Share

17. Apuntes segunda jornada del Rugby Championship 2017

Encuentro: Nueva Zelanda vs Australia

1er Apunte: 22 fases

Tras el primer partido de la Bledisloe Cup y observando el excelente juego desplegado por Nueva Zelanda en campo australiano, hasta los analistas más fervorosos de Australia no ponían en duda una abultada derrota de los Wallabies.

Nada más lejos de la realidad, desde el comienzo Australia demostró tanto actitud como aptitud ante los retos difíciles, hasta el punto que en el minuto 68 de juego el marcador señalaba un resultado de 22-21 a su favor.

Pero de todos es conocido que Nueva Zelanda mantiene sus ganas de victoria hasta el pitido final y fue a partir de ese resultado adverso cuando los neozelandeses pusieron toda "la carne en el asador". Fueron capaces de jugar continuadamente durante 2 minutos 37 segundos lo que les llevó a implementar 22 fases de juego que culminaron con el ensayo que les proporcionó la victoria final.

La continuidad en rugby podría ser sinónimo de habilidad. Un equipo sin las habilidades necesarias, "en todos su componentes", sería sencillamente incapaz de jugar sin interrupciones durante 22 fases, y Nueva Zelanda dispone de los mimbres para conseguirlo.

Para demostrarlo, a continuación se muestra una tabla en la que se detallan los jugadores que participaron en la secuencia, el nº de veces que fueron portadores del balón y el nº de pases que llevaron a cabo cada uno. Se podrá apreciar que solo 3 jugadores no fueron portadores, y todos nos podemos imaginar que no permanecieron inactivos, fueron, claramente, los que más intervinieron en apoyo del portador para garantizar la seguridad del balón y en la limpieza de los ruck.




2º Apunte: Will Genia "head up"

El medio de melé, denominado con frecuencia "director de orquesta", es uno de los tomadores de decisión clave del equipo. Sus habilidades de manejo y juego al pie deben estar contrastadas, pero la posición no se preciaría sino estuviese ocupada por un jugador amante del riesgo, un jugador capaz de correr con el balón por los márgenes del breakdown, melé o lateral sabiendo que, normalmente, va a estar inferioridad con los jugadores encargados de defender dichas zonas, cazadores cuya presa más preciada es sin duda el medio de melé.

Los riesgos pueden conllevar recompensas, sobre todo si previamente al tomarlos se analiza, en décimas de segundos, las posibles debilidades que hay delante o dicho en otras palabras cuando se juega con "head up". Will Genia es un maestro en esto. A continuación, se puede apreciar como gracias a su contribución Australia estuvo a un paso de conseguir la victoria en el segundo partido de la Bledisloe Cup.




3er Apunte: placaje doble

A lo largo de un partido top se dan numerosas situaciones a destacar, tantas que podría parecer insignificante resaltar una acción determinada como, por ejemplo, un placaje.

Rugby Sapiens ha considerado traerla a colación como un elemento destacado de la excelente defensa implementada por Australia a lo largo de todo partido.

Una situación extrema, en las proximidades de la zona de ensayo propia con un potentísimo atacante como Sonny Bill Willians como portador exige no solo valentía sino también una técnica depurada, y este es nuestro caso.

Se trata de un placaje doble entre el nº 10, Bernard Foley y el nº 12, Kurtley Beale. El centro australiano ataca el balón mientras que el apertura, yendo abajo, hace perder la estabilidad al centro neozelandés, facilitando el arranque del balón por parte del centro. El resultado final de la acción combinada es un turnover que aleja el peligro de la zona defendida. Simplemente excelente.



Encuentro: Argentina vs Sudáfrica

1er Apunte: límites del placaje chop

Este tipo de placaje consiste en que el placador entra muy bajo en las piernas del portador del balón provocando la caída fulminante del mismo, situación que puede ser aprovechada por el equipo defensor para conseguir un turnover.

Quizás el máximo exponente a nivel mundial de este tipo de placaje es el flanker galés Dan Lydiate aunque, posteriormente, son muchos los que se han aproximado a este tipo de defensa.

Pero al igual que otros tipos de placaje, el placaje "tala" además de presuponer una enorme "valentía" por parte del placador, está sometido a unas determinadas reglas que delimitan su legalidad. Una condición indispensable es que el defensor vaya con sus brazos por delante del cuerpo con la intención de rodear las piernas del portador, para después impactar con el hombro y no al contrario, ya que está segunda acción se contempla como juego peligroso por poner en riesgo la seguridad del atacante.

En el clip que mostramos a continuación se ve reflejado la acción del nº 5 argentino, Lavanini, por la que se le muestra correctamente tarjeta amarilla.



2º Apunte: contraataque

Si preguntásemos a los técnicos sobre los principios estructurales del contraataque, todos coincidirían en que el primer factor clave es alejar el balón o mantenerlo alejado de la procedencia del mismo, normal, se trata de alejarlo de la presión. La forma de hacerlo puede variar, las más simples consisten en realizar pases largos o dirigirse en primer término hacia la presión para atraer defensores y hacer, posteriormente, un cambio de juego, normalmente mediante un cruce para alejarlo.

Pero desgraciadamente no se enfatiza demasiado, la importancia que tienen otros factores que van a ser clave en el desarrollo del contraataque, en primer término la "osadía", la voluntad de tomar riesgos por parte del reciente portador del balón, en segundo la capacidad del mismo y de sus compañeros, mediante la comunicación, para observar lo que hay frente a ellos, o dicho de otra forma, evaluar los riesgos, en tercero disponer de las habilidades necesarias y de esa forma incrementar la confianza para implementar la acción correctamente y en cuarto, la contribución de todo el equipo en funciones de apoyo.

En el clip que mostramos a continuación, podemos contemplar como Sudáfrica, cumple todos los requisitos para finalizar con éxito una acción de contraataque.



3er Apunte: movimiento de Sudáfrica

A lo largo del partido en cuestión, Sudáfrica ha realizado movimientos a partir de lateral en los que ha posicionado a un jugador diferente del apertura como primer receptor, normalmente al ala del cerrado o a un centro, situándose en segunda posición en la línea de tres cuartos al 10, responsable, en cualquier caso, de la toma de decisiones y distribución del juego.

Un ejemplo de este peculiar alineamiento se puede observar en el clip que mostramos a continuación.