Share

1. Pensar en el futuro. Ilusión por ganar

Es sorprendente como los técnicos de Nueva Zelanda Graham Henry y Wayne Smith lograron “leer el futuro” en la Copa del Mundo del 2011 o, en otras palabras, diseñar estrategias con variantes que mantuviesen al rival pensando constantemente sobre lo que podría suceder.

Utilizaron variantes del peel de lateral, entre otras muchas cosas, a lo largo del campeonato que los llevaron a conseguir, con todos los honores, el título mundial.
Los acontecimientos se sucedieron con la siguiente secuencia:
En el partido de pool frente a Francia utilizaron el peel al fondo habilitando, tras un perfecto pase pop del medio de melé Billy Weepu, al ala del cerrado Cory Jane que tras desbordar al zaguero francés consiguió un excelente ensayo.





En el partido de semifinales contra Australia utilizaron la variante del peel frontal, con la participación de Jerome Kaino, Kieran Read y Keven Mealamu que fue de una brillante ejecución.







Sin lugar a dudas, los técnicos, analistas de vídeo y componentes del staff de Francia antes de su enfrentamiento en la final contra Nueva Zelanda eran conscientes de las variantes utilizadas por su rival en el lateral y para contrarrestarlo dispusieron dos torretas de salto, al fondo y frontal para neutralizar las variantes utilizadas por los neozelandeses en partidos previos. Y salto la sorpresa, Nueva Zelanda utilizó una nueva variante del peel, al centro, para el que los franceses no tenían habilitado ningún remedio. Así ganaron su partido final, así fueron campeones del mundo.