Share

24. Apuntes tercera jornada del 6 Naciones 2018

Encuentro: Francia vs Italia

1er Apunte: movimiento combinado Italia

En las postrimerías del encuentro y a partir de un lateral reducido, 4 jugadores, estudiadamente caótico o por lo menos buscando el desorden en el rival, no sabemos hasta qué punto el colegiado del encuentro, Wayne Barnes, no obligó a repetir el lanzamiento, Italia diseña un movimiento combinado cuyo principal elemento es un cambio en el sentido del juego.

En la primera parte del movimiento, tras el rápido lanzamiento de lateral, el balón llega tras dos pases al flanker nº7 italiano, Maxime Mbanda, que realiza un pase cruzado con el ala nº14, Tommaso Benvenuti, que es el jugador encargado de invertir el juego realizando un pase largo al centro nº12, Tommaso Castello, que avanzará y pasará a su compañero el nº23, que hará lo propio con el zaguero, nº 15, Matteo Minozi que logra un ensayo tanto trabajado como inesperado.

Sin quitar méritos a Italia, si se analiza el movimiento no deja de sorprendernos como la defensa francesa puede estar tan desorganizada y no prevé la continuación del ataque italiano cuando la inversión del juego se realiza a 15m de la línea de ventaja.





2º Apunte: el previsible Bastereau

Tras la ausencia de Mathieu Bastereau durante las dos primeras jornadas del Seis Naciones, Irlanda y Escocia, debido a la sanción que le fue impuesta por abuso verbal homofóbico al flanker del Beneton Rugby, Sebastian Negri Da Oleggio, en un partido de la Champion Cup, su reaparición era muy esperada.

Si algo puede afirmarse de Bastereau es que se trata de un jugador previsible, no se puede esperar de él una gran genialidad de las que pueden ser "comunes" en otros reputados centros mundiales. Pero aún así sus entrenadores tanto a nivel del club como de selección lo consideran indispensable.

Las habilidades de Bastereau pueden ser reducidas en número pero demuestran una eficacia que lo hacen imprescindible. Su labor como jackler, aprovechando su estructura física, 1,82m de altura y 120 kg, el "bisonte" presenta un centro de gravedad muy bajo, por lo que puede adoptar la mejor postura para robar el balón del rival, en el suelo. Esas mismas características lo hacen perfecto para realizar placajes asfixiantes a partir de los cuales incluso robar el balón de las manos del rival mientras éste aún permanece de pie. Para estas dos habilidades es necesario comentar que la valentía es un valor añadido.

Una tercera cualidad que posee Bastereau y que no podría faltar en un centro, es poseer un pase y un offload de calidad y capacidad para fijar al rival.

Y, por último, si hay algo en lo que es previsible es en su potencia en el contacto, pero…




3º Apunte: superioridad

Nuestros comentarios sobre el juego francés de las dos primeras jornadas no han sido precisamente aduladores, ni permitían prever una mejora ostensible en las siguientes semanas. En esta tercera jornada, Francia consigue su primera victoria, frente a Italia, con un resultado que es un fiel reflejo del juego realizado si tenemos en cuenta las oportunidades desperdiciadas.

El objetivo de la continuidad es conseguir desequilibrar a la defensa contraria y lograr, en el mejor de los casos, una superioridad numérica, teóricamente a partir de ese momento todo debería ser "coser y cantar".

Pero éste no ha sido el caso, Francia se ha encontrado en "demasiadas" ocasiones en franca superioridad y no ha sido capaz de sacar fruto a las mismas. Descorazonador, si pensamos en el rugby francés de otro tiempo.










Encuentro: Irlanda vs Gales

1er Apunte: movimiento combinado de Gales

Desafortunadamente hasta las postrimerías del encuentro no hemos podido ver jugar a un Gales brillante, sin complejos, poniendo en apuros constante a una Irlanda que empezaba a tener dudas sobre su victoria. Los riesgos al final se tradujeron en una intercepción de Irlanda que supuso al final un marcador quizás más abultado del que se merecían ambos contendientes.

En esos momentos finales Galés realizó un movimiento combinado a partir de una melé aproximadamente en la línea de 50m y a la izquierda del campo, manejo de izquierda a derecha.

El nº7 galés, Josh Navidi, habiendo ocupado la posición de tercera centro tras la sustitución del nº8, Ross Moriarty, por el nº20, Justin Tipuric, sale de la melé para jugar con su nº9, Gareth Davies. El medio de melé pasa a su apertura, nº 22 Gareth Anscombe, por detrás del primer centro que realiza una trayectoria señuelo hacia el origen. A continuación es el zaguero, Leigh Halfpenny, quién actúa como "decoy" para que el balón llegue por su espalda al centro exterior, nº13 Scott Willians, que pasa por último al recién incorporado, nº23, George North.





2º Apunte: modelo Irlanda

Brillante modelo de Irlanda compuesto por dos fases, siguiendo la dirección del movimiento y con alta complejidad estructural a partir del primer breakdown. Es necesaria mucha práctica para llegar a coordinar el posicionamiento adecuado, las trayectorias de carrera, los timings de pase y carrera y, como no, un análisis perfecto de los posicionamientos rivales para poder explotar la aparición de los espacios.

Primera fase hasta el primer breakdown

El modelo se inicia con un lateral reducido, 6 hombres, a favor de Irlanda en la línea de 10m en campo propio, en el lado derecho del campo, manejo de derecha a izquierda.

El balón es ganado por el nº6 irlandés, Peter O´Mahony, que desde lo alto del salto lo pasa a su medio de melé, Conor Murray. Tras pasar el balón por las manos del apertura, Sexton, y del segundo centro, Chris Farrell, el primer centro es saltado, el balón llega a las manos del flanker nº7, Dan Leavy, que se encuentra incorporado a la línea de tres cuartos y que será el hombre que contactará con la defensa rival, irá al suelo producto de un placaje y se originará el breakdown.

Segunda fase, a partir del breakdown

Tras el breakdown se produce una inversión en el sentido del juego a partir de un balón lento que ha permitido el posicionamiento de los jugadores.

El primer engaño procede de las trayectorias señuelo de los dos segundas líneas irlandeses. El balón llega a Sexton por la espalda de los segundas y éste lo pasa al flanker nº6, Peter O´Mahony, que se lo devuelve mediante un "circle pass" cuando el apertura lo redobla. Es ahora el capitán y talonador nº 2, Rory Best quién corre como señuelo siguiendo una trayectoria que lo dirige hacia el apertura. Sexton pasa el balón al ala nº14, Keith Earls, por detrás de Best, que corre por el intervalo defensivo que se ha abierto gracias a la maniobra.






Encuentro: Escocia vs Inglaterra

1er Apunte: turnover Escocia

Muchos podrían ser los apuntes positivos a comentar sobre la fantástica actuación del equipo escocés frente a Inglaterra. A nivel individual, tanto por la excelente aplicación de habilidades técnicas como por el excelente manejo de "tempo" del partido, podríamos destacar al apertura, Finn Rusell, nombrado además mejor jugador del partido.

Podríamos hacer referencia al ritmo tan trepidante que los escoceses han imprimido al partido, si lo comparamos al juego estático, meditado, poco sorpresivo de los ingleses, lo que le ha permitido desarbolar a la escuadra rival en numerosas ocasiones.

Pero no podemos pasar por alto los turnovers, que han permitido no solo detener el avance rival sino también, y no es poco, desmoralizarlo en la misma proporción que ha energizado a los del cardo. Hemos seleccionado algunos de los 13 turnovers que Escocia ha conseguido en el partido.

Turnover "jacklers"



Turnover "rucks"



2º Apunte: movimiento combinado de Inglaterra

Uno de los pocos movimientos, por no decir el único, de primera fase que Inglaterra intentó a lo largo del partido. Se trata de un movimiento simple que tiene su inicio en una melé en las proximidades de la línea de 22 de Escocia, a izquierda del campo, manejo con mano izquierda.

El nº8 inglés, Nathan Huges, se levanta de la melé y pasa el balón al medio de melé, que se ha abierto, Danny Care, éste pasa a su apertura que describe una trayectoria diagonal hacia fuera y pasa al ala nº11, Jonny May, por detrás del primer centro que ha seguido una trayectoria señuelo.

Se puede observar que el movimiento no tiene una buena ejecución en cuanto a la temporización de la carrera de los jugadores, preferentemente de Jonny May, en su incorporación a la línea, ya que debería haber constituido un factor sorpresa para entrar por un intervalo defensivo y no incorporarse desde tan lejos de la defensa haciendo que su movimiento fuera totalmente predecible.