º Apunte: plaga de errores

No es agradable considerar que el resultado de este partido ha venido condicionado por los errores cometidos, en lugar de por los aciertos, y más aún cuando la mayoría de los errores podríamos considerarlos como no forzados. En definitiva el equipo que cometió menos errores fue el vencedor del encuentro.

En el primer clip que presentamos a continuación podemos apreciar como una evidente situación 2 vs 2, siendo Francia el equipo atacante, se convierte en una 2 vs 1 por un error defensivo impropio del nivel de los jugadores que estamos analizando. El resultado final, ensayo de Yoann Huget para Francia.

En el segundo clip, el error es de nivel técnico, la recogida de un balón del suelo de un jugador francés que va retrocediendo hacia su zona de marca. Podríamos intentar justificarlo por el estado del campo, mojado por la incesante lluvia que no dejó de caer durante todo el encuentro, pero una vez más indicar que se trata de un error no forzado e impropio de un jugador top. Resultado final, ensayo de George North para Gales.

En el tercer clip, podemos ver una intercepción de ala galés George North en un mal pase realizado por el segunda línea francés Sebastién Vahaamahina. Resultado final, ensayo de George North para Gales.





Encuentro: Irlanda vs Inglaterra

Independientemente de las sensaciones sentimentales que los seguidores de ambos equipos pudiesen tener al final del partido, lo que creemos innegable es que han vibrado con una batalla de una intensidad que hacía tiempo que no veíamos en un VI Naciones. Ataques demoledores, defensas agresivas batiéndose por cada metro de territorio como si en ello les llevara la vida. En pocas palabras un partido trepidante y agotador, incluso para el espectador más tranquilo.

1er Apunte: del modelo al "head up"

Intentar batir a un rival a partir del juego de primera fase, melé o lateral, teniendo como única alternativa el pase de balón intentándolo llevar hasta el ala, sin más variaciones, se convierte en una tarea bastante difícil de conseguir. En otras ocasiones hemos comentado las dificultades que presenta para el ataque poder sobrepasar a una defensa bien estructurada como la que se presenta en primeras fases. Es obvio, por tanto, que el ataque debe intentar algo para crear cierto caos en la organización defensiva.

En ocasiones se estructuran modelos compuestos por varias fases, normalmente 2-3 donde los atacantes tienen definidos sus roles. Estas fases sucesivas, a veces, pueden conllevar al tan ansiado caos en la defensa que se manifiesta con la aparición de un espacio, un hueco que un ataque/atacante "avispado" puede aprovechar. Pero en la mayoría de las ocasiones la estrategia empleada tampoco logra su objetivo y, llega el momento del "head up", llega el momento en el que los jugadores se realinean, se reorganizan, alcanzan las profundidades adecuadas, participan en el breakdown en el número apropiado, actúan como señuelos, hacen diversos tipos de pase…, en función de lo que tienen delante, en función del comportamiento defensivo, hasta que llega el momento en el que se abre el tan ansiado hueco o se consigue la superioridad numérica o mismatch tan buscado para obtener el objetivo anhelado.

En el clip que mostramos a continuación, ejemplo de un trabajo bien realizado por Inglaterra, se puede apreciar lo manifestado. Un modelo simple en dos fases, cada una en una dirección y un "head up" que nos demuestra que se juega como se entrena, no solo se trata de hacer ejercicios para mejora de las habilidades, que también, sino que es necesario establecer retos a los jugadores, presentándoles escenarios que reproduzcan aquellos con los que se podrán encontrar en los partidos. Al fin y al cabo son ellos los que tienen que tomar las decisiones. Y desde luego, si en toda la secuencia hay algo "deslumbrante" es el pase final del nº10, O. Farrell, en el que se salta a los números 7 y 12, T. Curry y M. Tuilagi, respectivamente, pase en la misma línea de ventaja, susceptible de haber sido interceptado, y que llega a las manos del zaguero, E. Daly, que se limita a resolver un claro 2 vs 1 pasando el balón al ala, J. May, que logra un brillante ensayo.

¡Y todo esto sucede en el minuto 1 de partido!




2º Apunte: el dominio de la defensa

Cada día parece ser más cierto el mantra "el ataque puede ganar partidos, la defensa gana los campeonatos". Desde luego no podemos negar la evidencia que cada día parece más difícil batir a las defensas organizadas. No importa el número de fases que puedan tener lugar en una secuencia de juego abierto, que mientras la defensa implique menos número de personas en los breakdowns sucesivos, de más jugadores dispondrá sobre sus pies. La superioridad numérica siempre corresponderá a la defensa. En estas constantes situaciones de inferioridad el ataque debe disponer de otras armas para sobrepasar la línea de ventaja, como recurrir a la "magia" de algunos de sus jugadores o la utilización del juego al pie. Eddie Jones tras el partido comentó: “Queríamos que Henry Slade y Manu Tuilagi (centros) probaran cosas, y ambos son excepcionales. Irlanda es un equipo bueno y bien entrenado, y tratamos de jugar el rugby de Inglaterra, con buenas patadas de ataque. Pensé que Jonny May también era sobresaliente".

Hemos seleccionado dos, de las muchas que se produjeron, secuencias de juego abierto, para poder observar la actuación de las defensas de breakdowns de cada uno de los equipos participantes, y si en algo se parecen es en la "virtud" que tiene los jugadores para no implicarse en las situaciones de placaje, excepto el placador o como mucho él y el ayudante del placaje, frente a los participantes del equipo atacante que participan en un número mínimo de tres.







Solo en ocasiones puntuales, en las que el portador del balón no imponga las condiciones del contacto, permitiendo un placaje dominante o chop, que haga retroceder al portador o provocar su caída inmediata, la falta de apoyo al portador, o la mala presentación del jugador placado entre otras, serían los momentos precisos para que más defensores se implicasen en el breakdown/ruck. Es fundamental que los defensores próximos a la situación de placaje sean capaces de tomar la decisión correcta sobre si participar o no en la disputa, tienen que analizar en décimas de segundo las probabilidades de robar o alterar la posesión rival, lo que implicaría o no su participación y, no es realmente fácil.






Encuentro: Escocia vs Italia

Partido que no va a pasar a la historia por el juego desarrollado, dónde un equipo, Escocia, fue capaz de hacer todo lo bueno y todo lo malo de lo acontecido en los 80 minutos. Para no "cargar las tintas", respecto al juego de Italia, indicar que hay que reconocerles una excelente reacción a partir del momento 71 de partido, momento en el que Escocia se quedó con un jugador menos (sin bin, expulsión temporal), el pilar sustituto nº18, Simon Bergham, por derrumbamiento de un maul en la proximidades de la línea de ensayo escocesa, y que sorprendentemente Italia aprovecho para conseguir 3 ensayos prácticamente casi consecutivos, en el minuto 71, por el medio de melé. G. Palazzani, en el 75 por E. Padovani y en el 78 por A. Exposito, medio de melé y dos alas respectivamente.

Sin querer zaherir a Italia, con el término sorprendente, al referirnos a su reacción gracias a su superioridad numérica, queremos indicar que las estadísticas a largo de los años y en todas las competiciones top a nivel mundial, nos muestran que la ausencia de algún jugador por expulsión temporal normalmente no conduce a cambios en el marcador a favor del equipo en superioridad. La excepción confirma la regla.

1er Apunte: errores en la toma de decisiones en el manejo de Escocia

El resultado del partido podría interpretarse como engañoso, sobre todo en el primer tiempo, si se tienen en cuenta los errores de manejo que ha cometido Escocia en condiciones de superioridad numérica, algo realmente sorprendente para jugadores de tan alto nivel. El objetivo del equipo atacante es conseguir un mismatch, bien numérico o de cualquier otro tipo, para ello transcurren las a veces interminables fases, lo que no es recibo es que una vez conseguido, se desperdicie por una mala toma de decisión o por una falta de comunicación o de apoyo.

En el clip que se muestra a continuación se pueden observar dos secuencias en las que se ponen de manifiesto las deficiencias en la toma de decisiones de Escocia.




2º Apunte: kick pass a partir de un turnover

Capaces de todo lo malo y todo lo bueno ha sido la frase que hemos aplicado a Escocia en la introducción como el elemento más significativo de su juego.

Es sorprendente como a partir de un turnover, donde se cambian los papeles de ataque a defensa y viceversa en los equipos, el apertura escocés, Finn Russell, es capaz de observar su mala organización atacante, por un exceso de profundidad de sus compañeros más cercanos, a la vez que su visión periférica le permite analizar la subida defensiva rush, a toda velocidad, de los defensores italianos, esperando el pase del rival y poder capturar al receptor del balón muy alejado de la línea de ventaja y sin apoyos.

Es en ese momento, consciente del escenario al que se enfrenta, cuando toma la decisión de dar un "kick pass" a su ala nº 11 Blair Kinghorn, que consigue libre de marca un excelente ensayo, Realmente brillante.




3er Apunte: movimientos combinados de Escocia

Este ha sido el único partido de la primera jornada en la que hemos podido observar a un equipo que ha intentado batir a su rival a partir de movimientos de primera fase. Normalmente los equipos en la actualidad pretenden, como desarrollo de la primeras fases, buscar un punto de fijación, a partir del cual empezar a desarrollar un determinado modelo.

Los escoceses han desarrollado dos movimientos combinados ambos a partir de lateral aunque presentando las diferencias suficientes para crear dudas en la defensa italiana. Y la pregunta que deberíamos hacernos, es ¿por qué se están desechando, por término general, los movimientos de primera fase sin constituyen una oportunidad inigualable para sobrepasar la línea de ventaja con cierta facilidad? Es verdad que se trata se intentar batir a una defensa bien estructurada con sistemas muy sofisticados y con marcas bien definidas, pero el ataque siempre irá por delante, el ataque sabe que va a hacer, la defensa solo puede reaccionar a las acciones atacantes y nunca llevar la iniciativa.